Cuando se trata del matrimonio hay muchas banderas rojas de las que debemos cuidarnos. Sin embargo, también debemos cuidarnos de las luces amarillas, las cosas que hacemos sin darnos cuenta que podrían destruir nuestra relación.

E.N.G.A.Ñ.A.R no solo implica tener una aventura extramatrimonial. Los cónyuges se pueden engañar uno al otro de maneras que se pueden considerar como “cosas triviales”.

No decir cuánto dinero ganas y gastas

También te puede interesar4 consejos infalibles que fortalecerán tu matrimonio

Los ingresos y gastos entre cónyuges deben ser transparentes. Si los cónyuges ocultan cuánto dinero ingresa y egresa, esto puede resultar en preguntas sin respuesta.

Los esposos y las esposas deben trabajar juntos hacia la seguridad y la autosuficiencia económica.

Este consejo es muy sabio porque gran parte de los matrimonios fracasan, de alguna manera u otra, debido a problemas de dinero.

La responsabilidad de manejar las finanzas recae tanto en el esposo como en la esposa, NO solo en uno de ellos. Ocultar información sobre temas de dinero es una forma de engañar a tu compañero eterno.

Los secretos

Se dice que mientras más secretos, más mentiras. Los secretos no necesitan involucrar relaciones sexuales fuera del matrimonio para ser considerados graves. Pueden ser tan simples como no decir dónde estás o qué estás haciendo cuando tu cónyuge te lo pregunta.

Uno podría pensar que su compañero eterno no está haciendo nada malo. “Solo quiero tener mi propio espacio y no quiero que nadie me pregunte al respecto”, podrían decir. Sin embargo, eso significa que estás ocultando cosas a tu cónyuge.

No se trata de un tema de confianza sino de integridad personal. Tu cónyuge puede creer lo que le dices porque confía en ti. Pero, en esa situación, ¿podrías estar haciendo lo correcto?

Hablar mal a sus espaldas

Hablar mal de tu cónyuge es una forma de engañar. Se supone que un cónyuge es alguien que eleva y protege a su compañero eterno. Hablar a las espaldas de tu cónyuge es destruir su reputación.

Eso es incluso peor si hablas mal de tu cónyuge en frente de tus hijos.

Otra vez, uno puede pensar que solo está diciendo la verdad o describiendo al padre o madre de sus hijos. Pero, la pregunta es, “¿Eso hará algún bien? ¿Eso servirá de ayuda?”

Las dificultades entre un esposo y una esposa se deben resolver entre un esposo y una esposa. Hablar sobre estos temas con terceros puede crear un problema peor del que ya está afectando tu relación.

Conclusiones

Se requiere la completa fidelidad en una relación matrimonial. “La fidelidad en el matrimonio es absolutamente fundamental para tener amor, confianza y paz”.

En estos tiempos, la infidelidad se puede disfrazar de formas sutiles y diferentes que, si no somos cuidadosos, afectarán nuestro matrimonio. Muchos pueden caer cautivos de estos engaños sutiles del adversario.

Espero que analicemos nuestros pensamientos y corazones para darnos cuenta de si estamos engañando a nuestros compañeros eternos. Lo que es más importante, que tengamos el coraje de admitir si hemos cometido algún error y le pidamos ayuda al Señor para arrepentirnos, nos comportemos mejor y fortalezcamos nuestros matrimonios.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Joanna Christabelle L. Belleza y fue publicado en faith.ph con el título “3 Discreet Ways Spouses are Cheating on Each Other”.