En la conferencia general de octubre de 2012, el presidente Thomas S. Monson anunció que los hombres jóvenes podrían ser recomendados para el servicio misional a los 18 años y las mujeres jóvenes podrían servir a los 19 años. En una conferencia de prensa entre las sesiones de la mañana del sábado y la tarde. El élder Jeffrey R. Holland invitó a los padres a

“poner esta mano firme en esta preparación y no esperar que sea de alguna manera responsabilidad de los líderes de la iglesia local, o del departamento misional de la iglesia o del CCM proporcionar y dirigir todo eso”.

El élder Holland colocó la responsabilidad de entrenar a la futura fuerza misional, no en las unidades de la iglesia local ni en los centros de capacitación misional, sino en las madres y los padres.

Dado que los padres tienen la responsabilidad principal de enseñar a sus hijos e hijas el Evangelio de Jesucristo, elevar el estándar para nuestros futuros misioneros significa elevar el nivel para los padres también.

A lo largo de los años, como consejero familiar, líder del sacerdocio y padre, he notado varios errores clave que muchos padres contemporáneos constantemente cometen. Si queremos mejorar drásticamente la efectividad de nuestra fuerza misional y ayudar a nuestros hijos a estar mejor preparados para el mundo real de la “edad adulta”, debemos estar dispuestos a aprender de estos errores y hacer las correcciones en el transcurso. Aquí hay siete errores de crianza comunes y cómo solucionarlos:

1. No enseñar a sus hijos cómo trabajar de manera efectiva

padres sud

Aunque la mayoría de los padres entienden la importancia del concepto de “trabajo“, muy pocos padres hoy están dispuestos a enseñar a sus hijos a trabajar. Pregúntenle a cualquier presidente de misión y ellos les dirán: los misioneros más exitosos son aquellos que han aprendido a trabajar. La mayoría de los padres entienden que si sus hijos se convertirán en adultos exitosos, una fuerte ética de trabajo es vital para sus logros futuros.

Solución:

Los padres deben pasar tiempo trabajando al lado de sus hijos. Hagan que el trabajo sea divertido. Se pueden tener maravillosas conversaciones y recuerdos familiares a medida que las familias siembran flores, pintan las habitaciones y limpian sus casas. Los hijos deben tener tareas que hacer todos los días, y cuando crezcan, deben asegurarse trabajos de verano y de medio tiempo.

2. Enseñar a los hijos que la obediencia es opcional

padres sud

Los niños aprenden a través de los medios y otras salidas que no tienen que obedecer a los maestros, líderes de la iglesia o incluso a los padres. En algunos casos, los padres han contribuido a la desobediencia de sus hijos permitiéndola. En muchos hogares, los padres llaman y sus hijos no vienen; los padres dicen que paren, y sus hijos continúan; los padres tienen toques de queda y los hijos llegan a casa cuando lo desean. ¿Qué estamos enseñando a nuestros hijos cuando no se espera que obedezcan? Si los padres no enseñan o esperan que sus hijos sean obedientes, ¿cómo aprenderán más adelante en sus vidas a respetar y obedecer a su obispo o a su jefe? ¿Cómo van a seguir las instrucciones y consejos de su presidente de estaca o presidente de misión? ¿Cómo aprenderán a seguir al profeta en estos últimos días?

Solución:

Hagan que sus hijos ayuden a crear algunas reglas familiares. No necesitan demasiadas reglas, solo 3-5 realmente buenas. Cuando se obedecen las reglas, los hijos deben ser elogiados o recompensados de alguna manera. Cuando se rompen las reglas, los hijos deben ser disciplinados. Ayude a los niños a comprender que la obediencia a las reglas ayuda a mantener el orden y la paz.

3. Proteger a los niños de cualquier cosa que no quieran hacer, o cualquier cosa que sea difícil, incómoda o inconveniente.

padres sud

Demasiados padres se preocupan demasiado por mimar y proteger a sus hijos, en lugar de prepararlos para el “mundo frío y cruel”. En consecuencia, a los niños se les ha robado desarrollar fuerza, fortaleza y capacidad de resiliencia. Para que los niños crezcan, se desarrollen y maduren, deben experimentar las demandas y los desafíos de la vida de primera mano.

Solución:

Anime a sus hijos a hacer cosas arduas y difíciles. Ayúdenlos a comprender que la autoestima y la confianza reales provienen de involucrarse en cosas que son difíciles, no fáciles. Los niños pueden tomar clases desafiantes y encontrar sus propias soluciones. Los padres deben hacer cosas arduas y difíciles con sus hijos, como correr carreras, caminar, nadar y otras actividades físicamente exigentes. Enseñe a sus hijos a no rendirse.

4. Enseñar a sus hijos que el Albedrío significa Libertad

Muchos padres confunden albedrío y libertad. “Libertad” es permitir que sus hijos hagan lo que quieran, sin ninguna consecuencia. “Albedrío” es la libertad de elegir, pero siempre hay consecuencias para esas elecciones, tanto buenas como malas. Cuando nuestros hijos toman decisiones inteligentes, los recompensamos con más libertad, más confianza y más oportunidades. Del mismo modo, cuando los niños toman decisiones equivocadas, les enseñamos quitándoles los privilegios y limitando sus elecciones y oportunidades.

Solución:

Enseñe a sus hijos la doctrina del albedrío como se enseña en 2 Nefi 2:27. Ayúdenlos a comprender que las decisiones sabias conducen a más libertad, mientras que las malas decisiones resultan en cautiverio. Los padres deben seguir este modelo de enseñanza para ayudar a preparar a sus hijos para las experiencias de la vida real.

5. Enseñar a sus hijos que ustedes estarán allí para resolver cada problema

padres sud

Cuando los niños aprenden a hacer cosas por sí mismos, desarrollan la capacidad de resiliencia. Los padres no deberían estar tristes cuando sus hijos pequeños aprenden a trepar a la encimera de la cocina para tomar una taza y así poder tomar un poco de agua. En cambio, los padres deben celebrar este tipo de independencia.

Solución:

En lugar de decirle a su hijo lo que debe hacer, pregúntenle: “¿Qué piensas de esto?” O “¿Cómo vas a resolver ese problema?” En lugar de darles a sus hijos todas las respuestas, enséñales cómo encontrar las respuestas por su cuenta. ¡No haga nada por sus hijos que puedan hacer solos!

6. Proteger a los niños del rechazo y la decepción

padres sud

Años atrás, hubo muchas decepciones en la vida de los niños pequeños. Por ejemplo, cuando un niño perdía en un evento deportivo, tenía que aprender a lidiar con la derrota. No hubo trofeo ni fiesta para los perdedores. Hoy, todos forman el equipo y todos obtienen un trofeo. En consecuencia, los niños no están aprendiendo cómo manejar el rechazo y la desilusión. A veces, la primera vez que un joven o una joven lidia con el rechazo y la desilusión es cuando sirven una misión. La persecución a la que se enfrentan los misioneros puede ser implacable.

Solución:

No protejan a sus hijos de cada desafío y prueba. Por el contrario, ayúdenlos a enfrentar los obstáculos de frente. Ayuden a sus hijos a entender el propósito de la oposición y los desafíos, así como a aprender y crecer de los fracasos.

7. Enseñar a sus hijos que no necesitan un testimonio en este momento; pueden esperar hasta que sean mayores

padres sud

Demasiados padres modernos no requieren mucho de sus hijos cuando se trata del evangelio de Jesucristo. Algunos no animan, ni siquiera insisten, a que sus hijos asistan a seminarios, asistan regularmente a la iglesia o participen en las actividades de los jóvenes por temor a forzar que estos comportamientos causen resentimiento entre los hijos. En algunos casos, estos hijos son “casi activos” en la Iglesia en el mejor de los casos, sin embargo, sus padres asumen que, sin embargo, aún serán investidos en el templo y servirán misiones fieles. Así no es como funciona la ecuación.

Solución:

Enseñen a sus hijos a estar siempre donde se supone que deben estar, cuando se supone que deben estar, haciendo lo que se supone que deben hacer. No permitan que sus hijos pierdan tanto tiempo en actividades infructuosas, como los videojuegos y las redes sociales. Ayúdenlos a sumergirse en actividades y prácticas donde puedan sentir el Espíritu y fortalecer su fe. Si nosotros, como padres, podemos corregir algunos de estos errores, ayudaremos a nuestros niños a ser más fuertes, más resilientes y estar mejor preparados para enfrentar los desafíos que la vida tiene por ofrecer.

 

Este artículo fue escrito originalmente por Mark D. Ogletree, Ph.D. y fue publicado en ldsliving.com, con el título 7 Mistakes LDS Parents Make and How to Avoid Them Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company