Me encanta cuando un nuevo año se acerca. ¡Es echar fuera el viejo, tomar el nuevo! Siempre he estado obsesionada con organizar todas las cosas. Comprar un nuevo planificador fresco para el nuevo año es, para mí, ¡como un niño comprando en una tienda de dulces! ¡También me encanta establecer las resoluciones de Año Nuevo! Por lo general, consisten en cosas como, ser una mejor esposa, no gritar, y otras metas del tipo “sí, claro. A quién engaño”.

Por desgracia, soy mejor escribiéndolos en un papel bonito y colgándolos en un lugar especial de mi casa, que de verdad trabajar en ello. Por eso, cuando este año llegó, me preguntaba qué iba a hacer. Por lo general, miro hacia atrás en los años anteriores para ver lo que he logrado. Este año ni siquiera me atrevo. Creo que es por eso que muchas personas dicen que no les gusta las resoluciones. La mitad del tiempo las establecemos y no las seguimos. Es la verdad, eso pasa. La vida se vuelve ocupada y te olvidas. No soy súper disciplinada, así que definitivamente soy culpable de hacer eso. Yo, sin embargo, sigo pensando que el establecimiento de metas es importante. Me gusta establecer metas personales y metas de la familia. Este año, en lugar de hacer una lista de cosas que quiero hacer (y que probablemente no haré), me decidí a vivir de manera más despreocupada. Decidí en lugar de comprometerme con lo imposible, hacer posible la vida. ¡Decidí que este año me gustaría “correr riesgos, cometer errores, y causar problemas!” Palabras ciertas pronunciadas por la Sra. Frizzle de “The Magic School Bus!” Tengo una lista en desarrollo de cosas que ver y hacer. La mitad de mi lista se compone de cosas que probablemente nunca se podrán hacer, pero es divertido pensar en eso, como poner un pie en los 7 continentes. También tengo algunas que son muy asequibles, como patinaje sobre hielo en un estanque, o tomar una clase de costura. Este año voy a tratar de hacer una cosa en mi lista cada mes.

Siento que, para mí, es muy fácil caer en la monotonía del día a día, estoy tan “ocupada” con las cosas de todos los días que me olvido de vivir un poco. ¡Así que este año, espero tener tiempo para esas cosas para las que “no tengo tiempo” y hacerlas! Cuando tuve a mi hija, pensé en cómo había tantas cosas que “no llegué a hacer” antes de que tuviera hijos. Yo sentí, en cierto modo, que la espontaneidad de la vida de soltera había terminado, pero me di cuenta de que no tiene que ser así. Puedo incluir a mi familia y podemos crear recuerdos maravillosos incluyéndolos. Yo no tengo que sentir que estoy “atada” o que mi espontaneidad está perdida, ¡porque ahora tengo todo un equipo detrás de mí que son mis porristas y que me ayudan a lograr mis metas!

Niña haciendo burbujas

Mi Joven Familia Mormona

Haga clic en la foto para leer todos los artículos de Krystal.

La idea de hacer mejor este año que el anterior es una buena idea. Pero voy a tratar de no ser tan dura conmigo misma si fracaso. Va a pasar, es inevitable. No me hace una mala persona, o una mala madre o mujer, me hace humana. Una cosa acerca de ser mormona es que se nos enseña a una edad muy joven acerca de la Expiación. Cristo murió por nosotros para que cuando cometamos errores pudiésemos arrepentirnos y empezar de nuevo. No tenemos que esperar todo un año para establecer nuevas metas y empezar de nuevo. Con la Expiación, no importa lo grande que sean nuestros errores, podemos empezar de nuevo cada día.

En lugar de establecer la meta de “no gritar a mis hijos”, sólo voy a centrarme en esforzarme todos los días en ser un poco mejor. Si tuve un mal día de ayer, está bien. Al final del día, puedo orar a mi Padre Celestial, cerrar los ojos y empezar de nuevo. Puedo ser un poco mejor mañana de lo que fui hoy, porque mañana es un nuevo día.

Leí una cita el otro día del élder David A Bednar, un miembro del Quórum de los Doce de la iglesia mormona. Él dijo:

“Si hoy fueras un poco mejor que ayer, entonces eso es suficiente” (Bednar, David A., Ley de Doctrina, 2012)

Sólo sean lo suficiente. Eso es todo lo que nuestro Padre Celestial nos pide. Él me ama por lo que soy, ¡y yo también debería hacerlo!

Krystal Wilkerson