“Pleno potencial” puede significar muchas cosas. En última instancia, significa alcanzar la exaltación, convirtiéndose así en dioses. De manera más inmediata, el “pleno potencial” para los jóvenes puede significar, entre otras cosas, esforzarse ardientemente por vivir el Evangelio, tener el comienzo de su propio testimonio, ir razonablemente bien en la escuela, prepararse para la misión, servir a los demás y básicamente ser una buena influencia para otros jóvenes entre otras cosas. La pregunta es ¿qué pueden hacer los padres para tener una mejor oportunidad de ayudar a sus hijos a alcanzar este potencial?

En Proverbios 22: 6, se les enseña a los padres:

“Instruye al niño en su camino;y aun cuando fuere viejo, no se apartará de él”.

Hay muchos ingredientes clave en la crianza de los hijos que pueden ayudar a lograr el cumplimiento de este versículo.

Aquí hay cinco cosas importantes que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos a alcanzar su potencial:

1. Sé consistente en vivir el evangelio.

Vivir el Evangelio de manera consistente en la vida cotidiana es una cosa que puedes hacer para inspirar a tus hijos a alcanzar todo su potencial. Por ejemplo, los jóvenes aprenden sobre la importancia de la lectura personal y familiar de las Escrituras, la oración personal y familiar, la asistencia a la iglesia, la honestidad, el lenguaje limpio, etc. en la iglesia y en seminarios. Cuando constantemente te conduces dentro de estos aspectos esenciales de vivir el evangelio en tu vida personal y familiar, tus jóvenes saben que crees en el evangelio y tienden generalmente a creerlo ellos mismos. ¡Es así de simple!

Por otro lado, los niños son rápidos en detectar la hipocresía. Por lo tanto, cuando los niños que han sido enseñados en el evangelio ven que sus padres eligen ocasionalmente faltar a la iglesia en favor de una actividad mundana, reciben el mensaje claro pero no intencionado de que “la Iglesia es importante pero no tan importante”. La oración familiar, la lectura de las Escrituras, la noche de hogar y otras actividades religiosas, rara vez se practican en una familia. Si los padres dicen creer en el evangelio pero no se esfuerzan por vivirlo consistentemente, sus hijos observadores aprenden un mensaje dañino y negativo.

2. Esfuérzate por hacer de tu hogar un lugar agradable y relajado

Algunos jóvenes ven vivir el evangelio como un estilo de vida monótono, donde las reglas estrictas y la vida del evangelio reprimen el gozo y hacen que se sientan como si Dios y sus padres constantemente los estuvieran escudriñando para ver si están cumpliendo con una larga lista de requisitos.

Cuando yo era enseñaba seminarios al comienzo de mi carrera, enseñé lo que yo pensaba que era una lección bastante exitosa sobre la exaltación en el reino celestial con familias felices que están juntas para siempre. A unos cinco minutos de la campana de salida, uno de mis estudiantes al final de la clase levantó la mano y proclamó en voz alta: “¡No quiero ser un dios!”

Algo sorprendido, le pregunté, “¿Por qué no?”

Él respondió: “¡Porque no quiero llevar un traje negro, una camisa blanca tiesa, y una corbata todo el día y no divertirme!”

Le pregunté: “¿Es así cómo te imaginas el cielo?”

Él dijo: “¡Sí!”

Entonces le dije que tampoco eso sería el cielo para mí.

Un hogar donde los padres disfrutan de la compañía uno del otro y donde los niños están rutinariamente involucrados en bromas y risas, así como una discusión seria,  inculca en la juventud el deseo de tener el evangelio como parte integral de sus vidas.

Mi esposa ha sido un maravilloso ejemplo de esto a lo largo de nuestra vida matrimonial. Su humor y su risa han llenado nuestra casa y han hecho evidente que el estilo de vida del evangelio es el más feliz. El presidente Heber C. Kimball dijo una vez: “Estoy perfectamente satisfecho de que mi Padre y mi Dios es un ser alegre, agradable, vivaz y de buen carácter” (Journal of Discourses, 4: 222)

3. Ayuda a tus hijos a sentirse valorados y capaces

Los padres tienen la capacidad de asegurar a sus hijos de su valor y capacidades. Al hacerlo, los jóvenes pueden sentir y aceptar más fácilmente que son verdaderamente “hijos de Dios” y de valor infinito (DyC 18:10). Esto, a su vez, permite que vayan por el largo camino que conduce a abrazar el evangelio en su interior y el deseo de alcanzar su pleno potencial.

Tal vez has notado que los niños pequeños, incluyendo los bebés más grandes, les encanta ayudar. Sin duda también has visto a través de la experiencia personal que cuando ayudan, toma mucho más tiempo que cuando lo haces por ti mismo, y el desorden es mucho mayor. Sin embargo, dejarles ayudar cuando son jóvenes es una de las cosas más simples y efectivas que puedes hacer para ayudar a asegurar que tus hijos crezcan para tener sentimientos razonablemente seguros acerca de su lugar en el evangelio.

Mi esposa creía firmemente en esta filosofía-incluyendo tolerar el desorden extra- como parte de su estrategia de criar a nuestros hijos cuando eran jóvenes. En consecuencia, varios de nuestros hijos, incluyendo algunos de nuestros hijos varones, llegaron a hacerse conocidos como “los mejores fabricantes de galletas en Third North” donde vivíamos (especialmente las galletas con trocitos de chocolate y las galletas de mantequilla de maní).

En otra área, encontré que mis pequeños estaban especialmente ansiosos de ayudarme a verter aceite nuevo en el motor del coche como parte de los cambios de aceite y filtro. Pronto me di cuenta de que, a medida que ayudaban, más petróleo terminó sobre el motor que dentro de él, pero todavía queriendo que los niños ayuden, pronto hice un gran embudo de un contenedor de aceite de cuatro cuartos de galón. Con el embudo en su lugar, mis niños pequeños podrían incluso tirar accidentalmente la botella de aceite de todo cuarto, mientras quedara el aceite en su interior. De esa manera, podría felicitarlos no importaba qué hicieran.

Por supuesto, sabemos que no estamos tratando con la utopía. La vida no es una dosis continua de euforia. Todos los niños no son lo mismo. Algunas cosas funcionan para algunos niños, pero no para otros. Pero, cuando nos esforzamos por aplicar estos principios básicos a medida que criamos a nuestras familias, las bendiciones del cielo se combinan para hacer que nuestros esfuerzos sean más exitosos.

Recuerda, nuestro Padre Celestial está muy interesado en nuestro éxito como padres, ya que estamos criando y enseñando a Sus hijos.

4. Conversa sobre las creaciones de Dios con tus hijos

Aunque esto pueda parecer una manera demasiado simple de ayudar a tus hijos a alcanzar su potencial, a menudo son las cosas más simples las que tienen el mayor impacto en los sentimientos y la autoimagen de nuestra juventud.

Las conversaciones casuales sobre el Creador generalmente necesitan comenzar cuando nuestros hijos son muy jóvenes.

Considera, por ejemplo, un niño muy joven que pasa al lado de algunas flores. A menudo, los niños pequeños caminan naturalmente hacia las flores y se inclinan para examinarlas más de cerca. Al hacerlo, puedes decir: “¿No te alegras de que Jesús haya hecho tan bonitas flores?” O, tal vez, “¿Sabías que estas son las notas de amor de nuestro Padre Celestial? Mira a tu alrededor, ¿puedes ver algunas más de Sus pequeñas cartas para decirnos que Él nos ama?”

Es significativo notar que cuando haces esto, también estás llevando tu testimonio a tus hijos que crees en Dios y en la iglesia.

Cuando tienes tales conversaciones con tus hijos cuando son jóvenes, estás preparando sus mentes para ver la mano de Dios en todas sus creaciones.

De manera significativa, puedes crear un vínculo hermoso entre ellos y Él que aunque sea solo una conexión subconsciente, puede ejercer una influencia poderosa en cómo ven su relación con Dios y Su iglesia.

5. Enseña activamente a tus hijos el evangelio, formal e informalmente

No es suficiente que tus hijos aprendan el evangelio en la iglesia y en seminarios. Especialmente ahora, en los últimos días, la competencia por su atención, de hecho, por sus almas, es extrema.

Por lo tanto, los padres deben estar siempre conscientes de las oportunidades de enseñar el evangelio, incluyendo el plan de salvación, en sus hogares.

En nuestra casa, uno de los mejores momentos para enseñar informalmente el evangelio ha sido alrededor de la mesa, especialmente después de la iglesia.

Preguntar a los niños lo que aprendieron en la iglesia es una buena manera de comenzar una conversación. Incluso ahora, con nuestros propios hijos grandes, todavía es bastante común, especialmente cuando se unen a nosotros para la cena del domingo, para que uno de ellos plantee una pregunta que tiene sobre un tema del evangelio.

El Señor dio instrucciones claras a los padres cuando dijo :

“Y además, si hay padres que tengan hijos en Sión o en cualquiera de sus estacas organizadas, y no les enseñen a comprender la doctrina del arrepentimiento, de la fe en Cristo, el Hijo del Dios viviente, del bautismo y del don del Espíritu Santo por la imposición de manos, al llegar a la edad de ochoaños, el pecado será sobre la cabeza de los padres… Y también enseñarán a sus hijos a orar y a andar rectamente delante del Señor.

(DyC 68:25, 28)

Cerca del fin de sus 40 años en el desierto, Moisés dio un maravilloso consejo a los padres entre los hijos de Israel acerca de enseñar los mandamientos y los principios del evangelio a sus hijos.

En Deuteronomio 6: 7 enseñó:

y se las repetirás a tus hijos y les hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y cuando te acuestes y cuando te levantes”.

Este es un gran indicio de cómo tener éxito como padres para ayudar a nuestros jóvenes a alcanzar su pleno potencial. El Señor ha dado a los padres muchas herramientas para fortalecer a sus hijos en el evangelio y en todos los aspectos de sus vidas.

Ayudar a los jóvenes a alcanzar su pleno potencial, implica ayudarlos a darse cuenta de que:

  1. La consistencia en vivir el evangelio es vital para todos los aspectos de la vida.
  2. El cielo será un lugar agradable para vivir eternamente.
  3. Su valor personal excede su imaginación más grande.
  4. Pueden tener sus propios sentimientos de cercanía a Dios.
  5. Tienen un lugar en el plan de salvación.

Cada uno de estos conceptos puede tener una influencia significativa en ayudar a los jóvenes a alcanzar finalmente o querer alcanzar su pleno potencial y puede convertirse en una parte agradable, siempre presente parte de la vida mientras tus hijos crecen en tu hogar.

 

Este artículo fue escrito originalmente por David J. Ridges y fue publicado en ldsliving.com, con el título 5 Ways to Help Your Teen See Their Potential Like You Do Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company