Querida increíble persona,

Tú y yo sabemos que amar y apoyar a alguien a través de una adicción a la pornografía es mucho más que estar al lado y animarlos. Porque cuando tú estás en una relación comprometida, ya sea un amigo cercano, un ser querido, cónyuge, hermano o padre, estás de pie al lado de tu ser querido, atrapado entre el fuego cruzado de la guerra entre esta persona y la adicción. Recibes moretones y daños en ese combate, y a veces se siente como que sería mucho más fácil simplemente renunciar.


Cómo te afecta la pornografía


Dime si te relacionas con esta historia de alguien que ha pasado por lo mismo. Quiere permanecer en el anonimato. De su experiencia, dijo, “Con el tiempo, comenzó a cambiar. Era menos afectuoso durante sus recaídas, deprimido, irritable, muy defensivo, increíblemente infeliz … Era difícil verlo convertirse en esa otra persona y quizás era aún más difícil saber exactamente por qué: yo sabía que él iba a ir a ver pornografía cuando él me dejaba por la noche.

Pero, él no fue el único que cambió. Ella se deprimió y se volvió hipersensible. “Me hizo sentir insegura acerca de mí misma. No sólo de mi belleza exterior, sino de mi belleza interior. Perdí lo que me hace ser yo, a mí, porque estaba tratando de transformarme en alguien que yo pensaba que él quería que fuera”, admitió, revelando otro efecto negativo de la pornografía. Comenzó a cuestionarse a sí misma, su propio valor y se preguntó: “¿Qué pasa conmigo? ¿Por qué no soy suficiente?

Ella, así como tú, ha descubierto que el alcance tóxico de la pornografía perjudica a las personas que ni siquiera la están viendo. Te hace creer esas mentiras de que no eres suficiente, o que hay algo mal en ti, y en realidad no es justo.

 


¿Por qué la objeción duele?



Creo que podemos estar de acuerdo en que la gran parte del dolor que causa la pornografía está directamente relacionada con el hecho de que deshumaniza a las mujeres. Duele ser visto sólo por tu cuerpo, y aunque no se den cuenta de ello por completo; pero eso es lo que la pornografía entrena al cerebro de tu ser querido para ver y desear, pero sin ninguna conexión emocional.

Tal actitud hacia las mujeres puede desarrollarse en la vida de alguien mayor, alguien que está más allá de la adolescencia cuando se vuelven adictos a la pornografía. Estas personas probablemente entienden lo que crea el fundamento de una relación amorosa y comprometida. Lo más probable es que ya han sentido y son conscientes de la diferencia entre una relación real con otra persona, y una imagen en una pantalla.


Sin embargo, lo que parece suceder más a menudo, es que los niños están expuestos a la pornografía desde su adolescencia y se vuelven adictos desde una edad temprana, sin realmente incluso entender lo que es la adicción. Es también alrededor de este mismo tiempo que se introducen a la educación sexual (vea el plan de estudios de Educación Sexual Comprensiva en muchos estados) en la escuela. Combina esto con las horribles hormonas de la adolescencia, y tienes una receta perfecta para un desastre, una que priva a estos muchachos de una verdadera comprensión de lo que constituye una relación real y amorosa. En cambio, el desarrollo de sus cerebros está fuertemente influenciado por la pornografía, y sus principios moldeados por su exhibición de deshumanización, expectativas poco realistas y lujuria desmedida.

 

Lo sé. Da miedo,¿no? Con esto siendo una realidad, es bastante fácil ver cómo  la condición del mundo empeora y sentirse sin esperanza. Es probable que te sientas muy desesperada, especialmente acerca de tu propio ser querido. ¿Alguna vez volverán a ser completos? ¿O están siempre destinados a ceder a la tentación de ver pornografía?


No pierdas la esperanza


Mi propósito al escribir esta carta es decirles que siempre hay esperanza, tanto para ustedes como para la persona que aman.

Jan Kingston, un consejero de trauma y especialista en respuestas fisiológicas al trauma, cree esto también. “La gente puede curarse de las adicciones”, dice. Ella continúa, recordándonos que no es nuestra función hacerlos sentirse aún más culpables de lo que ya sienten que son. “Avergonzar a las personas hace que el comportamiento empeore,  se ha demostrado en la investigación … [la pornografía] debe ser vista como una reacción a algo más,  un mecanismo para lidiar con algo.” Del sufrimiento de la pareja también añade: “Esto también puede reducir el  de peso de la pareja del adicto. Les afecta, pero no es necesariamente acerca de ellos.”

 

Mientras hablaba con un obispo de un barrio de Jóvenes Adultos Solteros en Arizona, dijo algo que me impresionó. Dijo que cuando los jóvenes vienen a él con un problema de pornografía, lo primero que les dice es no llamarle una “adicción”. Me doy cuenta de que he estado usando esa palabra en esta carta, y no voy a argumentar que el porno es adictivo, porque sé que lo es. Pero cuando la llamamos adicción, su connotación parece convencernos de que una adicción a la pornografía es algo que no se puede superar por completo, e incluso si lo es, esa persona vivirá el resto de sus vidas deseándola y combatiendo la tentación, porque es una adicción.

Si bien es cierto que la tentación siempre está allí y no es una cosa fácil de superar, tal mentalidad niega el poder de la Expiación de Jesucristo. Implica que, por mucho que lo intente, alguien que vea pornografía no es digno hasta que esté completamente y totalmente limpio del pecado. Lo que olvidamos es que no sólo somos todos seres humanos con debilidades y defectos, sino que también somos hijos de un Padre Celestial cuyo amor, gracia y misericordia nunca serán nuestros para reclamar sino que el amor, la gracia y la misericordia se extienden a través de la Expiación de nuestro Salvador, no cuando somos perfectos y ya limpios, sino a medida que nos esforzamos por vencer y llegar a serlo. Mientras los vemos no como adictos, sino como hijos de Dios que están luchando junto a nosotros, la esperanza prosperará.

 

Qué significa esto para ti

 

Alma 7: 11-12 dice: “Y él saldrá, sufriendo dolores, aflicciones y tentaciones de todas clases; y esto para que se cumpla la palabra que dice: Tomará sobre sí los dolores y las enfermedades de su pueblo. Y tomará sobre sí la muerte, para soltar las ligaduras de la muerte que sujetan a su pueblo; y sus debilidades tomará él sobre sí, para que sus entrañas sean llenas de misericordia, según la carne, a fin de que según la carne sepa cómo socorrer a los de su pueblo, de acuerdo con las debilidades de ellos”.

Necesitas saber que Jesucristo y su Expiación no son sólo para la persona que amas, sino también para ti. Él sabe exactamente lo que estás sintiendo, y por eso, nunca estás solo en tu sufrimiento. A través de su incomparable amor y poder, tus heridas serán vendadas y él te sanará.

Por lo tanto, para citar al Élder Jeffrey R. Holland:

pornografía

Tú puedes, Él te ayudará.

Y recuerda, eres suficiente.

Con amor,

Una amiga que te comprende.

Fuente: MormonHub