familia-escalandoLa gente escoge la educación en el hogar por su religión, para evitar una mala situación social, para satisfacer las necesidades de un hijo en particular y como un estilo de vida. Nosotros escogimos la educación en el hogar por razones académicas. Esta es nuestra historia

Hace mucho, mucho tiempo, en un tiempo antes de tener a mis hijos, yo era una intérprete del lenguaje de señas de los Estados Unidos (ASL) en una escuela pública. Me encantan los niños y me encanta el ASL También valoro el sentido común. Hubo una serie de decisiones absurdas tomadas por la administración y algunos errores locos por parte de los maestros. Mi momento menos favorito resultó de mi traducción de HO2 en señas para decir agua, durante cuarenta y cinco minutos mientras me consumía yo misma. Como intérprete, no se supone que corrija o arregle lo dicho, sólo debo interpretar. En ese aspecto soy una mala intérprete. Mi estudiante me preguntó cuál era el problema y finalmente me hizo una pregunta para aclarar la fórmula del agua y justo cuando el maestro notó su error sonó la campana. He conocido a maestros geniales al hacer interpretaciones, pero constantemente me acordaba de los aspectos menos agradables de la escuela pública. El aburrimiento, la espera, la inflexibilidad para enseñar de la forma y el momento en que los niños aprenden mejor, la falta de sentido común y el impacto duradero de tener un mal maestro. Dejé la interpretación con dos ideas principales: Primero, puedo ser mejor que esto y, segundo, que las pruebas son absurdas.

Al mismo tiempo, mi esposo estaba haciendo sus prácticas docentes como profesor de historia. Su maestro colaborador estaba comprometido y distraído.  Él llegó a casa con algunas perlas de sabiduría como: no alienten a los estudiantes a escribir; toma demasiado tiempo para calificar, las opciones múltiples para pruebas es la única forma de hacerlo, y utilizar fuentes originales toma demasiado de su tiempo. Ahora, las prácticas docentes siempre son un choque de ideales contra la realidad, pero esto siempre fue realmente decepcionante. Perdió todo su deseo de enseñar y se dedicó a los negocios. Siempre tuvo en mente de alguna forma que le gustaría enseñar y entrenar, y marcar una diferencia, y posteriormente regresó a ello. Su padre enseñaba, su madre trabajó en una escuela pública durante años, y sus tíos y tías también enseñaban.

Adelantémonos algunos años. Tuvimos algunos de nuestros queridos hijos. ¡Los hijos son fabulosos! Son milagros. Verlos aprender y descubrir cosas es fascinante. Empecé a leer acerca de la educación en el hogar.

padre-e-hijo-aprendiendoTuve una buena experiencia en la escuela pública. Claro, era aburrido, pero tenía amigos y realmente disfrutaba de los deportes. Tenía algunos maestros geniales: La Sra. Lloyd, el sr. Harvey, la Sra. Crie y el Sr. Huyett. Ellos eran asombrosos dentro y fuera del salón de clases. Eran apasionados acerca de su tema e inspiraban a sus alumnos a aprender y ser mejores personas. La misma naturaleza del sistema de la escuela pública lucha en contra de los buenos maestros. El gran número de estudiantes, las pruebas, y con frecuencia, la administración, trabajan todos juntos en contra de la buena enseñanza.

Cuando empecé a estudiar acerca de la educación en el hogar, me llamó la atención la verdad fundamental de que ¡los hijos nacen con un increíble amor por el aprendizaje! ¿Cómo se hace que un niño quiera dejar de contar? Cualquiera que haya salido de paseo con un niño sabe que son científicos naturales… totalmente dispuestos a pasar cantidades incontables de tiempo observando un insecto o una nube, o hasta una grieta en la acera. Quería que mis hijos mantuvieran ese amor por el aprendizaje. Quería darle a mis hijos la atención personalizada y permitirles aprender a su propio ritmo. Quería compartir mi propio amor por el aprendizaje con ellos.

madre-hija-computadorA medida que leía un libro tras otro, lo compartía con mi esposo. Ahora mi esposo está muy acostumbrado a que yo interrumpa lo que sea que esté haciendo con citas de lo que estoy leyendo y mis propios pensamientos.  Está muy acostumbrado a que yo siempre tenga un libro en las manos y a que la mayoría de las noches tenga que sacarme un libro de mis manos dormidas y a marcar la página por mí. Es un gran oyente. Después de algunos años de hacer que me escuche sin tener casi ningún comentario sobre la educación en el hogar, necesitaba saber lo que él pensaba. Nuestro hijo mayor se estaba acercando a la edad para el kindergarten y yo estaba pensando en la educación en el hogar, aunque sólo había conocido brevemente a algunos educadores en el hogar.

Así que una noche le dije cómo me sentía y lo que estaba pensando. Le recordé su largo linaje de educadores públicos. Yo estaba temblando. No sabía por cuánto tiempo querría yo educar a mis hijos en el hogar, pero por lo menos sería por la escuela primaria. Cuando le pregunté cómo se sentía él, me dijo “yo siempre había querido ser educador en el hogar. Sólo que no quería decir nada porque no quería influenciarte a ello cuando esa carga caería mayormente en ti”.  Él me hizo prometer hacer la educación en el hogar para la secundaria aún si yo no les enseñaba nada. No quería que sus hijos experimentaran el ‘bullying’ y la presión social que había experimentado él en la secundaria. Tengo mucho respeto por mi esposo por no haber presionado, impuesto, o influenciado esa decisión. Sí tengo la mayor parte de la carga de trabajo y aprecio completamente su apoyo y respeto.

 

Aprender en casa
Para leer más de los artículos de Britt, haga clic en la imagen.

Después que hubimos debatido por un tiempo y decidimos que queríamos educarlos en el hogar, oramos. Creemos que Dios sabe mucho más que nosotros. Hemos tenido ideas geniales antes, hemos orado y hemos sentido que no debíamos ir en esa dirección. También hemos tenido, como en esta ocasión, un sentimiento de paz. Estamos llevando la educación en el hogar.

Así que poco más de un año después, un día de agosto… todos los niños de cinco años iban a la escuela,  excepto los nuestros. Yo estaba nerviosa y me sentía poco ortodoxa. Fuimos a un museo. Hicimos bocaditos de pan en forma de letras y contamos y ordenamos Legos por color y forma. Escribimos e hicimos matemática y fonética. Jugamos, trabajamos, cantamos y leímos. Fue un gran día y bastante anticlimático.  Me di cuenta que educar en el hogar era simplemente escoger no tercerizar ese aspecto de la crianza de mis hijos.  Sólo continuamos de la forma en que habíamos empezado. Vi a mis amigos haciendo cosas maravillosas en la asociación de padres y maestros, en el salón de clases y con las tareas.  Yo pasé ese tiempo enseñando a mis hijos. Ese fue nuestro comienzo.

Britt Kelly – que ha escrito 10 artículos en este sitio.