El Apóstol Pablo, hablando a los Corintios hace una pregunta una audaz; “¿Qué? ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el que tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” (1 Corintios 6:19-20). De estas palabras Elder D. Todd Christofferson enseña que;

Si aceptamos estas verdades… seguramente no desfiguraremos nuestro cuerpo con tatuajes, ni lo debilitaremos con drogas, ni lo profanaremos por medio de fornicación, adulterio o inmodestia. Debemos consagrar su poder para servir y adelantar la obra de Cristo. Pablo dijo: Os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro servicio razonable (Romanos 12:1). (Reflexiones sobre una vida consagrada, Liahona, Nov. 2010, 17).

Además, los maravillosos recursos Providentliving.org amplían nuestra comprensión de lo que significa honrar y respetar nuestros cuerpos como templos.

El Señor ha mandado a cuidar de sus mentes y sus cuerpos. Deben obedecer la Palabra de sabiduría, comer alimentos nutritivos, hacer ejercicio de manera regular, control de peso, y dormir lo suficiente. Deben rechazar las sustancias o prácticas que abusen de sus cuerpos o mentes y que podría llevar a la adicción…

Mantener lo mejor posible la salud física, ha sido un ideal evangélico a lo largo de los siglos, desde las estrictas leyes dietéticas del antiguo Israel, con el ejemplo de Daniel y sus compañeros, a la Palabra de Sabiduría en esta dispensación y el consejo de hoy de profetas y apóstoles. Al mantener una buena salud física, somos cada vez más autosuficientes y estamos mejor preparados para el progreso personal, fortalecer a la familia, y servir en la Iglesia y a la comunidad.”

Comprensiblemente, tratar nuestros cuerpos como templos para estar sanos y en forma no es una tarea fácil. Con igual importancia como para la oración, el ayuno, la lectura de las escrituras requiere diligencia para toda la vida. Algunos de nosotros podríamos haber dominado nuestra salud antes del matrimonio, pero ahora luchamos después del matrimonio. Encontrando que los métodos utilizados anteriormente no tienen ningún efecto (tal vez debido a la edad, a la crianza de los niños o a una vida consumida por el estrés y los horarios de otras personas), para dedicar algún tiempo al mejoramiento y una buena salud parece egoísta y negligente de nuestras responsabilidades en la Iglesia, familia y sociales. Estos sentimientos pueden venir de nosotros mismos, de la sociedad, de los miembros de la Iglesia, los seres queridos y hasta de su cónyuge.

Tener el apoyo amoroso de su cónyuge, he encontrado, es el elemento más crítico para lograr con éxito su templo saludable. Hay una gran cantidad de información sobre fitness y los programas dietéticos. Pero es mi creencia de que importa menos cuál es el enfoque que elija, al apoyo de su cónyuge. Tu cuerpo cambia constantemente y requieren diferentes enfoques dietéticos y de programación que se encuentran en cambios en el estilo de vida (edad, los niños, donde vive y su singularidad biológica).

Superar el desaliento y emocionarse con los ejercicios

Tired-at-the-gym

 

Te sientes frustrado y desanimado. Has intentado una y otra vez renovar tus comidas y crear una rutina de ejercicios constante. A pesar de que has hecho conocidas tus metas a tu cónyuge, pareces estar luchando, no sólo en contra de tus propios hábitos poco saludables, sino con los de ellos también. Esto se complica exponencialmente si tienes niños. Te encontrarás haciendo tres comidas diferentes; una para ti, otra para tu cónyuge, y una separada para tus hijos, además atendiendo sus necesidades y horarios individuales. Los cambios de la vida sana se hacen imposiblemente estresante.

Hay otra manera. El acondicionamiento físico y una alimentación saludable pueden ser una experiencia positiva, apasionante y apasionada. El acondicionamiento físico ya no será una carga, sino una alegría, a medida que aprendes a dominar tu cuerpo y ver los cambios que deseas. Puedes mirar a aquellos que han obtenido esta perspectiva de cambio de la vida y crees que sus genes son únicos y su éxito fuera de su capacidad. No son y no lo es, te lo aseguro. Soy producto de superar mi limitación y obstáculos en mi acondicionamiento físico y mi salud. Desafortunadamente, a veces esos obstáculos no sólo provienen de nuestras propias perspectivas, sino de aquellos a los que amamos. En mi experiencia he visto cónyuges que caen en estos cuatro tipos de “entrenadores”: El Entrador fantasma, el entrenador militar, el entrenador adicto y a su pareja.

El Entrenador Fantasma

Este es el cónyuge que parece estar en sintonía con sus objetivos, pero está ausente en cualquier momento que usted necesita su ayuda, apoyo y motivación. Ellos son los que dicen cosas como, “Yo te apoyo en tus objetivos de acondicionamiento físico mientras no interrumpas tus deberes familiares” o lo dejan saber de alguna otra forma. Incluso en su ausencia, siente la carga inquietante de asegurarte de que termines tu entrenamiento a su debido tiempo, a menudo reduciendo tu entrenamiento para evitar la incomodidad de tu cónyuge.

Hay pocas cosas más destructivas a tus objetivos de acondicionamiento físico que sentirse como si no tienes ninguna ayuda. Es como sentir que el universo trabaja en contra tuya, ¿verdad? Todos hemos tenido un mal día, eso está bien, es difícil, pero ¡Así es la Vida! y hay que hacer que funcione. Se requiere esfuerzo para luchar contra los años de hábitos poco saludables, para recuperarse del parto, para resistir el empuje emocional motivado por malos hábitos alimentarios y encontrar el deseo de entrenarse otra vez. Pero cuando sientes que tu confidente más íntimo, tu amigo, el que amas, tu cónyuge, te da la espalda o está ausente en tus metas de acondicionamiento físico, puedes sentirte derrotado y sin esperanzas. Te hace sentir como si tu deseo de estar saludable y en forma es una carga egoísta para tu cónyuge y tu familia. Se hace más fácil renunciar que seguir la rutina de la familia.

Es importante reconocer que la personalidad del entrenador fantasma varía enormemente. Puede ser el cónyuge difícil, testarudo, terco y sincero. Aunque curiosamente, he encontrado con más frecuencia al cónyuge aparentemente sin pretensiones, de voz suave. Esto es lo más difícil sobre el Entrenador Fantasma: su punto de vista tiene sentido, parece razonable. Por supuesto las necesidades de la familia son importantes, no se puede discutir con esa lógica. La culpa inquietante te persuade a que renuncies.

El Entrenador Militar

Military-trainer-2

 

El entrenador militar se explica de por sí. Incluso en el momento que sugiere cambio, toman el control. Están por delante a 2, 5, 10 pasos. Se convierte en un experto nutricionista, entrenador, médico, gurú espiritual y guía emocional.

Este cónyuge está demasiado involucrado, revisando constantemente tu rutina de manera militar. Se niega a comprar ciertos alimentos, hacer cumplir los toques de queda en las comidas y constantemente insistiendo con acondicionamiento físico “provechoso” y consejos de dieta. Dan seguimiento de su progreso en hojas de cálculo o una pizarra y controlan el peso de forma rutinaria. La indulgencia en la comida ya no se disfruta como una recompensa por un trabajo bien hecho, pero puede ser una trampa secreta, por temor a las consecuencias de un estilo militar y ser castigados con repeticiones adicionales. El acondicionamiento físico no debe ser nunca un castigo. El cónyuge entrenador militar está involucrado de tal manera que te hace sentir que no puedes esperar salir del campo de entrenamiento. La pérdida de peso se vuelve más importante que tú, y comenzar a resentir el proceso. Sus expectativas se convierten en tus actividades de acondicionamiento físico y te sientes ahora como si estuvieras tratando de obtener su ideal (y su aprobación).

El Entrenador Adicto

 

Tired-runner-1024x640

A veces no es el cónyuge del todo, somos nosotros mismos. El entrenador Adicto somos nosotros.

Sin embargo, he notado semejanzas entre las características del Entrenador Adicto y el adicto. Como el objetivo principal de un adicto es obtener a toda costa su sustancia de elección, el entrenador adicto se obsesiona con sus metas de acondicionamiento físico — haciendo todo más secundario. Esto lleva a toda la familia a seguir su rutina de de acondicionamiento físico y dieta. Ellos, al igual que el entrenador militar, exigen el cumplimiento completo de toda la familia y tienen altas expectativas. Ellos colocan listas en las puertas que detallan cómo cada uno debe comportarse durante su nueva rutina de ejercicios. Sus emociones están vinculadas a nivel de la participación de la familia.

Aunque la familia quiere ser amorosa y solidaria, siempre están al límite, y puede llevar al resentimiento. El entrenador adicto puede ser irregular en sus objetivos de acondicionamiento físico, cambiando semanalmente o es incondicionalmente rígido e inamovible. Su cónyuge evita decirle que luce bien, temiendo que su comentario se malinterprete, ya que señala que es como consecuencia del proceso de acondicionamiento. Si el entrenador adicto falla, es culpa del cónyuge y la familia. El nivel de codependencia que demanda el entrenador adicto es sofocante para el cónyuge y la familia, y perjudica inevitablemente las relaciones sin importar si tienen éxito en sus objetivos o no.

Al igual que los adictos, son sus reglas y su camino. Los Entrenadores Adictos a veces son muy exitosos en sus objetivos de entrenamiento. Pero su éxito viene con un gran costo para sus familias. Ellos son los que están obsesionados con su forma de acondicionamiento físico. Son condescendientes y creen que esta manera es la única manera de entrenar. Como Entrenador Adicto, usted es su propio peor enemigo.

 El compañero

 

couple-workout-490x364

Ojalá que todos puedan experimentar la experiencia de unión, amor y motivación de la pareja. Note que la palabra “entrenador” no está en esta frase. Eso es porque usted no debe nunca, nunca, nunca entrenar a su cónyuge. Podemos ayudar, animar, enseñar e incluso ser el entrenador pero nunca entrenar.

Hay una frase que a menudo escucho de mis clientes en la Terapia Matrimonial. “¿Cómo puedo entrenar a mi cónyuge … . ?” La idea de que entrenemos a nuestro cónyuge crea una dinámica de poder que conduce a la resistencia y al resentimiento. El entrenamiento crea una responsabilidad y expectativas sobre la otra persona. En un matrimonio, sugiere que el “entrenador ” es superior. “¿Cómo puedo entrenar a mi marido a lavar los platos? Él es tan descuidado y perezoso, ¿cómo puedo conseguir que sea más limpio?” Incluso en las situaciones más positivas, “el entrenamiento” es condescendiente: “¿Cómo puedo entrenar a mi esposo para pasar más tiempo conmigo o con los niños?” Nosotros no entrenamos cónyuges, nosotros los apoyamos y les animamos.

Es fundamental que tengamos buenos entrenadores en nuestra vida. Para lograr los objetivos, necesitamos a alguien que nos ayude a tener una visión de nosotros mismos y de nuestro gran potencial. El Salvador ha prometido; “Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Juan 14:26). Nuestro amoroso Padre Celestial nos ha bendecido con mandamientos, Él nos guiará inclusive en nuestros objetivos de acondicionamiento físico, en la manera correcta de comer, y la mejor manera para que usted pueda hacer ejercicio, y en quién podemos confiar como nuestro entrenador.

No todo el mundo tiene una posición de mayordomía sobre nosotros. Además de la formación individual y la experiencia, debemos buscar la guía del Espíritu para saber qué es lo mejor para nosotros. Los cónyuges no tienen mayordomía sobre la otra persona e independientemente de su formación, experiencia o conocimientos, nunca deben ser otra cosa más que un socio en las metas del otro. Los cónyuges deben ser animadores uno del otro, nunca tomar el papel del Salvador en la vida de nuestro cónyuge, sino emulando el amor y la compasión de nuestro Salvador que tiene por cada uno de nosotros. De vez en cuando, los cónyuges están en condiciones de enseñar y guiarse entre sí. Pero Jesucristo actúa como animador y entrenador, siempre que una visión perfecta y única para construir nuestros templos. Esa es su función: enseñar, guiar y fomentar a la pareja. Además, cuando ponemos a nuestros cónyuges en el papel de entrenador, estamos entregando nuestra responsabilidad personal sobre ellos y creamos una dinámica poco saludable en la relación.

Este es un camino de dos vías; somos igualmente responsables de nuestro éxito, no podemos esperar a nuestra pareja para hacer que nuestro éxito suceda o que nos provea con el deseo. Hay una frase terapéutica que creo se aplica al acondicionamiento también: “Nunca se debe trabajar más duro que tu cliente”. Cuando trabajamos más duro que nuestro cónyuge en su progreso, caemos en el modo de entrenamiento de nuevo y sentimos que estamos jalando a nuestra pareja.

Confianza.

Confié en su pareja. Sin la confianza en su matrimonio, todo se va a sentir egoísta y obligatorio. Si usted no confía en su pareja, sus comentarios y acciones siempre se sentirán como una crítica en sus objetivos del acondicionamiento físico, independientemente de cuan amoroso y cuanto apoyo realmente le dé a su pareja. Además, los cónyuges tienen que confiar en que las necesidades de su pareja que son válidas e importantes. Esta podría ser la décima vez que intentan su plan de dieta o rutina de ejercicios. Bueno, se lo más solidario y comprometido como lo fuiste la primera vez. Confía en el proceso, no la cuestiones o pongas dudas en su cabeza. Aprende con ellos.

“Piense en cuántos discuciones se podrían evitar, cuántos sentimientos dolorosos se podrían anular, y en el peor de los casos, ¿cuántas rupturas y divorcios se podrían evitar si no se provocarían tan fácilmente?, si no pensamos mal el uno del otro, y si no sólo no nos regocijamos en la injusticia, además no nos burlamos hasta de los más pequeños errores.

 Piense en lo mejor de los demás, especialmente de los que decimos a los que amamos . Asuma el bien y a dudar del mal” – Jeffery R. Holland

Los socios siempre son socios.

 black-man-woman-running-16x9

Las parejas exitosas son socios en todas las áreas de sus vidas. “Un buen matrimonio no se da cuando la ‘pareja perfecta’ se une. Es cuando una pareja imperfecta aprende a disfrutar de sus diferencias” – David Meurer

El acondicionamiento físico no es egoísta.

El Entrenador fantasma a menudo crea la percepción de que se está descuidando a los niños e incluso lastimando su matrimonio cuando su cónyuge expresa los objetivos de su acondicionamiento. Es cierto que no podemos alcanzar nuestros objetivos tan rápido como nos gustaría y depende del nivel de compromiso físico y emocional que requiere. Como resultado, podemos comenzar a creer que el acondicionamiento físico es egoísta y nos lleva lejos de nuestra familia. Admiramos a las personas que se educan, que tienen carreras exitosas, que son líderes espirituales y buenos padres. Pero por alguna razón pensamos que el tomar tiempo para nosotros mismos buscando mejorar nuestra salud y estado físico es egoísta.

El tiempo del acondicionamiento físico es sagrado.

Nunca me he arrepentido de un entrenamiento. Hay algunas cosas que considero tiempo sagrado en mi vida, nada planeó para ese momento; las citas con mi esposa, tiempo en familia, la Iglesia, la asistencia al Templo y los entrenamientos. Los compañeros trabajan juntos para asegurar que estas actividades se realicen, disfrutan y la mayor parte de esta, se obtiene de ellos.

Únase a las metas de su cónyuge.

 Usted no tiene que tener los mismos objetivos de acondicionamiento físico o métodos para ser socio de las ambiciones de acondicionamiento de su cónyuge. Pero aquellos que no tienen las mismas ambiciones deben tomar precauciones adicionales para asegurarse de que no se desvanezcan como el entrenador fantasma. Si uno de los cónyuges tiene objetivos de acondicionamiento y el otro no, fácilmente con el tiempo puede llegar a ser menos favorable, sobre todo cuando la vida es muy ocupada.

Como esposo, padre, estudiante de tiempo completo y empleado, he luchado contra los sentimientos muy reales de que mis entrenamientos son egoístas y se toman el tiempo de mi familia. En esos momentos mi querida esposa, que es en todos los sentidos mi socia, siempre me ha animado a darle duro a mi entrenamiento. No sólo para lograr que se haga, sino para darle con fuerza.

Ella no se limita a aceptar mis metas, ella las comprende. Pero ella nunca las obliga tampoco. Ha habido momentos en que he decidido no entrenar. Ella nunca me juzga ni lo ve como un fracaso. Como tal nunca he lamentado el entrenarme y lo he encontrado que me ayuda a ser padre y esposo más feliz.

“Una palabra de aliento de un maestro a un niño puede cambiar una vida. Una palabra de aliento de un cónyuge puede salvar un matrimonio. Una palabra de aliento de un líder puede inspirar a una persona a alcanzar su potencial”. – John C. Maxwell

Aprenda su parte.

Los socios aprenden su parte. Además de comprender las metas de su cónyuge, es igualmente importante saber cuáles son tuyas y cuáles son las de tu cónyuge. Recuerde, estas son tus metas de acondicionamiento físico, no la de tu cónyuge. Hay una diferencia entre apoyar y asumir la responsabilidad por sus metas. Cuando volví a la escuela mientras trabajaba a tiempo completo, mi esposa y a veces los niños ayudaron con la preparación de mis alimentos, ya que la transición de esta nueva rutina era muy agitada. Ellos estaban igualmente muy ocupados, pero nos asociamos e hicimos que funcione. Fue un gran apoyo y ayuda.

Conforme pasó el tiempo me fue mejor en la adaptación a la nueva rutina y fui capaz de preparar más de mis propias comidas. Hubiera sido una fácil tentación para caer en el papel de un entrenador Adicto y que se siente con derecho a que continúen con la preparación de mis alimentos, insistiendo en que mi éxito se determina por su continuo apoyo.

“El amor no es sentimiento cariñoso, pero un último deseo constante de hacer el bien por la persona amada como la medida en que se puede obtener”. – CS Lewis

Hacer que suceda.

Cuando nuestros hijos tienen presentaciones escolares, juegos deportivos, citas con el médico o se tienen un día de enfermedad, dejen de hacer lo que estamos haciendo y atienda a sus necesidades. Su cónyuge es tan importante como sus hijos (me atrevería a decir que es más importante), hagan que suceda. Ya sea tratando de ayudar con planes de comida o volviendo a casa temprano del trabajo para ayudar con los niños, así puedan entrenarse, háganlo. Los socios hacen que esto ocurra. La vida nos lanza bolas curvas, especialmente cuando usted o su cónyuge están comenzando una nueva rutina. Qué mejor manera de disipar los sentimientos de culpa o el desaliento que pueden venir con objetivos de acondicionamiento que haciendo su acondicionamiento una prioridad.

“La mayoría de las parejas cometen el error de darse el uno al otro “el resto del día”, tiempo sobrante después de que todas las demás relaciones y tareas han sido atendidas. Los socios estelares dan el uno al otro el primer tiempo y se hacen entre sí su principal prioridad” – Rhoberta Shaler PhD

Escrito por Daniel Burgess

Fuente: http://lds.net/blog/family/relationships/how-to-train-your-spouse-7-steps-to-a-fit-marriage/#.VHqk0sstDIU