“La mayoría de las veces, Dios te muestra alguna manera de tener un nuevo comienzo… solo mira la naturaleza; la naturaleza nos enseña una gran lección. Nos muestra el poder y la voluntad de Dios. El momento en que las flores u otras plantas comienzan a florecer en primavera; el tiempo cuando el viento ayuda a las pequeñas semillas de estas plantas a viajar a lugares lejanos:  es la voluntad de Dios que este viento, la lluvia y el trueno [ayuden] a que estas semillas crezcan en otra parte. Puedes  ver esas flores dentro de tu jardín, o pueden haber crecido y tener raíces alrededor de una dura roca, o incluso puedes ver una flor en el punto más alto de una montaña. Esto demuestra que Dios tiene [un plan] para cada individuo. De esta manera, Dios me eligió para este camino”.

Mina Kh. Gharouninejad Tazehabadi  aprendió por primera vez  acerca de Jesucristo a los 12 años de edad. Viviendo en el corazón de un país islámico en una devota familia musulmana, Mina se sintió intrigada por “La Canción de Bernadette”, una película que detalla la vida de Santa Bernadette y las 18 visiones que tuvo de María, la madre de Jesús.
Poco sabía Mina que esta curiosidad la conduciría a ella y a su familia en un viaje que les llevaría a medio mundo de distancia, ya que se arriesgaron a la persecución, la prisión, la muerte y el desamparo de su familia y de su país de origen para convertirse de su fe musulmana al mormonismo.

Aprendiendo de Cristo en el Corán

El deseo de Mina, de doce años, de aprender más acerca de Jesucristo se intensificó al leer el Corán, que habla de “Jesús, el Hijo de María” y Su sufrimiento. Mina ansiaba saber más.
“Desafortunadamente, debido al comienzo de la revolución en Irán [en 1978], muchos de mis dulces deseos se alejaron de mí”, comparte Mina en sus memorias, que su hija Tara ha traducido al inglés.
La vida cambió repentinamente para Mina, en pequeñas y en drásticas formas. De repente, surgieron nuevas barreras entre los cristianos y los musulmanes en su ciudad.
Cuando comenzó la guerra entre Irán e Irak en 1980, Mina escribe:

“En ese tiempo vi el llanto de madres armenio-iraníes (que eran cristianas) que habían perdido a sus hijos en la guerra o que sus hijos habían sido hechos prisioneros. Pero esas madres no tenían  permiso para entrar en las escuelas o en las mezquitas para ayudar”.

Al final de la guerra en 1988, la controversia sobre el uso de velos y las reglas con respecto a donde las mujeres podían trabajar, con quién podían hablar e incluso la longitud de sus cabellos y sus uñas  se hicieron  más estrictas. Pero eso no detuvo a Mina.
Después de escuchar más acerca de la Biblia de una de sus amigas, Mina decidió visitar una iglesia cristiana cerca de su casa. Pero debido a las nuevas leyes que prohibían a los cristianos predicar su religión, los guardias de seguridad alejaron a Mina.

“Así que tuve que esperar una oportunidad para poder encontrar y visitar una iglesia y aprender más sobre la Biblia”, recuerda Mina. “Quería tener y leer una Biblia en Farsi, pero por desgracia no encontré ninguna posibilidad”.

Encontrando una esperanza en Cristo

En 1989, un pequeño milagro llegó a la vida de Mina cuando comenzó a trabajar como asistente de médico para una pareja germano-iraní.
“Tenían cuatro hijas”, escribe Mina en sus memorias, “pero una de sus hijas estaba enferma y tenía un problema en sus huesos, pero ellos eran tan pacientes y tenían una fe fuerte. Siempre decían que Jesucristo sanaría a su hija”.
Mina trabajó y aprendió de la pareja durante  poco menos de dos años antes de ser deportados y trasladados a Alemania.
Pero Mina no tuvo que esperar mucho antes de que un nuevo milagro entrara en su vida, aumentando su atracción hacia el cristianismo.
“Después de un tiempo, conocí a mi esposo, que vivía cerca de nuestra casa”, escribe. “Cuando hablaba de religión con él, él tenía las mismas ideas que yo … y eso me hacía feliz, era como si Dios me hubiera dado una segunda escalón … una nueva oportunidad”.
El 1 de octubre de 1991, Iraj y Mina Tazehabadi comenzaron su nueva vida juntos. Debido a los peligros y las persecuciones que podrían enfrentar, los dos mantuvieron sus ideas religiosas en secreto de sus familias y comenzaron a ahorrar el dinero suficiente para formar su propia familia.

El 25 de marzo de 1994, los Tazehabadi recibieron a su primer hijo, una niña a la  que llamaron Tina, que significa “flor”. Durante un tiempo, la nueva vida de la familia juntos mejoró.

“Nuestra vida iba bien, mi hija estaba creciendo y habíamos encontrado una casa mejor para alquilar, pero era como si Dios no quisiera que viviéramos en paz, siempre nos estaba sacudiendo, como si tuviéramos que estar despiertos”,escribe Mina .

Iraj comenzó su propio negocio de ropa, pero cuando se prepararon para dar la bienvenida a su segunda hija a la familia, la competencia de los fabricantes chinos llevó a muchas empresas de ropa a la ruina, incluyendo la de Iraj.
El 20 de abril de 1998, nació Tara (que significa “estrella” en persa). Dos años más tarde, Mina comenzó a tomar cursos de escritura en la Screenwriting Academy en el Ministerio de Cultura y obtuvo su licencia en escritura  y más tarde como locutora  radial. Mientras tanto, Iraj comenzó a aprender un segundo oficio como chef.

Encontrando una nueva fe

A pesar de sus nuevas carreras y su nueva seguridad, los Tazehabadis sabían que no podían compartir públicamente sus opiniones sobre el cristianismo. La única manera de convertirse a una nueva religión sería abandonar su país de origen.
Así que en 2007, los Tazehabadis abordaron un autobús desde Irán a Armenia. El viaje duró tres días, y el segundo día, los Tazehabadis quedaron atrapados en una tormenta de nieve en la ciudad fronteriza de Nordooz. Pero a las 5 de la mañana siguiente, la familia llegó a Ereván, donde empezaron a buscar otras religiones.
Mientras que en un bazar en Yerevan, los Tazehabadi se encontraron con otra familia iraní y rápidamente se hicieron amigos.

“Un día nos invitaron a su casa, y después de algún tiempo, nos encontramos con dos muchachos americanos altos con placas en sus camisas blancas … La familia iraní los llamaba” Élderes “, cuenta Mina.
“[Esta] fue una gran sorpresa para mí … reunirme  con un estadounidense se consideraría  un crimen en Irán, pero ahora tenía que estrechar sus manos”.

Los élderes Devin Moss y Taylor Duke empezaron a relatar a Mina y su familia acerca de los Mormones y un joven llamado José Smith.
Después de tres semanas de reunión con los élderes, la familia programó una entrevista bautismal.

“Antes de comenzar la entrevista, cerré primero el Libro de Mormón y conversé un momento con Dios y con Cristo y les pedí que me mostraran el camino correcto. Entonces abrí el Libro de Mormón y vi un versículo en 3 Nefi 12: 1”,

“Y después que seáis bautizados en el agua, he aquí, os bautizaré con fuego y con el Espíritu Santo. Por tanto, bienaventurados sois si creéis en mí y sois bautizados, después que me habéis visto y sabéis que yo soy”.

Después de leer este versículo, los ojos de Mina se llenaron de lágrimas y sus manos se estremecieron. Sabía lo que se suponía que debía hacer.

En el primer piso de la casa de reuniones había una pequeña piscina que había sido llenada con agua tibia y limpia para el bautismo. Pero la piscina ahora estaba vacía. Mina y su familia se enteraron por una mujer que ayudaba a limpiar la iglesia, que algunos hombres, molestos por la conversión de la familia fuera del Islam, vaciaron la piscina en un intento de sabotear el bautismo. A los élderes no  les estaba permitido  abrir la tubería de agua y llenar la piscina sino hasta el siguiente bautismo programado.

“Así que los élderes y mi esposo comenzaron a llenar la piscina con cubos de agua”, escribe Mina. Pero el trabajo era lento y tedioso, y los misioneros necesitaban estar de vuelta en su apartamento a las 9 p.m. esa tarde. “Uno de los élderes nos pidió orar y pedirle a Dios que la piscina se llenara más rápido”. Poco después, el presidente de la misión llamó, diciendo que los élderes podrían reabrir la tubería de agua y llenar la fuente bautismal.
Cuando salió del agua, Mina experimentó un segundo milagro ese día, sabiendo que, a causa de su Salvador, ella había sido limpiada de sus pecados.

“Cuando salí del agua, vi una foto de Jesús con las manos abiertas, listo para abrazarme … El sentimiento de recibir el Espíritu Santo no es nada que se pueda decir con palabras, sólo tienes que sentirlo (…) Ese momento sentirás una ligereza en tu corazón, ese momento todo tu cuerpo estará en la presencia de Dios “.

Regresando a Irán

Aunque Mina e Iraj finalmente habían encontrado las respuestas y la religión que habían estado buscando durante todos estos años, el viaje de los Tazehabad estaba lejos de terminar.
El prejuicio contra los iraníes hacía difícil que Iraj encontrara trabajo y Mina continuó publicando sus escritos sin recibir el pago que le habían prometido. El apartamento de la familia fue saqueado y sus muebles fueron robados dos veces.

Ante esta persecución y miseria, Mina e Iraj tomaron la difícil decisión de regresar a Irán para que pudieran reunir los documentos que necesitaban para encontrar un nuevo hogar y algún día construir una vida mejor para sus hijas.

Pero volver a Irán resultó ser una hazaña peligrosa y aterradora. “Había tantos guardias de seguridad y soldados, y estábamos tan asustados que pudieran  ver nuestros papeles bautismales”, dice Mina. “Pero estoy tan agradecida de que nuestro Padre Celestial me dio la idea de poner nuestros documentos de bautismo en el Corán”. En la frontera, los soldados se negaron a tocar el Corán de los Tazehabadi por respeto, no queriendo tocarlo con manos sucias.

Mientras pasaban un año y medio en Irán reuniendo todo lo que necesitaban para su viaje, los Tazehabadi mantuvieron su conversión en secreto, sabiendo que si alguien descubría que se habían convertido del Islam al cristianismo, podrían enfrentar encarcelamiento e incluso la muerte.

“Así que mis padres decidieron que mantuviéramos la iglesia en nuestra casa”, dice Tara. “Todos los domingos tocaba el piano y mi padre bendecía la santa cena, Mina y Tina hacían una clase, pero teníamos que estar muy callados para que nuestros vecinos no lo supieran”.
Lo único que sostuvo a los Tazehabadi a través de este tiempo de tensión fue “la fe, orando mucho y guardando los convenios”, dice Mina.

Mina vendió su anillo de bodas para financiar el viaje de la familia desde Irán mientras huían a Turquía en 2013. Llegaron a una estación de tren turca con prácticamente nada – $ 300 y un número de teléfono guardado en un teléfono que ni siquiera funcionaba.
Pero con esas escasas pertenencias, Dios pudo hacer un milagro. Ese número los conectó a la iglesia SUD en Turquía. Los Tazehabadi se quedaron en la casa del presidente de la rama de Ankara, Ralph Hansen, durante dos semanas mientras buscaban un nuevo hogar. Con la ayuda del Presidente Hansen, los Tazehabadi pudieron registrarse como refugiados en la agencia de refugiados de las Naciones Unidas. Miembros de la sucursal local ayudaron a la familia a encontrar un nuevo hogar e Iraj encontró un trabajo mientras esperaban.

“Siempre estábamos preocupados”, dice Mina, “pero sabíamos que nuestro Padre Celestial nos guiaría porque Él tenía un plan para nosotros”.

A lo largo de este período, los Tazehabadi experimentaron un resurgimiento de esperanza al reunirse con el presidente Russell M. Nelson, el élder Randall K. Bennett y el élder Ronald A. Rasband, todos los cuales “nos inspiraron a seguir perseverando y  orando”.

de musulmanes a mormones

Después de enterarse del fallecimiento de la hermana Frances Monson, Tara también dibujó una imagen de la hermana Monson que la familia envió al profeta, y él le envió a Tara una hermosa carta de agradecimiento a cambio.

Un nuevo comienzo

de musulmanes a mormones

Tres años después, a comienzos del  Año Nuevo del  2016, los Tazehabadi recibieron noticias de que finalmente tendrían una casa y un nuevo comienzo en West Palm Beach, Florida. Patrocinados por el Organismo de las Naciones Unidas para los Refugiados, junto con otras organizaciones, los Tazehabadi llegaron a los Estados Unidos el 7 de marzo de 2016.

“El primer domingo que estuvieron aquí, fue muy emotivo”, dice Shauna Hostetler, miembro del barrio West Palm Beach, quien se ha convertido en una amiga cercana y mentora de la familia. “Tina dijo: “Nuestro viaje de 10 años como refugiados está llegando a su fin. Tuvimos que volar de Turquía a Amsterdam y estaba muy, muy frío. Y luego aterrizamos en Nueva York y todavía estaba muy frío, pero cuando aterrizamos en Nueva York, sabíamos que estábamos a salvo. Y sentimos que estábamos finalmente en  casa”.

Aunque fueron rechazados por sus propias familias, los Tazehabadi pronto encontraron una nueva familia con los santos en  Florida. “Todas las personas de nuestro barrio los aman y tratan de reunirse con ellos”, comparte Hostetler. Desde acompañarlos a la iglesia y a seminarios matutinos hasta ayudar a la familia a pagar el alquiler de su apartamento y encontrar las escrituras en Farsi, los santos de Florida acogieron a los Tazehabadi.

Los Tazehabadi a su vez han llegado a amar y abrazar la nueva cultura y el país del cual ahora forman parte. “Cuando estuvieron aquí para el Cuatro de Julio, fue como Navidad para ellos. Querían tomar fotografías, y querían su propia bandera pequeña. Un hermano de nuestro barrio les dio la suya, una enorme bandera. La tenían en su casa, y estaban llorando y tomándose fotos”, recuerda Hostetler.

Manteniendo la fe

El 30 de abril de 2016, la familia Tazehabadi viajó a Fort Lauderdale para asistir al templo por primera vez, realizar bautismos para muchos de sus familiares. Aunque Mina e Iraj tienen planes de recibir sus investiduras y ser sellados juntos pronto, nunca olvidarán el primer día que estuvieron con su familia en el templo.

“En el templo, se sentaron y lloraron y se abrazaron, eran muy lindos y se  tomaban fotos”, dice Hostetler. “Cada vez que oyen hablar de un viaje al templo, preguntan: ‘¿Podemos ir?’ (…) Son tan firmes … La fe es lo único que les hace permanecer firmes”.

Aunque Estados Unidos proporcionó nuevas oportunidades para los Tazehabadi, sus penurias estaban lejos de terminar.

Poco después de su llegada a los Estados Unidos, surgieron problemas con una agencia local de refugiados, los Tazehabadi se encontraron repentinamente sin fondos, recursos laborales, clases de inglés o muchos de los recursos necesarios para construir una nueva vida.

Pronto Hostetler comenzó a tener la inspiración que la familia necesitaba trasladarse a Utah, donde podrían tener acceso a una multitud de recursos disponibles para los refugiados. Pero cómo los Tazehabadi construirían un hogar en Utah parecía menos claro.

Poco sabía Hostetler, que un viejo camino de experiencias  a punto de abrirse.

Edificando un Hogar

de musulmanes a mormones

Cuando Austin, hijo de Rachelle Anderson, estaba decidiendo dónde debía asistir a la universidad, esperaba que estuviera en una de las escuelas más cercanas a su casa en Riverton, Utah, en vez de West Palm Beach. “[Pero la familia] ayunó y oró por ello, y todos sentimos que se suponía que debía ir a Florida”, dice Anderson.

Los Andersons pronto desarrollaron una fuerte relación con el barrio de Austin en West Palm Beach. Un domingo mientras Rachelle y su esposo asistían al barrio, una hermosa niña iraní se levantó para tocar el piano durante la reunión sacramental. Era Tara.

Rachelle entabló una conversación sobre Tara con Hostetler. Después de escuchar la historia de Tazehabadi, se preguntó si había algo que pudiera hacer para ayudar. Fue entonces cuando Hostetler le preguntó si pensaría en ayudar a la familia a trasladarse por todo el país a una nueva casa en Utah.

Esa conversación dio inicio a un largo proceso de construir finalmente una casa para los Tazehabadi. En marzo de 2017, la familia se trasladó a Riverton, Utah, donde ahora se han convertido parte de otra familia del barrio. Antes de su llegada, el barrio renovó el nuevo apartamento de la familia para ayudarles a sentirse como en casa. Ellos continúan llegando, ofreciendo a llevar a Iraj a su nuevo trabajo en el Centro Humanitario, ayudando a Mina e Iraj a asistir a clases de inglés en el Colegio Comunitario de Salt Lake, cubriendo los gastos dentales de la familia e invitando a la familia a cenar los domingos por la noche. Conociendo el amor de la familia por la música, un miembro del barrio incluso donó un violín a Tina y Tara, junto con libros y lecciones.

de musulmanes a mormones

“El barrio ha sido maravilloso para ellos”, dice Anderson. “Es tan agradable estar con ellos. Son muy amables conmigo y con todos los que les han estado ayudando. . . . La [familia] ama a Riverton y les encanta el barrio. Se sienten muy seguros; sienten que la gente es muy amable; se sienten aceptados y amados”.

Los Tazehabadi continúan esperando y trabajando para un futuro mejor. Tara recientemente recibió su GED, se graduó de seminarios, y trabaja a tiempo completo, mientras que Tina se está centrando en completar su GED. Recientemente, las dos recibieron sus licencias de conducir y esperan asistir a la universidad. Mientras tanto, Iraj espera abrir un restaurante iraní mientras Mina espera publicar la historia que ha escrito sobre su familia, acerca de su fe, sus pruebas, su viaje y su conversión.

“El Padre Celestial nunca nos dejará solos”, dice Iraj. “Hemos aprendido que, podemos hacer cualquier cosa por nuestra familia. Por eso pasamos por dificultades, e incluso en los momentos más difíciles, sabíamos que podíamos superarlos juntos”.

Él continúa: “Si [sabemos] que Jesucristo es el Hijo de Dios y todos somos hijos de Dios, entonces sabemos que tenemos el poder de superar cualquier dificultad. Por eso siempre decimos que nuestro  Padre Celestial nos ama mucho, y Él nunca nos olvidará”.

Recientemente, al reunirse con un patriarca en la estaca, Anderson fue impactado por una frase que él compartió: “Todo esto porque Austin decidió ir a Florida para ir a la universidad”. Anderson dice: “En ese punto, se cerró el círculo y me di cuenta de que  la respuesta que recibimos hace cuatro años. . . no era sólo para [Austin]. Definitivamente lo fortaleció. . . Pero también tenía el propósito de ayudar a una familia a venir a Utah “.

Los Tazehabadi continúan saboreando cada momento de su viaje en el evangelio, y recuerdan la fuente de su luz y felicidad. Mina escribe:

“¿Qué tan bueno es para nosotros pensar siempre en Cristo en cualquier momento, en la tristeza o en la felicidad? Cuando tengamos sed, recordemos que Jesús estaba sediento cuando murió en la cruz por nosotros. Cuando tengamos hambre, recordemos  las veces en que Jesús estuvo hambriento, pero aún así dio su alimento a [otros]. O cuando estamos preocupados por un ser querido que está enfermo o cuando estamos enfermos, recordemos las veces en que Jesús sanó a los enfermos. Mientras estemos despiertos o mientras estemos durmiendo, debemos pensar en Cristo, porque entonces podremos sentir [Su] paz “.

 

Este artículo fue escrito originalmente por Danielle B. Wagner y fue publicado en ldsliving.com, con el título From Iranian Muslims to Mormon Refugees: One Family’s Incredible Conversion Story Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company