por Terrie Lynn Bittner

 Archivado debajo de: Templos Mormones: Propósitos y Promesas

Los mormones enseñan a sus hijos y— a sus adultos—que Dios es bondadoso y amoroso. Su doctrina respalda esto como algo más que simplemente una cosa agradable que decir. En la teología mormona, Dios es realmente bondadoso, amoroso y justo-todas las cosas que un buen padre debe ser.

Matrimonio-en-Templo-mormónHay algunas características únicas del mormonismo que fortalecen la visión mormona de que Dios es bondadoso y amoroso. Con frecuencia, ellas contestan preguntas que las personas han estado debatiendo durante siglos, las preguntas que comienzan con: “¿Cómo puede ser un Dios amoroso…?”

Una doctrina que refuerza este concepto es: ¿Qué les pasa a los bebés o niños pequeños que mueren sin el bautismo? Durante siglos, los teólogos y la personas comunes han tenido dificultades para conciliar el requisito bíblico para el bautismo con la realidad de que algunos niños mueren antes de que el bautismo pueda ser posible o antes de que ellos puedan elegir por sí mismos. Los mormones no tienen que lidiar con esto en absoluto. Ellos enseñan que la expiación de Jesucristo abarca a los niños pequeños. La teología mormona enseña que somos responsables de nuestros propios pecados, no por los pecados de Adán ni de nadie. Esto significa que la doctrina del pecado original no tiene cabida en la teología mormona. Las elecciones de Adán y Eva, que los mormones consideran una transgresión, no un pecado, trajeron la muerte al mundo y trajeron consigo otros desafíos, pero esas son las consecuencias naturales de sus decisiones que pasaron de generación en generación. No se impusieron castigos eternos a sus descendientes, como resultado de sus elecciones. Los niños que mueren antes de la edad de responsabilidad— ocho años— son considerados incapaces de pecar y por lo tanto mueren perfectos. Ellos regresan directamente a la presencia de Dios para siempre. Esta es la única respuesta posible de como un Dios amoroso trata la muerte de los niños pequeños.

¿Qué le sucede a alguien mayor de ocho años que muere sin la posibilidad real de obtener un testimonio de Jesucristo, de aceptarlo como su Salvador y de elegir el bautismo? Una vez más, el evangelio de Jesucristo tal como es enseñado por los mormones tiene una respuesta para eso. Nosotros somos responsables sólo por lo que sabemos y tenemos  control. Un niño de nueve años de edad, cuyos padres nunca le enseñaron acerca de Jesucristo; una persona que vivió antes de que Jesús naciera; o una persona que vive en un país donde la religión está prohibida; ellos no son responsables por no haber elegido lo que ellos no tuvieron la posibilidad de elegir. Además de esos tipos de personas, algunos de los que han oído hablar de Jesucristo nunca han recibido un testimonio de Su divinidad por medio del Espíritu Santo, por una razón u otra. Algunos nunca supieron qué iglesia era la verdadera Iglesia de Jesucristo. Solamente el Espíritu Santo puede dar testimonio de la verdad de una manera innegable, y solamente Dios sabe quién tuvo una oportunidad verdadera y justa.

Por esta razón, si muere una persona que no es miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (el nombre real de la iglesia en la cual los mormones asisten), los mormones aseguran de que no están destinados a una eternidad sin la oportunidad de la exaltación. El bautismo requiere un cuerpo y solamente se puede efectuar en la Tierra. Los mormones construyen templos en los que se realizan el bautismo y otras ordenanzas por sus antepasados ​​que murieron sin ellas. Ya que no podemos saber quien recibió un testimonio del Espíritu Santo, no pretenderemos juzgar eso y debemos hacerlas por todos nuestros antepasados. Los mormones sólo pueden efectuar estas ordenanzas por  sus antepasados ​​directos.

Estas ordenanzas no los hacen a ellos mormones automáticamente. Obviamente, si no fuera una ordenanza válida, Dios la ignoraría. Si la persona no acepta la ordenanza, es como si nunca hubiera sucedido. Es válida sólo si el receptor, quien ha sido enseñado en la verdad durante el año siguiente después de su muerte, la acepta. El albedrío es una parte esencial del mormonismo. Estas personas no se cuentan como mormones en los registros de la iglesia ya que no hay manera de saber qué decisión tomó. Simplemente se les ofrece una elección, tal como la habrían tenido en la tierra si hubieran tenido la oportunidad. Nadie debe ser privado del derecho a elegir entre aceptar o rechazar las decisiones que tienen consecuencias eternas. Esta es la única manera que un Dios amoroso obraría.

Otro aspecto de la teología mormona que demuestra a un Dios amoroso también ocurre en los templos. Los mormones creen que Dios considera a las familias como una parte esencial de Su plan. Él le dio a Adán una familia tan pronto después de la creación y nos enseñó a hacer que nuestras familias sean una prioridad. Él puso en nuestro corazón la capacidad de amar a nuestros esposos e hijos con una intensidad que no se encuentra en ningún otro lugar. Él también enseñaba que el divorcio era una abominación para Él. A Jesús, se le preguntó sobre el divorcio, dijo que en el principio, el divorcio no estaba permitido-que nunca ha sido parte del plan de Dios y sólo se permitió debido a la dureza del corazón del hombre. ¿Por qué, entonces, Él no solo divorciaría a las parejas forzándolos en contra de su voluntad, sino que arrebataría a sus hijos de ellos? Él no lo haría, por supuesto. Si el cielo está destinado a ser un lugar en el cual nosotros seremos los más felices de lo que podemos imaginar, nosotros necesitaríamos que tener a nuestras familias con nosotros como nuestras familias. La mayoría de nosotros nunca estará del todo feliz a menos que toda la familia esté junta. La posibilidad de elegir por tener una familia eterna es una de las grandes bondades que Dios ha creado para nosotros, y es cuestión sin pruebas de Su amor.

El mormonismo responde a todas las preguntas que la gente tiene acerca de porque un Dios amoroso haría algo. El Dios del mormonismo es bondadoso y amoroso y los mormones no tienen ninguna duda de su lugar en su corazón.

 Más recursos:

Templos mormones

Creencias mormonas

Creencias Mormonas acerca de Dios y Jesús

 Este mensaje fue escrito por

 Terrie Lynn Bittner – quien ha escrito 472 mensajes en LDS Blogs.

Etiquetas: ¿Cómo puede un Dios amoroso, Dios amoroso, templos mormones, ¿Qué pasa si alguien muere sin el bautismo, ¿Qué pasa con los bebés que mueren, ¿Por qué Dios?