Genealogía e historia familiar son palabras que utilizo indistintamente, pero yo uso historia familiar con más frecuencia que genealogía.Los que diferencian entre los dos términos definen la genealogía como los nombres, fechas y lugares que van en un cuadro genealógico y los antecedentes familiares como las historias de nuestros antepasados ​​que nos ayudan a saber la clase de personas que eran. Me encantan las historias, así que tal vez es por eso que prefiero el término de historia familiar.

Desde que usted nació ha estado creando una historia que es parte de la historia de su familia.¿Qué es lo que usted tiene en su casa que le habla de su historia? El siguiente es un buen método para recolectar lo que se tiene:

Consiga una caja de cartón; cualquier caja servirá; póngala en un lugar donde estorbe, bien sea en el sofá o en el mesado de la cocina, cualquier lugar donde no pase desapercibida. A continuación, durante varias semanas, reúna y ponga en la caja cada registro de la vida de usted, como la partida de nacimiento, el certificado de su bendición, el de bautismo, el de la ordenación en el sacerdocio y el de graduación. Reúna diplomas, todas las fotografías, logros académicos, diarios que haya escrito, cualquier cosa que tenga que ver con su vida; cualquier cosa escrita, grabada o registrada que testifique que usted está vivo y lo que haya hecho.

No intente hacerlo todo en un día; dedíquele tiempo. La mayoría de nosotros tenemos esas cosas desperdigadas por ahí. Algunas están embaladas en una caja en el garaje, debajo de una pila de periódicos; otras están guardadas en los cajones, en el desván o en cualquier otro lugar. Puede que incluso algunas estén entre las páginas de la Biblia o en cualquier otro lugar. (“Su historia familiar: Cómo empezar“por Boyd K. Packer, Liahona, agosto de 2003)

14_historia-familiar-PS-300x187

Genealogía. Haga clic la foto para leer todos los artículos de Christine

Dependiendo de su etapa en la vida, es posible que tenga los certificados, fotografías y cartas de las generaciones anteriores, además de los documentos que se relacionan con su vida.La idea de “conseguir una caja” puede funcionar incluso si usted acaba de conseguir su primera vivienda propia y sus documentos históricos aún se encuentran en la casa de sus padres, usted sólo tendrá que pedir su ayuda para recolectar estos artículos. Una vez que haya tenido tiempo de recolectar las cosas, es el momento de organizarlas. Ahí es donde el sistema de archivo que ha elegido entra en juego (VerGenealogía 101). Es probable que desee crear un archivo por usted mismo, además de los archivos por apellidos.Dentro de los archivos, coloque los elementos en orden histórico que le harán más fácil registrar las historias que estos artículos cuentan. Asegúrese de registrar su propia historia, junto con las historias de sus antepasados. Sus descendientes estarán agradecidos de que usted lo haya hecho. ¿Mantiene usted un diario? Un diario personal no sólo beneficiará a los que pudieran leerlo después de que se haya ido, sino a usted mismo puede ayudarle también. Todos tenemos momentos difíciles en la vida. Si registramos esos tiempos y cómo hemos llegado a superar cada uno de ellos, puede ser una poderosa ayuda para conseguir superar los desafíos futuros. Me extenderé sobre cómo escribir su propia historia y diario en futuros artículos.

Hay muchas cosas que se pueden encontrar para poner “en la caja.”Me gustaría compartir algunas de las cosas que me pareció que me ayudaron a conocer mejor a mi familia.

Cartas y tarjetas antiguas

Hasta ahora, no he encontrado un diario escrito por ninguno de mis antepasados.Lo más parecido a un diario que he encontrado son veinticuatro cartas que se dieron entre mis abuelos paternos durante su noviazgo.Compartí la forma en que se conocieron en un artículo anterior.http://ldsblogs.com/18326/proudly-stand-shoulders-ancestorsSus cartas están fechadas entre 1910 y 1914.Las primeras cartas se intercambiaron mientras ambos estaban viviendo en Manhattan, Nueva York. ¡Imagine hacer citas sin teléfonos celulares! Continuaron escribiéndose después de que el abuelo se mudó a California. Las cartas son valiosas para mí porque muestran un lado de mis abuelos que nunca conocí. El año en que nací, mis abuelos paternos tenían ambos 65 años. Como resultado, sólo los conocía como personas mayores. Sus cartas muestran una visión de sus vidas cuando eran jóvenes. Éstos son Cornelio y Mollie O’Neill en el día de su boda:

foto-ancestro1

¡Sus cartas revelan que la boda casi no se lleva a cabo!Cuando Cornelio se enteró de que él no era su único pretendiente, envió una airada carta comentándole a Mollie sobre su descubrimiento y que se dirigía a California en busca de trabajo en los campos petroleros. No sólo es el tono de la carta radicalmente diferente de todas los demás que escribió, su letra también es diferente.  Incluso sin leer sus palabras, su letra expresa su ira. En poco tiempo Cornelius se calmó, se disculpó por su airada carta y continuó su noviazgo con Mollie por correo a larga distancia. ¡La siguiente carta habla de lo cerca que estuvo su matrimonio de no concretarse!

carta-ancestro

Con fecha 05 de marzo 1914 la carta dice lo siguiente:

Mi querida y amorosa amiga Mollie:

Muchas gracias por su amable y cariñosa carta entregada hace unos días, no es necesario expresar mi alegría por su recepción. En primer lugar, Mollie, estoy más que encantado de escuchar que se inclina a ser mía nuevamente.Y que ha rechazado a Jack Doran. Y, Mollie, fue poco más que una sorpresa para mí escucharlo, pero siempre me dijo que nunca se casaría con él. Aunque yo por un momento llegué a creer lo contrario cuando me escribió que estaban comprometidos. Pero estoy encantado de escuchar que dicho compromiso se disolvió nuevamente. Espero que sea verdad.

Cornelio y Mollie se casaron en Coalinga, California, en diciembre de 1914 y pasaron la mayor parte del resto de su vida en ese pequeño pueblo en el desierto de California.

Entre las cartas que mis abuelos O’Neill guardaron había una tarjeta de Navidad que habían recibido en 1950 de sus primos en Irlanda.No había nada extraordinario sobre la tarjeta, pero en la solapa del sobre había una dirección del remitente. Consulté en un mapa y encontré que la dirección estaba cerca de donde miabuelo había crecido.Dado que la tarjeta era de hace más de medio siglo, pensé que la familia podría haber estado en esa misma dirección a principios del siglo XX. Consultando el censo irlandés de 1901 quedó demostrado que lo que creía era cierto. ¡Aquí estaba el primo de mi abuelo cuando era niño enumerando a sus padres y hermanos! Ese censo proporciona información sobre un grupo de la familia entera de la que yo no sabía nada hasta ese momento.

Fotografías

¡Me encantan las fotografías! Le dan rostro a los nombres encontrados en los registros.  La siguiente es una de mis favoritas, ¡ya que proporciona una ventana a las personalidades de las personas!

ancestro-foto2

Esta foto tomada alrededor de 1925 es de Cornelio y Mollie O’Neill con su primer auto.Fue una sorpresa para mí ver a una mujer a la que sólo había conocido como señorial y reservada, ¡posando en el capó de un coche!

Mi tío me contó la siguiente historia en relación con el auto.Cuando Cornelio era uno de los pocos trabajadores que no contrajeron la enfermedad durante la epidemia de gripe, fue ascendido a un puesto de trabajo que venía con un vehículo de la empresa. Cuando Cornelio comunicó de que él no sabía conducir, ¡su jefe respondió que mejor había que aprender rápido o que iba a estar caminando demasiado! Por lo tanto, Cornelius aprendió a conducir. Con una licencia de conducir, su propio auto fue un paso natural.

Mi mayor frustración mientras veo las fotografías antiguas es cuántas de ellas están sin etiquetar.Yo sé bien cómo sucede esto, ya que tengo muchas fotos que mi esposo y yo hemos tomado que aún están esperando ser etiquetadas. Si tiene fotos sin etiquetar, consiga un lápiz suave y escriba en el reverso de la foto quiénes aparecen en ella y cuándo fue tomada. Si bien puede parecer una tontería, porque usted conoce bien a la gente en las fotos, es exactamente por eso que debe ser usted quien las etiquete. Y a medida que avance a través de sus fotografías, probablemente recordará las historias que desea escribir.

Un truco que he aprendido al trabajar con las fotos no identificadas es utilizar a los pocos que están identificados como una pista sobre la identidad de los que no lo están.Voy a utilizar las siguientes fotos como ejemplos.

foto-de-niño-1foto-de-niño-2

Aunque yo no tengo el hábito de hablarle a las fotos, cuando encontré éstas, dije en voz alta, “bueno ‘yo’ (“Me” en inglés), realmente desearía que te hubieras identificado un poco más”.Unas fotos más tarde, me encontré con ésta.

foto-de-dos-niños

La leyenda, escrita con la misma letra dice: “Wilbur y yo”.Wilbur es el hermano mayor de mi madre quien me dijo que ¡”Yo” es mi mamá! Una vez que reconocí a “Yo” como mi mamá, me di cuenta que, en las demás fotos, el edificio detrás de ella en las dos primeras fotos es la casa de sus abuelos.

La próxima semana compartiré lo que he descubierto para ser exitoso para hablar con otros miembros de la familia acerca de que saben de su familia.Por lo tanto, empiece a hacer una lista de la gente que podría contarle acerca de su familia. Comience con sus familiares de mayor edad mientras que todavía están vivos y lúcidos. Asegúrese de poner a los hermanos y primos en la lista. Es valioso hablar con los que están cerca de su propia edad, ya que pueden tener fotos, documentos y recuerdos que usted no tiene.