Por Krystal Wilkerson
Aquellas de nosotras que somos madres sabemos que es difícil. Lo digo en serio, después de dos años todavía lucho con el cambio. Me gustaría pensar que no soy la única, ya que se podría pensar que después de 2 años lo tendría “asimilado”, y también algunas de las cosas que hago. Sé cuándo mi hija está triste, enojada, o dolida. A veces no siempre sé por qué, pero lo sé. Hay otras cosas, sin embargo, ¡en las que me siento tan perdida! Tratar de equilibrar el ser madre, esposa, yo misma, una hija, una amiga, una líder de las jóvenes en mi Iglesia … es mucho. La mayoría de los días me siento completamente abrumada por todo esto, más de lo que me gusta admitir. ¡A veces me siento como si estuviera flotando en el agua durante semanas!

Mujer orandoSoy una ávida lectora, por lo que no dejo de pensar que tal vez si leo todos los libros de paternidad sabré qué hacer o cómo averiguarlo. Tal vez si leo lo suficiente, lo conseguiré. También me encantan los planificadores y la organización. Tal vez si planifico cada minuto de mi vida, pueda plasmarlo. ¿Pero quién quiere planificar cada minuto de su vida? ¿Dónde está la vida en ello?

Siento tener que decir que no he encontrado una solución perfecta para equilibrar todo. No sé si alguna vez lo lograré, pero puede que haya encontrado una manera de poder llevarlo a cabo, y eso es a través de la oración. Se me enseñó a una edad temprana a ofrecer mis oraciones, a pedir a Dios, y se nos dará. Enseñar y hacer son dos cosas muy diferentes. No siempre soy buena diciendo mis oraciones. Sabía que tenía que estar haciéndolas, y cuando hablaba con mis amigos sobre mis luchas, lo primero que les preguntaba era, “¿Estás haciendo tus oraciones?” En el fondo de mi mente sabía que tenía que estar orando, ¡pero me sentía desanimada porque necesitaba respuestas en el momento! Soy una estudiante visual, así que sentía que necesitaba un plan que pudiera escribir, algo que pudiera ver para solucionar el problema.

Estaba abriendo mi corazón un día a mi cuñada que, como todos los demás, me preguntó si había estado haciendo mis oraciones. Le expliqué que necesitaba un tutorial paso a paso: sobre cómo ser una buena madre y esposa. Le dije que sabía que orar ayudaría, pero que aún no se organizaría o equilibraría todo. Mi cuñada siempre tan paciente sólo sonrió y me dio una palmadita para que tomara las cosas con calma.

Me despertaba cada día a una hora temprana y oraba, bastante. Desde que comencé mis oraciones de la mañana, ¡realmente todo ha sido mucho mejor! No, mi día no se organizó por arte de magia, ni la ropa se lavó sola mágicamente ni se tendió por sí misma. Sin embargo, pude hacer frente a todo con una mejor actitud. ¡La semana que empecé mis oraciones de la mañana era la que parecía ser la peor semana de mi vida!¡No estoy bromeando! Traté con más desperdicios orgánicos de lo que probablemente debería admitir, pero así era la vida regular, y estoy hablando de la realidad. Nuestro inodoro se desbordó, mi hija hizo sus necesidades más allá de la capacidad de su pañal en la alfombra, mi esposo estaba fuera cada noche para ayudar a los misioneros, y todo lo que podía salir mal salió mal. Yo diría que fue una semana muy difícil.

Niña haciendo burbujas

 

También tengo que decir que fue probablemente la más gratificante. Mi Padre Celestial sabía que yo lo estaba poniendo a prueba. ¿La oración realmente podría hacer esa gran diferencia? Entonces, ¿qué hizo? Él me dio la peor semana de toda la vida, y ¿saben qué? Limpié toda la suciedad con alegría. Me gusta pensar que Dios tiene un gran sentido del humor. Era mi mejor y peor semana. Sabía que a causa de mis dudas, tenía que tener una semana difícil para que yo pudiera ver los resultados de mis oraciones de la mañana. Mi testimonio de la oración sin duda se fortaleció y me hizo humilde. ¿Cómo pude haber estado tanto tiempo sin oración? ¿Cómo pude dudar de que haría una diferencia? La culpa es mía. Pero he aprendido y estoy agradecida por esa experiencia porque ahora lo sé.

Algunos días van muy suavemente, y algunos días son todavía más difíciles, pero ahora mi mente se ha reorientado para cuidar de mí misma espiritualmente y dejar que el resto caiga en su lugar. Hoy he tenido un día ajetreado, pero productivo. Reflexioné mucho hoy, y me sumergí en las cosas menos terrenales. Ya hice mi oración de la mañana, he jugado con mi hija, lavé un poco de ropa, hice una cena para una amiga mía que lo necesitaba, y por primera vez en mucho tiempo, las cosas cotidianas no parecían tan desalentadoras. No hay nada fácil en todas las cosas que hacen las mujeres, pero cuando se pone a Dios primero, y cuando centramos el hogar y la vida en torno a los principios del Evangelio, es increíble lo que esto hará por su familia y por usted.

Krystal Wilkerson