No está mal tener dudas sobre la historia de la Iglesia, doctrinas y líderes. No es malo buscar respuestas a esas preguntas, tampoco. La búsqueda de respuestas es la única razón por la que esta iglesia fue restaurada en primer lugar. El Presidente Dieter F. Uchtdorf nos recordó hace años que la Iglesia y sus líderes no son perfectos.

“Para ser completamente franco, ha habido veces en que los miembros o líderes de la Iglesia simplemente cometieron errores. Puede que se hayan dicho o hecho cosas que no estaban en armonía con nuestros valores, principios o doctrina”.

Una vez más, no es malo tener dudas. Lo que está mal, sin embargo, es cuando nuestras dudas no nos  permiten  que nuestras creencias tenga la influencia de las fuentes espirituales. El problema es, como enseña el Evangelio, que la única manera de tener una respuesta segura y duradera con respecto a los asuntos espirituales es tener un testimonio espiritual que responda a nuestra pregunta.

dudas sobre la iglesia

Por lo tanto, lógicamente (ten en cuenta la ironía), si estamos consultando sólo pruebas académicas modernas para obtener respuestas, es probable que no las encontremos. Es el equivalente a ir a Taco Bell buscando auténtica comida mexicana. No hay nada inherentemente errado con Taco Bell; podrían tener elementos de menú llamados tacos y burritos, pero si realmente quieres comida mexicana vas a tener que ir a una fuente más fiable.

El Élder Dallin H. Oaks lo dijo de una mejor manera en 1998:

“Hay aquellos cuyo enfoque intelectual de las cosas espirituales los ha dejado espiritualmente desnutridos y vulnerables a las dudas y recelos. … Las cosas de Dios, incluyendo la conversión espiritual y el testimonio, deben ser transmitidas a la manera del Señor, ‘por el Espíritu’”.

Echa un vistazo al siguiente diagrama. Es una representación visual de lo que sucede con demasiada frecuencia cuando un miembro o no miembro encuentra debilitantes dudas sobre aspectos de la Iglesia o religión en general .

como mejorar el estudio de las escrituras

El filtro de datos (en cualquier forma que se pueda tomar) desciende en el filtro desde arriba (puntos negros) e idealmente pasa a través de cada nivel del filtro en su camino hacia abajo, hasta que la creencia refinada emerge de la parte inferior. Así es como debe pasar.

Pero con demasiada frecuencia sólo permitimos que los datos pasen a través de las tres primeras capas del filtro antes de desviarlo a través del lado del embudo. Nuestras creencias “refinadas” se basan solamente en investigaciones académicas, fuentes modernas y pruebas tangibles.

Por supuesto, la evidencia y la investigación son grandes fuentes de conocimiento y siempre deben tenerse en cuenta. No son malos recursos, pero esas fuentes por sí solas no son suficientes para responder preguntas que pertenecen a esferas espirituales.

Hay varios otros tipos de evidencia que necesitan tomarse en cuenta:

dudas sobre la iglesia

Antigüedad: Sólo porque una idea o creencia  es antigua no significa que no sea verdadera.

Revelación: Cuando experimentes  duda, busca revelación. No la descartes.  El trabajo del Espíritu Santo es testificar de la verdad, pero generalmente tenemos que preguntar primero. Muchas personas se apartan de la Iglesia porque dejan de tomar en cuenta la revelación pasada o presente.

Testigo: A menudo tomamos en cuenta a los testigos que toman el partido de la oposición, pero ¿con qué frecuencia desestimamos  a los testigos  promueven de la fe?

Profético / Apostólico: Simplemente porque tenemos preguntas sobre la Iglesia no significa que deberíamos desestimar lo que los líderes de la Iglesia tienen que decir al respecto. Abordan temas difíciles y cómo lidiar con las dudas con bastante frecuencia. ¿Estamos escuchando?

Así que…

Por lo tanto, si tenemos dudas acerca de las minucias de la historia de la Iglesia o simplemente nos preguntamos si es realmente necesario ir a la Sociedad de Socorro cada semana, debemos asegurarnos de tener en cuenta todas las fuentes de verdad, incluyendo las espirituales.

 

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por David Snell y fue publicado en MormonHub.com, con el título Here’s the Wrong Way to Deal With Doubts About Mormonism Español © 2017