¿Por qué Dios Permite que los niños sufran?

Niños abusados

Escrito por Geoff Steurer ldsmag.com y traducido por Patricia Ortiz R. de Verano para mormonsud.org

Recientemente, un lector escribió en Geoff Steurer, un terapeuta matrimonial y familiar. Ella le preguntó por su hija que, con apenas 11 años de edad, había sido abusada de una manera que la “destrozó a ella y a nuestra familia”. Después de este evento, ella comenzó a perder su fe, a hacer preguntas como: “¿Por qué Dios permitió que esto me pasara? Esta fue la respuesta de Steurer:

Pregunta

Hace dos años, mi hija, que en ese entonces tenía 11 años, sufrió algo terrible. Eso la destrozó a ella y a nuestra familia. Traté de “aconsejarla”.  Yo era su soporte a través de todo ello. Ella tuvo consejería profesional, pero se detuvo porque sintió que no la estaba ayudando.

Ella me preguntó, “¿Por qué Dios permitió que esto me pasara? ¿Por qué no lo evitó?

Y yo no tenía una respuesta para ella. Le pregunté a mis amigos de la iglesia, ellos me hablaron del libre albedrío y es parte del Plan de nuestro Padre, pero estas “respuestas” no reconfortaron a mi hija. No sé cómo mostrarle que el Padre Celestial la ama y se preocupa por ella. Ella dice que ya no cree más.

Respuesta

Mi corazón se rompe por tu pequeña hija. El trauma a cualquier edad es horrible, pero es especialmente difícil ver un niño lidiar con la pérdida de su inocencia a manos de un abusador. Los niños son tan confiados y simples en su concepción del mundo. Siento oír lo que ella tuvo que experimentar algo que alteró su vida.

Sus preguntas son realmente muy normales para cualquier persona que ha sido objeto de abuso o traición. Una creencia en nuestro Padre Celestial ayuda a la mayoría de las personas a que se sienten seguros y protegidos, especialmente cuando ocurren cosas difíciles. Sin embargo, cuando alguien tiene una experiencia traumática que abruma por completo su capacidad de hacer frente ella, es común comenzar a cuestionar todo, incluyendo la realidad de un Dios amoroso y protector.

Hacemos estas preguntas difíciles porque queremos saber en qué podemos confiar. El trauma es impredecible y cambia por completo nuestra percepción del mundo como seguro y ordenado. Para la mayoría de la gente, que tiene una relación con el Padre Celestial es parte de ese orden en el mundo. Cuando todo se torna al revés por una traición, es común preguntarse lo que es real y lo que es falso.

Desafortunadamente, la mayoría de personas con buenas intenciones no toleran este tipo de preguntas muy bien y empiezan a proporcionar respuestas inmediatas que son intentos ciegos para disminuir sus propias ansiedades. Tienen dificultad para tolerar el llanto del sincero del alma de alguien que no está seguro de nada y buscan testificar inmediatamente a esa persona de la realidad de un Dios amoroso. Mientras que son bien intencionados, este enfoque no es útil para las personas que están pasando por un proceso de recuperación del trauma.

Es probable que recuerden el dicho familiar de “la gente no le importa cuánto sabes hasta qué saben cuánto te importa”. Su hija necesita saber en primer lugar que usted y otros se preocupan por ella. Se necesita espacio para ordenar sus sentimientos confusos.

Es trascendental que ella nunca se sienta culpable por hacer estas preguntas. Ella no está haciendo nada malo reduciendo la velocidad y tratando de averiguar cómo Dios obra en su vida. Ella está haciendo preguntas importantes y necesita el permiso y apoyo. Me encantan las enseñanzas tranquilizadoras del Élder Neal A. Maxwell sobre cómo nuestro Padre Celestial nos da espacio para crecer y progresar. Él dijo:

Dios conoce verdaderamente lo que sabemos. Él conoce los pensamientos de nuestra mente y corazón. Se conoce asimismo nuestra conceptual, así como nuestras limitaciones ambientales. Él conoce nuestras herencia genética. Él conoce la interacción circunstancial de las oportunidades y limitaciones. De modo tranquilizador, Él también conoce nuestras debilidades, enfermedades, dolores y pecados.

Pues, Dios puede hacer todas las concesiones necesarias, mientras juzga siempre tan justamente nuestro rendimiento mortal. Él nos da el espacio o el tiempo no sólo para elegir, sino también para arrepentirse y cambiar. De hecho, en su plan, finalmente, la misericordia “sobrepuja a la justicia” (Alma 34:15). [I]

Me alegra saber que no está fingiendo tener todas las respuestas. A pesar de que hay cosas de lo que usted está segura, su hija está tratando de ordenar a través de lo que sabe y no sabe. Sólo Dios tiene todas las respuestas. Nos queda más que vivir por fe. Tenemos que ser amables y pacientes con los demás y con nosotros mismos a medida que tratamos de construir una fe más profunda y la confianza en el plan de Dios para nosotros.

Me alegro de que no está fingiendo que tiene todo resuelto con su hija. Ella no necesita ninguna confusión adicional en este momento, especialmente de su madre. Ella está viéndola para su seguridad y la estabilidad en un mundo que estaba al revés. Admitiendo que usted no sabe todas las respuestas le ayudará a sentirse segura de que no está sola en su búsqueda. Es perfectamente aceptable compartir lo que sabe e invitarla a buscar con usted a medida que continúe profundizando su comprensión.

Habrá tiempo y espacio para que usted la ayude a identificar lo que cree y lo que le da paz y consuelo. El Élder Jeffrey R. Holland, dio un inspirado consejo en qué hacer cuando se pierde la fe:

En momentos de miedo o duda o tiempos difíciles, mantenga el terreno que ya ha ganado, incluso si ese terreno es limitado. Cuando esos momentos vienen y surjan los problemas, y la resolución no sea inmediata, aférrense al conocimiento que ya tienen y manténganse firmes hasta que reciban más conocimiento.

También haga espacio para invitarla a conocer su opinión sobre la naturaleza amorosa de Dios. Ella podría beneficiarse al oírla orar con ella y para ella. Continuar con los hábitos regulares en casa con la oración, el estudio de las Escrituras, la noche de hogar, las bendiciones del sacerdocio, y así sucesivamente. Darle permiso para decidir cuánto ella quiere participar mientras que amplía constantemente sus oportunidades para conectarse con la Divinidad.

El Élder Richard G. Scott dio dos discursos poderosos en la Conferencia General sobre la sanación del abuso. Los animo a estudiar estos discursos y orar por oportunidades para saber cómo utilizar sus enseñanzas para bendecir a su hija.

Su presencia en la vida de ella tendrá un tremendo impacto en su concepto de un Dios de amor. Ella necesita saber si puede contar con usted para estar allí para ella. Ella necesita saber ahora más que nunca que ella no está sola y que puede confiar. Al darle espacio para hacer preguntas difíciles y luchar con la incertidumbre, está aprendiendo que el mundo no es completamente inseguro. Ella está aprendiendo que al menos puede contar con una persona para protegerla. Su presencia y protección le da algo que es más grande que cualquier explicación que podría darle en este punto.

Es posible considerar la posibilidad de orientación otra vez con un especialista en trauma. Existen protocolos eficaces para trauma, tales como Reprocesamiento y Desensibilización a Través del Movimiento Ocular (EMDR), Integración del Ciclo Vital, Experiencia Somática, terapia de juego, y otras técnicas basadas en la investigación que son altamente eficaces en la resolución de los síntomas traumáticos. La terapia de conversación no es siempre la ruta más eficaz para llevar a cabo, especialmente para los niños.

Permanezca cerca de ella y muéstrele que está a salvo. Se necesitará tiempo para que su sistema nervioso, cerebro, cuerpo y corazón se realineen. Continue rodeándola con la luz, la verdad y el apoyo. Está haciendo más por ella de lo que usted pueda darse cuenta.