Larry y Sharon Corsini comenzaron su amor de 54 años en 1962 en un cine en Idaho Falls. Sharon estaba vendiendo boletos cuando el guapo Larry, de Massachusetts, le atrajo la mirada y el corazón.Se casaron ese mismo año.En las cinco décadas desde entonces, a través del caos de tres niños, diez nietos, y cinco bisnietos, Larry y Sharon vivieron de la manera que se habían prometido.

Juntos.

En la oscuridad del 13 de diciembre, entre las 2:00 y las 3:00 de la madrugada, Sharon, de 74 años, se cayó de la cama. Había estado luchando contra varios problemas crónicos y sólo tres días antes habia estado en la sala de emergencias combatiendo una insuficiencia renal. Pero después de recuperar fuerzas y recibir una transfusión de sangre, regresó a casa con su esposo.

Aunque nadie está seguro de lo que sucedió después, es probable que Larry, de 76 años, se despertó cuando su esposa cayó y trató de ayudarla. Pero en el proceso de pasar de su lado de la cama a la de ella, Larry cayó en la mesita de noche, se golpeó la cabeza y sufrió un ataque cardíaco masivo.

Horas más tarde, Emergencias encontró a la pareja en el piso de su dormitorio, la mano de Larry descansaba tiernamente en el hombro de su amada.

Ambos habían dejado este mundo juntos.

Mientras el mundo podría estar sorprendido, su familia consideró que las noticias de la semana pasada fueron desgarradoras, pero esperanzadoras. Trágicas, pero oportunas. Perfectamente improbable, pero de alguna manera era perfecto.

Su hijo menor, publicó las noticias en las redes sociales y mi corazón se hundió. He conocido a Larry desde nuestro primer año en BYU y desde ahi hemos estado en contacto lo mejor que hemos podido. En una llamada telefónica después del funeral, le pregunté a mi amigo cómo estaba, y qué pensaba del inusual adiós de sus padres.

“Estoy bien”, dijo con esa risa de marca registrada que aun recuerdo bien de cuando corriamos de noche de nuestro cuarto a Taco Bell. “Todavía estoy juntando todo.”

Larry explicó que aunque su curiosidad es real, nunca sabrán en esta vida quién de sus padres se fue primero. “No es importante en este momento. Quiero decir que sabemos que papá tuvo un ataque al corazón y sabemos que no quería irse solo. Hicieron todo juntos.

Cuando nadie respondió a la puerta, se llamó al 911 y el descubrimiento fue hecho. Larry pronto recibió una llamada de su hermana que comenzó con sonidos de sollozos y explotó en una frase que nunca olvidará. -¡Hemos perdido a los dos!
“Me sorprendí”, dijo. “Pero entonces pensé, por supuesto que ellos hubieran querido que sucediese asi. No más sufrimiento y quiero decir que murieron justo al lado del otro. Siempre estuvieron juntos en todo lo que hacían. Estuvieron juntos en esta vida durante 54 años y ahora juntos se iban de este mundo. Se apoyaron mutuamente en cada paso del camino. Hasta el final.

Larry también habló de su agradecimiento por no tener remordimientos. Aunque vivía a cientos de kilómetros de distancia, los visitaba a menudo para cocinar y llevarlos de compras.

Larry dijo que el funeral de paso reunió a toda su familia por primera vez en 11 años. Ha sido agradable. Mis hermanas y yo hablamos de lo importante que es vivir cada día y no tomar la vida por sentado. Estar en contacto con los padres. Para hacer llamadas telefónicas. Visitarlos.”

Añadió recuerdos tiernos de que su padre se convirtió en el hombre de la casa a los 10 años y comenzó a trabajar y conducir a las 11. “Ha estado cuidando a la gente toda su vida. Tiene sentido que se ocupara de mamá al final.

Cuando se le preguntó qué querría que una audiencia global aprendiera sobre la extraordinaria experiencia de su familia, le dio un rápido asentimiento al servicio. “Mis padres eran todo sobre el servicio. Estaban tranquilos, pero amaban a la gente y lo demostraban sirviendo. Y lo hicieron todo juntos. Todos deberíamos hacer eso. ”

Mi amigo afligido tiene razón. Todos deberíamos hacer eso. Y debemos hacerlo de la manera que los Corsini lo hicieron, juntos

 

El siguiente artículo fue escrito originalmente en inglés por Jason F. Wright para  LDSLiving.com