Cuando salíamos juntos, mi ahora esposo tenía un secreto que le preocupaba que pudiera terminar todo: no había cumplido una misión.

Cuando yo estaba en el programa de mujeres jóvenes, recuerdo que me decían que un misionero retornado debería estar en la cima de mi lista de criterios de citas. Supuestamente, las citas y casarse con un Misionero Retornado significaría que mi esposo  honraría su sacerdocio, amaría  al Señor y sería todo lo que una buena chica Mormona deseaba .Algo como un príncipe Encantador.

Pero yo no me case con un Misionero Retornado

No fue por falta de opción — asistí a BYU durante cuatro años. Hubo Misioneros retornados en abundancia. El Servicio misional fue una de las cosas que pedí a mis citas, sobre todo porque hacían que nuestras conversaciones sean más fáciles.

Pero eso me metió en problemas  más de una vez, cuando les preguntaba amablemente a  miembros activos sobre sus misiones, y ellos respondían que no habían  servido o habían regresado a casa antes de tiempo. Siempre fue difícil, y me sentí terrible por entrometerme en algo que claramente encontraban doloroso. Entonces que debería hacer una chica?

Conocí a Mark. Era un chico tranquilo, pero dulce, y luego me enteré, que se enamoró de mí desde nuestro primer encuentro. Él también tenía un secreto: no había servido en una misión.Cuando llegamos a conocernos el uno al otro a lo largo del semestre, se avergonzó de su pasado y tenía miedo de decirme que no había servido una misión . Más de una vez, había experimentado el rechazo de las manos de otras mujeres Santos de los últimos días .

Mark nació en la iglesia, se inactivó durante su adolescencia y a principios de sus veinte años. Su madre tenía cáncer mientras estaba en la Universidad, y detuvo su educación para pasar más tiempo en casa con ella.

Cuando lo conocí unos años más tarde en BYU, él ya estaba en el camino estrecho y angosto, dando pasos valientes para limpiar su vida y estaba a punto de recibir el sacerdocio de Melquisedec. Él estaba asistiendo a la iglesia y tenía un llamamiento como misionero de barrio , hacía su mejor esfuerzo para magnificarlo. Por lo que todos decían que era un  fuerte y buen Santo de los últimos días . Cualquier mujer estaría feliz de casarse con él, y yo estaba muy emocionada porque se había enamorado de mí.

Oh , pero él no sirvió una misión de dos años.

¿Y eso sería motivo de no servir bien en la iglesia? No necesariamente. Se inactivó durante los años formativos. ¿Pero ,acaso un error del pasado que era demasiado tarde para arreglar, lo convertirá de Sr Correcto a Sr.  Incorrecto?

Cuando finalmente salimos, ya estaba profundamente enamorada de Mark. No sólo era inteligente y encantador, era fiel. Cualquier duda que pude haber tenido al enterarme de su pasado fue eclipsado por lo que sabía de El en el presente. (No me dolió que mi madre me dijera en una reunión, que sería muy difícil encontrar alguien que me amara de la manera que lo hacia Mark).

Pero para algunas personas, incluso para los que están en una relación, conocer la situación de Mark  pudo haber sido una sorpresa . Especialmente si fueron criados para creer que el título misionero retornado es una garantía de justicia. Seamos claros: no lo es. El servir una misión puede significar que un joven voluntariamente siguió consejos justos de los profetas cuando dijeron que cada joven digno debe servir. Puede significar que creció espiritualmente en su misión. Puede significar que magnífica su sacerdocio, ama al señor y está más cerca de convertirse en el Príncipe Azul que es lo que las mujeres jóvenes con demasiada frecuencia prefieren . (Imagina la presión que esto pone a esos pobres misioneros retornados para que sean perfectos)

Sin embargo, aquellos que no sirven en la misión pueden ser igual de amorosos y justos, también. Como algunos de nuestros lectores en línea . Hay muchas razones por las que  alguien podría no ser capaz de servir. Razones de salud, problemas familiares, incluso los pecados pasados pueden evitar a un potencial misionero de entrar en el campo. Y todas estas cosas casi no tienen relevancia en la solvencia actual, espiritualidad o elegibilidad. Nuestra situación actual con el Señor es más importante que nuestra condición de pasado.

De hecho, se necesita una gran cantidad de fuerza y valor para los hombres como Mark para volver a la Iglesia, sobre todo sabiendo que los demás podrían juzgarlo por su inactividad y por no servir una misión debido a ella.

La belleza del evangelio es que tiene un lugar en él para cada uno ,para los santos y los pecadores, para la gente que sirve las misiones y para las personas que no lo hicieron. Mark y cualquier otra persona que ha cometido un error, pueden arrepentirse  a pesar de sus anteriores  pecados a través de la Expiación. A través de la oración, el estudio, y el trabajo duro, la gente puede cambiar. A veces da miedo tener la confianza de que el cambio es permanente, y perdonar ofensas del pasado que, en caso de repetirse, puede afectar a un futuro compartido.

Pero somos muy imperfectos. Todos estamos aprendiendo. Todos tenemos diferentes circunstancias, pruebas, luchas . Todos cometemos errores y todos queremos ser perdonados por esos errores. Lo lamentable para una persona que no puede servir por cualquier motivo es que a menudo es fácilmente visible. Se les recuerda una y otra vez y sienten la necesidad de justificarse  cuando alguien pide un simple, “donde sirvió?”

Hoy en día, Mark todavía se siente incómodo  cuando escucha esa pregunta. No debería. Porque no hay ningún sello de rectitud y eso va para los retornados  y los no retornados.