¡Felicidades! ¡Ahora estás casado con el amor más grande de tu vida! Estás a punto de introducirte a la gran aventura del matrimonio.

El primer año de matrimonio es maravilloso y desafiante. (I) Maravilloso porque ahora disfrutarás de la completa compañía de la persona que elegiste amar. (II) Desafiante porque te guste o no, habrá algunas diferencias que surgirán como parte de su vida de casados.

Por esos motivos, el primer año de matrimonio se llama “periodo de adaptación”. A continuación, mencionaré 6 consejos que pueden ayudarte a sobrellevar mejor tu primer año de matrimonio:

1. Establecer expectativas claras

También te puede interesar3 consejos que te prepararán para la intimidad en el matrimonio

Debido a la manera en que ambos fueron criados, es inevitable que tengan expectativas sobre la vida de casados. A veces, tu cónyuge sobrepasará tus expectativas, pero también habrá veces en las que no.

De vez en cuando, habrá problemas por esas expectativas que no se cubrieron.

Una de las mejores cosas que puedes hacer durante tu primer año de casado es sentarte a conversar con tu cónyuge sobre sus expectativas. Si es necesario, hagan compromisos y esfuércense por ponerse de acuerdo en los asuntos importantes con respecto a su unión.

2. Tener conversaciones muy sinceras

control de la natalidad

Este consejo me lo compartió una mujer casada: Una manera de superar los problemas del primer año de matrimonio es siempre estar dispuesto a tener una conversación muy sincera.

El Élder Robert D. Hales les dio el siguiente consejo a los recién casados que tienen problemas de comunicación:

“Conversen y de esa forma nunca dejen que las cosas insignificantes se vuelvan importantes”.

Aprendan a separar un tiempo para conversar, hagan un inventario de compañerismo, hablen con toda sinceridad, no se guarden nada. Al conocer realmente los sentimientos del otro, se dan la oportunidad de fortalecer su relación.

3. Descubrir nuevas cosas en común

pecado

John Claybaugh, una vez mencionó:

“El cortejo es el momento de descubrir quién eres tú y tu cónyuge – y es el momento para nutrir su relación”.

Durante el cortejo, una pareja se conoce poco a poco. Descubrir que una persona comparte la misma pasión que tú en la vida puede ser un factor importante para enamorarse. Sin embargo, el cortejo no termina con el matrimonio. Por el contrario, debe continuar.

Aprendan a seguir divirtiéndose al descubrir cosas nuevas que ambos puedan hacer juntos. Tu cónyuge es tu mejor amigo y ¿qué mejor manera de enriquecer una amistad que compartir un interés?

4. Escuchar y aceptar

perder un bebé

De manera contraria a lo que muchos esperan, el primer año de matrimonio no es color de rosa. Es el momento de que tú y tu cónyuge enfrenten los desafíos juntos.

Una cosa que aprendí en mi matrimonio es saber cuándo escuchar y aceptar. El dinero podría faltar, tu cónyuge podría tener problemas de confianza, en ocasiones se quedarán sin empleo.

Lo mejor que pueden hacer es recordar que en el matrimonio tanto el esposo como la esposa son el terapeuta del otro.  Tú eres el principal defensor de tu cónyuge. El mundo puede estar en contra de tu cónyuge o de ti. Pero, a medida que se apoyen y eleven, la carga será más ligera.

5. Estar dispuesto a perdonar

intimidad emocional

Frank Fincham, el director de la Escuela de Familia de la Universidad Estatal de Florida, dijo:

“Un matrimonio feliz es la unión de dos personas que saben perdonar”.

Sí, incluso en un matrimonio de cuento de hadas hay desacuerdos. Lo más importante de todo es que, al final del día, el perdón reine en sus corazones. “Lo siento” es una frase difícil de decir, pero es el bálsamo restaurador para un alma herida.

Discúlpense con toda sinceridad y háganlo mejor la próxima vez. En mi matrimonio, una cita del Presidente Monson nos ayudó a evitar los problemas grandes:

“Nunca permitan que resolver un problema sea más importante que amar a una persona”.

6. Trabajen juntos

intimidad emocional

El matrimonio es un trabajo en equipo. Ambos deben tomar ciertas medidas y desarrollar atributos que puedan calmar la tormenta del “año de adaptación” de su matrimonio.

El mensaje de Robert D. Hales es verdadero:

“No nos casamos con la perfección, nos casamos con el potencial”.

Cada uno es el brazo derecho del otro, pueden alcanzar su potencial como esposo y esposa al siempre adoptar lo bueno y dudar de lo malo. No olviden expresar su amor y hacerse cumplidos el uno al otro. Sean amables, compasivos y comprométanse a hacer que su matrimonio funcione.

pareja

Me encanta lo que dijo Sheri Dew:

Nuestro Padre sabía exactamente lo que hacía cuando nos creó. Él nos hizo lo suficientemente semejantes para que nos amáramos los unos a los otros, pero lo suficientemente diferentes para que tuviésemos que unir nuestras fuerzas y mayordomías para crear un “todo”.

Ni el hombre ni la mujer son perfectos o completos sin el otro. Por consiguiente, es posible que ningún matrimonio… alcance la plenitud de su potencial hasta que esposos y esposas… trabajen juntos en unidad de propósito, y se respeten y confíen en la fortaleza mutua.

Sí, aún se puede encontrar el amor, la felicidad y la satisfacción a pesar de los desafíos de los primeros años de matrimonio al permitir que reinen la comunicación abierta, el compartir intereses, la práctica del perdón y los interminables esfuerzos de amor.

El matrimonio es maravilloso y no hay nada más sublime que alcanzar tu potencial al lado de la persona que escogiste amar cada día de tu vida y por la eternidad.

Fuente: faith.ph