Cuando estaba en la escuela de posgrado de Princeton entre los años 1990 y 1995, trabajaba los veranos como secretaria temporal en varias grandes empresas locales. En una de esas situaciones, hablé con una compañera de trabajo acerca de mi religión. Ella era Bautista, y tenía algunas opiniones muy fuertes acerca de los mormones. Para ser más específica, ella llamaba al mormonismo una secta y cuando trataba de convencerla de lo contrario, ella insistía. Le pregunté las razones por las que pensaba que el mormonismo era una secta y traté de sugerirle que varias de las religiones que ella consideraba como religiones reales y no sectas tenían rasgos similares. Por ejemplo, su argumento de que los mormones no creen en la gracia sin obras me parecía similar al catolicismo.

En aquel tiempo me enojaba mucho que se nos consideraran una secta, pero 25 años más tarde, he comenzado a preguntarme, si (no) sería útil para los mormones entender por qué tanta gente piensa en el mormonismo como un secta. ¿Son sus razones características verdaderas y cosas que aceptamos? ¿Son verdaderas y cosas que tal vez quisiéramos cambiar? ¿O simplemente no son verdaderas y son cosas que tenemos que corregir a la gente?

Los signos de una Secta:

1. Un líder carismático

2. Negación de enseñanzas cristianas esenciales (Trinidad, Realidad de Cristo, la Segunda Venida)

3. Lavado de cerebro / Programas sistemáticos de Adoctrinamiento

4. Abuso Psicológico / Intimidación

5. El suicidio masivo / Expectativas Del día del juicio

6. Control Mental Autoritario

7. Organización Comunitaria Totalitaria

8. El proselitismo Agresivo

9. Humillación Social y Castigo

10. Limitación de la Información a la Membresía o Engaño Absoluto

José Smith fue en realidad un líder carismático. El hecho de que el mormonismo sobrevivió como religión el asesinato de Smith en 1844 y desde entonces ha seguido creciendo, parece indicar que el mormonismo no existía solamente por la personalidad José Smith. Sin embargo, cuando yo era un niña, hablábamos mucho más acerca de José Smith que de Jesucristo. Felizmente, creo que esto es algo que ha cambiado dramáticamente en la iglesia desde entonces. Podría ser útil para nosotros también, ponernos a pensar acerca de la forma en la que hablamos de los líderes actuales. ¿Los vemos como hombres con defectos? ¿Tendemos a elevarlos a un estado por encima de los mortales? ¿Negamos ver a José Smith como un mortal con defectos? ¿Cambiar sólo algunas palabras, dejaría en claro que adoramos a Cristo como el hijo de Dios y no a nuestros propios profetas?

Cuando Mitt Romney era candidato a presidente, Mike Huckabee hizo un gran alboroto sobre algunas creencias mormonas que son normales para la mayoría de los cristianos fundamentalistas, incluyendo la idea de que Cristo y Satanás eran hermanos y que los mormones no creen en la trinidad. Hay una serie de creencias mormonas que son variaciones de las creencias cristianas típicas, incluyendo la resurrección universal, el énfasis en las obras en lugar de la gracia, y la creencia de que los hombres pueden llegar a ser dioses. Por un lado, el mormonismo es claramente una religión cristiana, ya que creemos que Cristo era el hijo de Dios y usamos la Biblia como una escritura (aunque creemos que el Libro de Mormón es una traducción más pura de la palabra de Cristo). Los mormones tienen algunos puntos de vista muy diferentes sobre el cristianismo convencional. Algunas épocas enfatizan estos puntos de vista más que otros en la historia de nuestra iglesia ¿Estas creencias diferentes nos hacen una secta? ¿El Libro de Mormón nos hace una secta? Yo no estoy de acuerdo, pero puedo ver por qué otros cristianos nos ven de esa manera. No quiero dejar de lado el Libro de Mormón, pero creo que podemos trabajar y aclarar cuánto valoramos la Biblia y que todavía creemos en la Trinidad, y en casi todo lo demás de la fe cristiana, pero que lo vemos de una manera un poco diferente. En cuanto a que Cristo y Satanás son hermanos, creemos que todos somos hijos de Dios, el mismo Satanás y sus seguidores. ¿Acaso otros cristianos no creen lo mismo?

En cuanto al lavado de cerebro y adoctrinamiento, yo personalmente me estremezco cuando escucho de ciertas clases de “campamentos de jóvenes” que algunas estacas en la iglesia mormona promueven o incluso patrocinan. Nuestra “caminata” mormona a veces puede ser ejemplo de esto, asimismo ocurre con las experiencias EFY. Cada vez que los alimentos se niegan a alguien con el fin de promover una experiencia espiritual, a mí personalmente me molesta un poco. Los mormones creen que el ayuno es una forma importante de entender la pobreza y de acercarse a Dios. Sin embargo, la combinación de esto con una experiencia de varios días que incluye trabajos fuertes y la presión para dar un testimonio al final me parece un lavado de cerebro. La gente que me dice que “funciona” cuando me opongo tampoco ayuda. Yo sé que los mormones que son padres quieren mantener a sus hijos en la iglesia y que ven la influencia del mundo como algo malo. Ellos sienten que estas experiencias de campamento son la manera de contrarrestar el tiempo que los adolescentes pasan en la escuela y con los amigos pero tenemos que pensar cuidadosamente en los métodos que utilizamos. Queremos experiencias auténticas en la espiritualidad, no experiencias fabricadas o manipuladas. Y las experiencias que son forzadas, definitivamente quedan fuera.

¿Se utiliza el maltrato psicológico o la intimidación en el mormonismo? Es fácil decir que esto simplemente nunca sucede, al menos no a nivel institucional. La iglesia no envía personas a las casas de los demás para conseguir que “sigan las reglas”. No amenazamos a otros miembros para conseguir que paguen su diezmo, ni exigimos que voten de una manera determinada. No gritamos a los miembros en las reuniones de la iglesia con el fin de conseguir que renuncien a sus cigarrillos o alcohol.

Sin embargo, he oído a gente hablar sobre el uso de presión positiva para ayudar a los jóvenes a tomar las decisiones “correctas” en términos de seguir la Palabra de Sabiduría y permanecer castos antes del matrimonio. ¿Es esto intimidación? Cuando los jóvenes van a tener entrevistas a puerta cerrada con el obispo, ¿es este un momento amoroso para discutir la espiritualidad o podría ser visto como algo más? Estoy segura de que todo el mundo tiene la intención de ser amoroso, pero debemos ser conscientes de cómo ciertas prácticas podrían ser percibidas y la cantidad de presión que estamos poniendo en los demás. Queremos que la gente elija lo bueno libremente y no porque es más fácil hacer lo que se les dice que reflexionar sobre lo que realmente quieren. Está claro que creemos que el plan de Satanás es la alternativa al don del libre albedrío que nos da Cristo, por lo que podemos cometer errores y arrepentirnos en lugar de ser obligados a hacer lo que es correcto para que todos terminamos en el cielo. Así que asegurémonos a seguir el plan de Cristo en todo lo que hacemos.

Expectativas de suicidio masivo o del día del juicio pueden parecer algo que podemos descartar de plano como no parte del mormonismo. Así lo hice yo, hasta que un amigo no mormón mencionó lo incómodo que estaba con mi actitud entusiasta hacia la acumulación de almacenamiento de alimentos. En su opinión, la única razón para acumular tanta comida era porque esperaba el fin del mundo en el futuro. Ahora, la iglesia mormona ha hecho grandes esfuerzos para asegurar a la gente que este no es el único ni el uso más común para el almacenamiento de alimentos. El almacenamiento de alimentos se utiliza para comprar provisiones cuando las cosas están baratas y para la planificación de los alimentos, los cuales pueden ayudar a los presupuestos más ajustados. El almacenamiento de alimentos también puede ser un tipo de plan de ahorro para cuando acontecimientos inesperados sucedan, como la pérdida del trabajo. Y estar preparados en caso de emergencias va más allá de almacenamiento de alimentos, se debe tener kits de 72 horas en caso de inundación, incendio, o cualquier tipo de emergencia, incluidos los ataques terroristas. También significa saber a quién llamar y qué hacer, tener un plan de dónde reunirse, y así sucesivamente. Estas son cosas buenas, cosas que el gobierno sabe que los mormones hacen bien, pero al exagerar, como algunos de nosotros hacemos, damos la impresión de que estamos planeando para el apocalipsis. Armagedón es parte de nuestra escritura, pero creo que no debemos ser ni alegres ni casuales en hablar de cómo vamos a superarlo.

Los mormones tienen una conferencia general semestral en la que los doce apóstoles y la primera presidencia hablan a los miembros de todo el mundo, así como otras figuras autoritarias en la jerarquía de la iglesia. Muchos mormones disfrutan el fin de semana de la conferencia. Todas las demás reuniones de la iglesia se cancelan y la mayoría de nosotros nos quedamos en casa (en pijama) para escuchar a los líderes de la iglesia para que nos den asesoramiento y consejo y, a veces, simplemente consuelo. Sin embargo, para los que están fuera de la iglesia, les puede parecer como si se nos está “programando” y diciendo lo que debemos hacer en lugar de alentarnos a usar nuestras mentes para pensar las cosas. Me temo que

cuando perpetuamos la idea de que el profeta nunca diría que hagamos algo incorrecto o decir que si lo hiciese, Dios nos bendeciría por ser obedientes, nos estamos apoyando demasiado para el lado de la obediencia y hacemos que parezca que los mormones son robots en lugar de librepensadores. Sólo considere esto cuando hable de la iglesia.

Una de las cosas que más me encanta del mormonismo es la comunidad que creamos. Me encantan los maestros orientadores y las maestras visitantes. Me encanta que el quórum de los élderes y el grupo de sumos sacerdotes ayudan a las personas a mudarse al barrio y mudarse del barrio. Me encanta que la Sociedad de Socorro les lleva comidas a las mujeres que han tenido un bebé y a las familias necesitadas. Pero estos servicios que ofrecemos a los demás miembros de nuestro barrio puede parecer como una secta a los que no son del barrio, y tal vez no por razones que entendemos. Crear una comunidad que crece independiente de la comunidad cívica puede parecer extraño a los que no son parte de ella. Pueden sentir como que están siendo excluidos y que no prestamos atención a los vecinos que no son mormones. Puede hacernos parecer aislados del resto del mundo. Creo que es una cosa que nos separemos del comportamiento que no aprobamos, y otra cosa es vivir tanto en nuestras comunidades que los no mormones se sientan como que somos extraterrestres.

¿Proselitismo Agresivo? Estoy muy segura de que no amenazamos a personas con violencia física si no se unen a nuestra iglesia, pero la forma en que hablamos sobre la obra misional a veces puede ser un poco exagerada. Se espera que los hombres jóvenes mormones sirvan en una misión de dos años, y mientras no condenamos al ostracismo a quienes no lo hacen, hay estigmas unidos al no servir o al volver a casa temprano. Creo que a veces imaginamos que estos estigmas son buenos, ya que animan a los jóvenes a servir, pero yo no creo que sea cierto. Y “cada miembro es un misionero” significa que nuestros esfuerzos proselitistas no se limitan solo a los misioneros. Una cosa es ofrecerse a explicar las cosas mormones a los curiosos, y otra hacer que cada contacto con un no miembro sea en relación a unirse a la iglesia. ¿Y contar bautismos para probar algo? Para mí, eso es siempre incorrecto.

Cuando yo era adolescente, escuché hablar de la forma en que los Amish “apartan” a los que dejan el rebaño y pensé que era horrible. Por supuesto, nosotros los mormones nunca hacemos nada de eso, excepto que lo hacemos. No es formal, pero sucede. Cuando la gente trata de salir de la iglesia mormona, a menudo lo hacemos difícil. En lo que creemos que es una expresión de amor, seguimos enviando maestras visitantes y maestros orientadores. Pero esto puede sentirse como una forma de mantener el control sobre las personas que no quieren asociarse con nosotros. Se puede sentir como si nos negamos a dejarlos ir. Como una secta.

Y cuando se les niega miembros la recomendación para el templo por no obedecer la Palabra de Sabiduría o problemas debido a la disidencia contra líderes de la iglesia, ellos pueden sentir como que estamos usando la recomendación para el templo como una forma de obligar a la gente a hacer lo que dicen los líderes. Nosotros no

retenemos casas ni otros medios financieros, pero les decimos que no pueden ir a la boda de sus hijos si no cumplen. Y la ola de excomuniones que han ocurrido en los últimos dos años es otra manera de hacer que las personas que podrían estar inclinados a estar en desacuerdo se queden callados. ¿Es esto lo que queremos o pretendemos hacer? Por supuesto, una iglesia tiene derecho a decidir quién es uno de sus miembros, pero creo que podemos ser más cuidadosos en la forma en la que dejamos en claro que la excomunión no significa ser humillante públicamente. Podemos trabajar más duro para mostrar amor a los que se van de la iglesia, sin que los acechen en regresar.

En cuanto a control de la información que los miembros reciben, creo que hay mucho por hacer en este frente, también. La iglesia ha hecho un buen trabajo en los últimos años en la publicación de ensayos sobre José Smith y la poligamia, los negros y el sacerdocio, la postura de la Iglesia acerca de la homosexualidad, y sobre otros temas preocupantes. Pero creo que la organización de la iglesia tiene que hacer un mejor trabajo de dejar en claro que estos ensayos son oficiales y la difusión de la información a la dirigencia local, donde todavía parece un poco impredecible. Debemos tener mentalidad abierta a los hechos de nuestra historia. Eso no significa que tengamos que estar de acuerdo con la peor interpretación de esos hechos, pero ocultando hechos porque pensamos que los miembros no están “listos” puede parecer a manipulación y francamente, a una secta.

No creo que el mormonismo sea una secta. Incluso en mis días firmemente ateos, continué enviando a mis hijos a la iglesia porque creía que el mormonismo enseñaba un montón de buena ética y era una gran comunidad de la cual participar. Pero como alguien que regresa a plena fe en Dios y al mormonismo, me gustaría ser capaz de hablar de mi iglesia a mis muchos amigos que no son miembros de una forma que carece de vocabulario sectario. Quiero poder negar absolutamente que el mormonismo tiene cualquier atisbo de una secta en sus prácticas o creencias. Y creo que nosotros como grupo podemos mejorar ese resultado. Aquí prometo que voy a hacer mi parte.