Todos los que crecieron en la iglesia o recibieron charlas con los misioneros saben que el ángel Moroni fue quien se le apareció a José Smith, revelándole la ubicación de un registro antiguo que ahora conocemos como el Libro de Mormón. Sin embargo, en los primeros días de la Iglesia, el hecho no era tan claro. Algunas personas creyeron que fue Nefi, no Moroni, quien reveló la ubicación del Libro de Mormón.

También te puede interesar: Los 24 ángeles que visitaron a José Smith

Como indica el ensayo histórico de la iglesia sobre Moroni:

La historia de José de 1832 relata que el Señor “me mostró una visión celestial, porque he aquí, un ángel del Señor vino y se puso delante de mí” (José Smith, History, circa Summer 1832,” in Letterbook 1, 4, josephsmithpapers.org). Éste y otros antiguos informes se refirieron a este mensajero simplemente como “el ángel.” En 1835, José identificó al ángel como la figura del Libro de Mormón, Moroni, en una revelación publicada en Doctrina y Convenios (“Revelation, circa August 1835 [D&C 27],” Historical Introduction, josephsmithpapers.org). Su declaración más clara sobre la identidad del ángel apareció en una carta para los santos en 1842: “Y además, ¿qué oímos? ¡Alegres nuevas de Cumorah! Moroni, un ángel de los cielos, declarando el cumplimiento de los profetas: el libro que había de ser revelado.” (Joseph Smith, “Letter to ‘The Church of Jesus Christ of Latter Day Saints,’ 6 September 1842 [D&C 128],” 7, josephsmithpapers.org).

Estos informes no dejaron ninguna ambigüedad respecto a la identidad del ángel. Sin embargo, un documento clave complicó el panorama, el manuscrito más antiguo del informe canonizado de las visitas de Moroni (Joseph Smith—History 1:30–53) refers to the angel as “Nephi” (Joseph Smith, “History, 1838–1856, volume A-1 [23 December 1805–30 August 1834],” 5, josephsmithpapers.org). Esta referencia posiblemente se originó con el copista de José Smith, James Mulholland, que en 1839 comenzó a combinar varios manuscritos de la historia de José Smith en una sola narrativa. La evidencia sugiere que Mulholland no hizo una transcripción de José Smith sino que trabajó a partir de fuentes disponibles que no sobrevivieron.  Mulholland pudo haber estado confundido fácilmente respecto a la identidad del ángel, ya que muchos de los relatos anteriores de José, previos al borrador de Mulholland, no mencionaban el nombre del ángel.

Las primeras versiones de la historia de José Smith así como otros relatos que mencionan a un ángel “Nefi,” dependen del borrador de Mulholland. Como resultado, ambos “Nefi” y “Moroni” aparecieron en publicaciones durante la década de 1840 y 1860. Brigham Young sospechaba que la historia contenía un error de copia y asignó a los historiadores de la Iglesia investigar el asunto. Al revisar los otros relatos de José Smith sobre el ángel, concluyeron que el nombre “Nefi” debía ser reemplazado por “Moroni” y escribieron una corrección en el mismo manuscrito de Mulholland (Joseph Smith, “History, 1838–1856, volume A-1 [23 December 1805–30 August 1834],” 5, note 14). Ninguna evidencia indica que José alguna vez haya llamado al ángel “Nefi.”

Nefi

Más tarde, los líderes de la Iglesia aclararon este punto en nuestra historia de la Iglesia. En un discurso para el barrio cuarenta en Salt Lake City, el Élder John Taylor dijo: “El ángel Moroni vino a él y le reveló el Libro de Mormón… y, luego, vino Nefi, uno de los profetas antiguos, que había vivido en este continente, que estaba interesado en el bienestar de las personas con las que había vivido en aquellos días” (Journal of Discourses, 21:161, 163).

De hecho, Nefi fue uno de las docenas de ángeles que visitaron a José Smith, que lo instruyó y le confirió las llaves. El Élder Wilford Woodruff dijo que José Smith “fue instruido durante años a través de visiones y revelaciones. Asimismo, por medio de ángeles santos enviados por Dios desde el cielo para enseñarle, instruirlo y prepararlo para sentar las bases de esta Iglesia” (Journal of Discourses, 16:265).

El Élder Orson Pratt escribió en una carta personal que “El profeta frecuentemente recibió visitas de Nefi, Moroni, Pedro, Santiago, Juan (el Amado), Juan (el Bautista), Elías el Profeta, Moisés, los tres nefitas, etc. etc.”

Lds.org enumera a Lehi entre los profetas más resaltantes del Libro de Mormón que visitaron a José Smith mientras que el Élder George Q. Cannon menciona específicamente a Alma como un visitante celestial que instruyó al Profeta: “Si leen la historia de la iglesia desde el principio, se darán cuenta de que varios seres angelicales visitaron a José, pero ninguno de ellos profesó darle las llaves hasta que Juan el Bautista vino a él. Moroni, que tenía las llaves del registro del palo de Efraín, visitó a José. Sin dudas, también tuvo visitas de Nefi y podrían ser de Alma y otros.” (“The Right and Authority of the President Brigham Young,” (5 December 1869) Journal of Discourses 13:47).

Con la tarea de traducir un registro antiguo y sagrado; establecer la iglesia de Cristo en una nueva dispensación; restaurar las llaves del sacerdocio; difundir el evangelio en todo el mundo y muchas otras tareas abrumadoras, no es de extrañar que los ángeles y la ayuda del cielo estuvieran cerca de José durante toda su vida. Según William Taylor declaró: “Parecía estar tan familiarizado con el mundo de los espíritus así como con el otro lado, cuando estaba aquí” (“Joseph Smith, the Prophet,” Young Woman’s Journal 17 (Dec. 1906): 548).

Artículo originalmente escrito por Danielle B. Wagner y publicado en ldsliving.com con el título “Was Joseph Smith Visited by the Angel Nephi?