¿Cuál es el significado del árbol de la vida? El simbolismo involucrado puede brindarnos pistas. Los árboles tienen diversos significados simbólicos. A menudo, los arboles verdes representan a los justos, mientras que los árboles secos pueden simbolizar a los inicuos.

Catherine Thomas señaló que: “Muy a menudo en las escrituras… el árbol es un símbolo antropomórfico. Un árbol también sirve como un símbolo, después de todo, porque tiene extremidades, un sistema circulatorio, da frutos y demás. Específicamente, los árboles de las escrituras representan… a Cristo y sus atributos.” En todos lados leemos: “En la antigüedad, los árboles sagrados… representaban los atributos de los dioses.”

Susan Easton Black escribió: “El árbol de la vida se relaciona con la cruz, ambos tienen un significado algo parecido. Se relacionan con la resurrección, la vida eterna, el Señor, y el “amor de Dios” … Antes de la crucifixión de Cristo, el símbolo del árbol de la vida se utilizó ampliamente. Después de la crucifixión parece que la cruz lo reemplazó en cierto grado.

Cuando Nefi deseó saber el significado del árbol que su padre vio en su sueño (1 Nefi 11: 9 – 24), el ángel le mostró una visión del nacimiento de Cristo. Luego, el ángel le dijo a Nefi: “¡He aquí, el Cordero de Dios, sí, el Hijo del Padre Eterno! ¿Comprendes el significado del árbol que tu padre vio?” (1 Nefi 11: 21). Nefi respondió a esto: “Es el amor de Dios” (1 Nefi 11: 22). Jesús es el “amor de Dios” (Juan 3: 16) y el “árbol de la vida.”

árbol de la vida

Árbol de la vida de la visión de Lehi.

También te puede interesar: Cómo los vapores de tinieblas pueden aclarar el sueño de Lehi: Perspectivas de John Bytheway

Observa que se aceptaba que Adán y Eva participaran del árbol de la vida siempre y cuando guardaran los mandamientos, así como se les permitía participar de la gloria de Jesús siempre y cuando obedecieran los mandamientos. Entonces, la pregunta que debemos hacer, después de que Adán y Eva participaron del fruto del conocimiento de lo bueno y lo malo es: ¿por qué Dios colocó querubines con espadas encendidas para proteger el camino? Como se observa, era para evitar que Adán y Eva participaran del fruto del árbol de la vida mientras estaban bajo la maldición del pecado. Además, era para proteger a Adán y Eva de la presencia directa de Cristo mientras se encontraban en su estado caído. Sin embargo, la colocación de los querubines tiene un significado que es simbólico y al mismo tiempo, literal.

Probablemente, las llamas evoquen imágenes de santificación o purga. No obstante, existen numerosas connotaciones relacionadas con este símbolo relativo y popular. Las llamas son una manifestación de la naturaleza divina o celestial de una cosa. Representan la santidad, la iluminación, la inspiración, el esclarecimiento y la purificación. En cuanto a las espadas, las interpretaciones estándar y simbólicas incluyen la palabra de Dios, es decir, los convenios, los mandamientos, las enseñanzas y demás. Las espadas simbolizan el discernimiento y aquello que separa.

árbol de la vida

Adán y Eva siendo expulsados del Jardín del Edén.

Curiosamente, parece que existe una relación lingüística entre estos dos símbolos aparentemente separados y no relacionados. El lingüista y especialista en tipología de principios del siglo XX, Harold Bayley escribió:

El simbolismo de la espada como la palabra de Dios se consagra en la palabra espada. Es decir: el fuego o la luz de la palabra. La palabra espada en anglosajón era seax, que significa, “el fuego del gran fuego.” De manera similar, la palabra spada en italiano se convierte en sepada, que se traduce, “el fuego brillante del Padre,” y la palabra sabel en alemán se traduce como “fuego de Bel.”

Por lo tanto, parece que en la frase “espadas encendidas” tenemos un símbolo de las palabras, los mandamientos o los convenios revelados de manera celestial y divina que se utilizan para discernir, proteger y separar a los justos de los desobedientes. Los querubines con las espadas encendidas en los relatos de Génesis y Moisés sirven como una representación de aquellos seres que nos probarán según lo que tuvimos que aprender en esta vida para poder entrar en la presencia de Dios. Como se señaló previamente, el Presidente Brigham Young declaró una vez:

“Vuestra investidura es recibir todas aquellas ordenanzas de la casa del Señor que son necesarias para vosotros después de salir de esta vida para permitiros volver a la presencia del Padre, después de pasar por los ángeles que están como centinelas, habiendo sido capaces de darles las palabras, las señales y los signos pertinentes al Santo Sacerdocio, y alcanzar vuestra exaltación eterna, pese a la tierra o al infierno.” (Journal of Discourses, 2: 31).

De manera similar, en la sección 132 de Doctrina y Convenios se nos dice que si guardamos los convenios que hacemos con respecto al matrimonio eterno, “los ángeles y los dioses que están allí [nos] dejarán pasar a [nuestra] exaltación y gloria en todas las cosas, según lo que haya sido sellado sobre [nuestra] cabeza” (DyC 132: 19).

La colocación de estos centinelas delante del árbol de la vida indica nuestra necesidad de las ordenanzas y los convenios del templo para volver a ganar la presencia del Padre y el Hijo – ¡Siendo Jesús mismo el árbol de la vida!

Artículo originalmente escrito por Alonzo L. Gaskill, extracto del libro “The Lost Language of Symbolism,” y publicado en ldsliving.com con el título “What the Tree of Life Symbolizes in the Garden of Eden + the Sacred Meaning Behind the Angels’ “Flaming Swords.”