Desde la traducción del Libro de Mormón, los miembros de la Iglesia y los críticos han especulado sobre la geografía de los eventos detallados en sus páginas. ¿En dónde desembarcaron los nefitas y los lamanitas? ¿En dónde vivieron, prosperaron y lucharon en una guerra de generaciones que terminó en el genocidio de los nefitas? 

Con frecuencia, los debates que surgen al respecto conducen a más que especulaciones y pueden causar contención entre los miembros de la Iglesia.

También te puede interesar:Qué es lo que los historiadores, los expertos y los miembros de la Iglesia están diciendo sobre “Los Documentos de José Smith” en su décimo aniversario

En la sección Gospel Topics de lds.org, la Iglesia publicó la siguiente declaración:

La Iglesia no tiene ninguna postura específica en cuanto la ubicación geográfica de los eventos ocurridos en el Libro de Mormón en las antiguas Américas. Se les pide a los miembros de la Iglesia que no enseñen teorías sobre la geografía del Libro de Mormón en los entornos de la Iglesia, sino que se centren en las enseñanzas y el testimonio de Jesucristo y su Evangelio en el Libro de Mormón.

nefi

El Libro de Mormón contiene la historia de un pueblo antiguo que emigró desde el Medio Oriente a las Américas. Esta historia contiene información sobre los lugares de donde vivieron, incluidas las descripciones de accidentes geográficos, características naturales y las distancias y direcciones cardinales entre puntos importantes. La congruencia interna entre estas descripciones es una de las características sorprendentes del Libro de Mormón.

libro de Abraham

Desde la publicación del Libro de Mormón en 1830, los miembros y líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días han expresado numerosas opiniones sobre las ubicaciones específicas de los eventos discutidos en el libro.

Algunos creen que la historia representada en el Libro de Mormón ocurrió en América del Norte, mientras que otros creen que ocurrió en América Central o en América del Sur. Aunque los miembros de la Iglesia continúan discutiendo tales teorías en la actualidad, la Iglesia no tiene ninguna postura en cuanto a la geografía del Libro de Mormón, sólo la excepción de que los eventos descritos tuvieron lugar en las Américas.

planchas

El mismo profeta José Smith aceptó que lo que él sentía como evidencia de las civilizaciones del Libro de Mormón se encontraban tanto en América del Norte como en América Central. Mientras viajaba con el campamento de Zion en 1834, José le escribió a su esposa Emma expresando que se encontraba “caminando por las llanuras de los nefitas, relatando ocasionalmente la historia del Libro de Mormón, caminando por los montículos de aquel amado pueblo del Señor, tomando sus cráneos y sus huesos, como prueba de su autenticidad divina.” (Carta a Emma Smith, 4 de junio de 1834, en The Joseph Smith Papers, Documents, Volumen 4: Abril 1834 a septiembre de 1835, ed. Matthew C. Godfrey y otros (2016), 57)

nombres del libro de mormón

En 1842, el periódico de la Iglesia, Times and Seasons, publicó artículos bajo la dirección de José Smith que identificaron las ruinas de antiguas civilizaciones nativas en México y América Central como una evidencia histórica adicional del Libro de Mormón.

Anthony W. Ivins, consejero de la Primera Presidencia, declaró: 

“Nunca se ha expuesto nada que resuelva definitivamente esa interrogante [la geografía del Libro de Mormón]. La Iglesia manifiesta que estamos esperando a que descubramos la verdad.” (Anthony W. Ivins, “Conference Report”, Abr. 1929, 16). 

Libro de Mormón

La Iglesia exhorta a los líderes y miembros locales a no defender las teorías de la geografía del Libro de Mormón en los entornos oficiales de la Iglesia. Al referirse al hablar de la historia y la geografía del libro, el Presidente Russell M. Nelson enseñó: “Por interesantes que sean esos temas, el estudio del Libro de Mormón es más satisfactorio cuando el lector se concentra en el objetivo principal del libro, que es testificar de Jesucristo. En comparación, todos los otros asuntos son secundarios.” (“Un Testimonio del Libro de Mormón” Nov. 1999)

Independientemente del lado punto de vista que puedas tener o de los debates que puedan surgir, recuerda que lo más importante es que el Libro de Mormón es otro testamento de Jesucristo, una verdad que debería unirnos como Santos de los Últimos Días.

Fuente: lds.org