Durante muchos años, consideré Helamán 13: 5-6  como un ejemplo de prosa mala y repetitiva en el Libro de Mormón:

“Y les dijo: He aquí, yo, Samuel, un lamanita, declaro las palabras del Señor que él pone en mi corazón; y he aquí, él me ha puesto en el corazón que diga a los de este pueblo que la espada de la justicia se cierne sobre ellos; y no pasarán cuatrocientos años sin que caiga sobre ellos la espada de la justicia”.

“Sí, una grave destrucción espera a los de este pueblo, y ciertamente les sobrevendrá, y nada puede salvar a los de este pueblo sino el arrepentimiento y la fe en el Señor Jesucristo, que de seguro vendrá al mundo, y padecerá muchas cosas y morirá por su pueblo”.

Repetir la frase “este pueblo” tres veces en dos párrafos fue, pensé, aburrido, incluso vergonzoso, y definitivamente muy mal estilo.

Sin embargo, un día, al leer el pasaje en voz alta, me di cuenta de que estaba equivocado.

También te puede interesar10 cosas que aprendí de Moroni sobre cómo lidiar con la depresión

Samuel, que deliberadamente enfatiza que él es “un lamanita”, está hablando desde la muralla de la ciudad de Zarahemla a una audiencia nefita muy hostil.

Los nefitas son malvados, pero también tienden a considerarse superiores por su linaje. El agudo conocimiento de Samuel sobre el tema étnico es evidente en Helamán 14:10 y Helamán 15: 3-17.

En el capítulo anterior (Helamán 12:4-7), el profeta Mormón insertó un comentario editorial, basándose no solo en los materiales que estaba editando sino en su propia experiencia (véase Mormón 3:9; 4:8):

“¡Oh cuán insensatos!”, exclamó, “y ¡cuán vanos, cuán malignos y diabólicos, y cuán prontos a cometer iniquidad y cuán lentos en hacer lo bueno son los hijos de los hombres!… ¡Sí, cuán prestos están para ensalzarse en el orgullo; sí, cuán prestos para jactarse!”

¿Su propio punto de vista? “Oh”, exclamó, reflexionando sobre la resistencia humana a la autoridad de Dios, “¡Oh cuán grande es la insignificancia de los hijos de los hombres; sí, son menos aún que el polvo de la tierra!”

Cuando leí en voz alta la declaración de Samuel al pueblo de Zarahemla, entendí. La frase de condenación “este pueblo” que se repitió varias veces, fue seguida por una promesa de que el Salvador divino vendría a nuestro mundo para “sufrir” y “morir por SU pueblo”.

Samuel estaba comparando “este pueblo”, los nefitas, con el pueblo de Dios. Le estaba diciendo al pueblo orgulloso que el simple hecho de ser nefitas no los salvaría. Ser fieles a sus convenios y, por lo tanto, entrar al pueblo del convenio del Señor era su única esperanza de salvación.

En mi opinión, el ritmo repetitivo del pasaje de “este pueblo” fue diseñado para enfatizar “Su pueblo”.

Se parece mucho a lo que los teóricos de la música llaman “resolución”, que es el movimiento de un sonido disonante o inestable, ya sea una sola nota o un acorde, a un sonido consonante o estable. El irritante “este pueblo” cede ante el sereno y reconfortante “Su pueblo”.

Aprendí de esta experiencia de lectura que es muy útil leer las Escrituras en voz alta, escucharlas con nuestros oídos y con nuestras mentes. Asimismo, me di cuenta de que el estilo del Libro de Mormón podría ser, y ahora testifico que realmente lo es, mucho más sutil y sofisticado de lo que a menudo pensamos.

Necesitamos ser mejores lectores. El Libro de Mormón recompensará ampliamente el esfuerzo.

Por otro lado, también me di cuenta de que el Libro de Mormón nos advierte poderosamente contra el racismo y el orgullo étnico inapropiado. He reconocido desde entonces que este tema aparentemente moderno es más común en las Escrituras de lo que hemos notado.

libro de mormón

Considera un ejemplo del Antiguo Testamento:

Durante los siglos V y IV antes de Cristo, Esdras,  Nehemías y otros exiliados judíos, regresaron ​​del cautiverio babilónico, estaban reconstruyendo Jerusalén. Asimismo, estaban purificando los roles de los sacerdotes, expulsando a aquellos con linaje incierto o esposas no israelitas. (En los tiempos del Nuevo Testamento, los judíos tenían prohibido comer o socializar con los gentiles).

Algunos eruditos creen que el libro de Rut se escribió o, al menos, se finalizó, durante o justo después de este período, como protesta o precaución contra el énfasis excesivo en la pureza racial.

Ruth, una mujer moabita, los moabitas eran los prójimos despreciados de Israel, se convierte a la religión de los israelitas, se casa con Israel y se convierte en antepasado de la casa real de David y, por lo tanto, del mismo Mesías.

“Su pueblo”, no “este pueblo”.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Daniel C. Peterson y fue publicado en latterdaysaintmag.com con el título “The Book of Mormon Cautions Us Against Racism”.