Tenía siete años cuando mi familia se unió a la Iglesia. Unos meses más tarde, me presentaron mis primeros dos obsequios de la Iglesia (incluso en tercer grado podía apreciar la virtud del botín gratuito): en primaria, obtuve mi anillo HLJ en toda su verde gloria. Y en la Escuela Dominical, me dieron mi primera Biblia.

mormones creen en la biblia

En el pasado, cuando la imprenta todavía era un concepto novedoso, la Iglesia no había publicado su propia versión de la Biblia, por lo que nuestro barrio nos dio esas enormes biblias con letras grandes y en rojo. Biblias que apenas podíamos cargar, y mucho menos leer. Mi Libro de Mormón azul cielo parecía un poco patético apilado contra él. Pero me encantó esa Biblia y todavía la guardo en alguna parte.

Algunas personas podrían sorprenderse con la idea de que los mormones le den a sus hijos la Santa Biblia, ya que a menudo se nos critica por no darle a la Biblia suficiente peso doctrinal o por haberla reemplazado por completo con la “Biblia de oro de José Smith”.

Si bien es cierto que los mormones no atribuyen “infalibilidad” a la Biblia, uno podría sorprenderse de cuán importante es la Biblia para la teología y la práctica mormona.

Los mormones ven la Biblia de manera muy diferente. Creemos que los convenios establecidos en el Antiguo Testamento con Abraham, Isaac y Jacob son centralmente importantes para el Plan de Salvación de nuestro Padre Celestial y que esos convenios todavía están vigentes en la actualidad.

mormones creen en la biblia

Creemos que a muchos de los profetas del Antiguo Testamento se les dio la plenitud del evangelio, que todos testificaron de Cristo y algunos de ellos profetizaron específicamente acerca de nuestros días, incluidas las profecías del Libro de Mormón.

Entonces, a pesar de algunas cosas indudablemente raras como burros parlanchines y los querubines de cuatro caras de Ezequiel, tomamos el Antiguo Testamento en serio y lo integramos estrechamente en nuestras doctrinas y prácticas.

Por otro lado, los críticos de la Iglesia se sorprenderían al saber que durante la corta vida de José Smith, sus sermones se basaron casi exclusivamente en la Biblia. Enseñó muy poco del Libro de Mormón. José creció con la Biblia, amaba la Biblia, y fue el centro de su desarrollo doctrinal a lo largo de su vida.

También es interesante que nuestro plan de estudios en la Iglesia esté configurado para garantizar que la Biblia reciba la atención que merece. En nuestros programas de Escuelas Dominicales y Seminarios, tenemos un plan de estudios rotativo de cuatro años, con un año dedicado al Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento, el Libro de Mormón y Doctrina y Convenios / Historia de la Iglesia. Enseñamos de la Biblia en nuestros Institutos de Religión y en los campus de BYU.

Consideramos que la Biblia es tan importante que en 1979, la Iglesia publicó su propia edición de la versión del Rey Santiago, con ayudas para el estudio y notas de pie de página que fueron alabadas por los editores de la Biblia de todo el país. Eso representaba inversiones incalculables de tiempo y dinero, pero la intención era hacer de la Biblia una herramienta más útil para el estudio personal y la enseñanza.

Dicho todo esto, no adoramos la Biblia ni suponemos que todo en ella sea infalible.

La mayoría de los eruditos cristianos, desde mi entendimiento, reconocen que tanto los errores intencionales como los no intencionales se han infiltrado en esos libros durante cientos o miles de años. Muchos, si no la mayoría, de los libros de la Biblia tienen una autoría incierta, editores sin nombre y citas cuestionables. Pero la Biblia aún es rica en doctrina relevante y vibrante en su vindicación de Dios el Padre y Jesucristo. Todavía es la palabra de Dios.

mormones creen en la biblia

CU050914-001hr

Para mí, la Biblia fue mi introducción a Dios y sus tratos con la humanidad. Sus enseñanzas aún se sientan en la fundación de mi fe. El cristianismo no podría sobrevivir sin la Biblia, y creo que lo mismo es cierto del mormonismo. Si bien creemos que el Libro de Mormón contiene la plenitud del Evangelio, es evidente que el Señor nunca quiso que fuera independiente. Por el contrario, es un testigo de la divinidad de Cristo y su poder redentor, fortalecido y reforzado por el testimonio de la Santa Biblia y la posterior revelación.

Los mormones pueden haber desenterrado las planchas de oro, pero aún escudriñamos la Biblia. No seríamos lo mismo sin ella.
Este artículo fue escrito originalmente por Rob Ghio y fue publicado en MormonHub.com, con el título Don’t Believe the Rumors: Mormons Really Dig the Bible Español © 2017