Fue un día como hoy, 22 de septiembre en 1827 – hace 190 años – que José Smith recibió las planchas de oro del ángel Moroni en una colina en el norte de Nueva York.

El profeta mormón pasó a traducir los antiguos escritos de las planchas y publicó el Libro de Mormón. La fecha del aniversario parece apropiada dado que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días compró recientemente el manuscrito impreso del Libro de Mormón y los historiadores de la iglesia están juntando fragmentos del manuscrito original para su publicación futura, informó Deseret News.¿Por qué la fecha del 22 de septiembre?

Las visitas anuales de Moroni parecían estar en sincronización con la estación del festival de la cosecha israelita, de acuerdo a Book Of Mormon Central, un sitio web que se especializa en el estudio del Libro de Mormón.

“La visita inicial el 21 de septiembre de 1823 coincidió con la celebración de la Fiesta de los Tabernáculos de ese año. En 1824, el 22 de septiembre fue la víspera del Año Nuevo Judío (Rosh Hashaná) y el comienzo de los festivales de otoño.

En 1827, cuando Moroni finalmente entregó las planchas a José (José Smith-Historia 1:59), el 22 de septiembre coincidió exactamente con Rosh Hashaná, también conocida como la Fiesta de las Trompetas , Explica BookofMormonCentral.org.

Andrew H. Hedges escribió en un artículo de una revista de la iglesia en 2001 que no se tiene registro de todo lo que pasó la noche en la que el profeta José obtuvo las planchas de oro del cerro Cumorah, pero le advirtieron que “hombres malvados” pondrían todos los planes posibles para quitárselas. Los hombres malvados no tuvieron éxito. Después de obtener las planchas de un lugar secreto, José fue atacado por tres hombres, pero luchó para salir, su madre Lucy Mack Smith registraron esa experiencia en su libro, “History of Joseph Smith”.

“Cuando saltó sobre un tronco, un hombre saltó por detrás y le dio un duro golpe con un arma”, escribió su madre. “José se dio la vuelta y lo golpeó al suelo, y luego corrió a toda velocidad, a una media milla más, fue atacado de nuevo de la misma manera. antes de llegar a casa, fue abordado por tercera vez con un golpe severo de una pistola.

“José golpeó a este tercer y último atacante con tal fuerza que dislocó su propio pulgar, y siguió corriendo,” siguiéndolo atentamente hasta que llegó cerca de la casa de su padre “, momento en el que sus asaltantes,” por miedo a ser detectados. ” Al llegar a un rincón de la valla, se arrojó … para recuperar el aliento, luego se levantó y siguió corriendo hasta llegar a la casa.

La fe y obras de José Smith comenzaron con este tipo de experiencias que representaron el incio de una religión que llegaría a ser una fe mundial que hoy tiene mas de 15 millones de feligreses en el mundo.
Fuente: Deseret News