Muchas pequeñas misericordias de los Santos de los Últimos Días que trabajaron con él en el Senado y los apóstoles que conoció cuando viajaba al extranjero, llevaron a la conversión del ex senador Larry Pressler EE.UU.

Ha pasado un año desde que el ex senador republicano Larry Pressler fue bautizado como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

El senador Pressler se convirtió en el mejor amigo de líder demócrata, Harry Reid, que fue quien le dio un Libro de Mormón.

Reflexionando en el primer aniversario de su bautismo en la Iglesia SUD, la vida entera de Pressler ha sido la de un mormón en proceso.

“A lo largo de mi vida, ha habido estas pequeñas voces, pero no les hice caso”, dijo Pressler.

Un Libro de Mormón en un hotel Marriott durante el tiempo de Pressler como un funcionario del servicio exterior fue uno de sus primeros encuentros con la iglesia.

Recordó cerca de 14 senadores, muchos de ellos por su nombre, quienes él sabía que eran Santos de los Últimos Días y que lo impresionaron con su moral y su amistad. Sin embargo, no fue hasta que Harry Reid le instó a leer el Libro de Mormón que finalmente él investigó seriamente la iglesia.

Criado en una familia católica en una pequeña granja en Humboldt, Dakota del Sur, él a menudo se sintió atraído por la Iglesia Episcopal o congregaciones presbiterianas. Después de servir en la guerra de Vietnam, trabajó como funcionario del servicio exterior antes de entrar en la política. Fue elegido miembro de la Cámara de Representantes y luego al Senado, donde se hizo famoso por ser el único senador de un grupo de nueve miembros del Congreso por rechazar un soborno en una operación encubierta del FBI. Mientras que los medios de comunicación lo alabaron como un héroe, Pressler sintió que la fama fue inmerecida.

“Rechacé una contribución ilegal”, dijo Pressler en una entrevista en el momento. “¿En que nos hemos transformado si eso es considerado un hecho ‘heroico?'”

Después de servir tres términos en el Senado, Pressler fue estrechamente derrotado en 1996 por el demócrata Tim Johnson. A pesar de que perdió, Johnson y Pressler se hicieron amigos entre sí después de que Johnson sufrió una hemorragia cerebral. Pressler le hizo compañía durante su recuperación y posteriormente cuando Johnson entró de nuevo en la carrera para el cargo en 2008.

Pressler se ha mantenido activo en la política, el trabajo con los comités de acción para ayudar a los independientes  para distender la paralización partidista en Washington.

También habla a los estudiantes sobre temas de actualidad, incluyendo a los estudiantes de BYU. Recientemente habló a varias clases de los estudiantes en BYU para que se involucren políticamente y el estudio de los problemas que enfrenta la nación.

“(El) problema es simplemente la fibra moral, la determinación, el interés de la gente”, dijo Pressler cuando se le preguntó acerca de su preocupación por el futuro del país. “De alguna manera tenemos que tener un despertar”.

Un despertar fue lo que llevó finalmente a Pressler a investigar la Iglesia SUD. Según él, el senador Harry Reid y su esposa Landra fueron una “parte fundamental” de su conversión, ya que “no le presionaban demasiado” y reconocieron su “deseo” para investigar la iglesia.

Pressler acredita al ex Setenta de Área Clayton Christensen como otra persona que fue central para su conversión. Durante una reunión de la beca Rhodes en Oxford, hablo seriamente sobre el Evangelio con Clayton Christensen.

“Tenía mucha confianza en él”, dijo. “Me puse a pensar en mí mismo: ‘Si un hombre tan inteligente es lo suficientemente humilde para ser un miembro de la (Iglesia SUD), tal vez yo debería serlo  también'”.

De vez en cuando iría a las reuniones dominicales en los últimos años, prestaba atención a las “coincidencias” y las “pequeñas voces” que le instó a aprender más acerca de lo serio que era lo que sus amigos mormones creían.

Mientras enseñaba en el extranjero en la Universidad de París, se hizo amigo con el presidente de misión Franck Poznanski y se reunió con Élder Neil L. Anderson, del Quórum de los Doce. Más tarde, cuando Harry Reid le dio un Libro de Mormón y lo desafió a leerlo, Pressler cuenta de que necesitaba  una respuesta a través del Espíritu Santo.

“El Libro de Mormón arroja mucha luz”, dijo Pressler. “Te enriquece cuanto más lo lees”.

Fue después de leerlo cuando Pressler  sentía como las “pequeñas voces” finalmente lo habían llevado a la verdad. Después de reunirse con los misioneros de tiempo completo,  fue bautizado por Christensen, el 15 de abril de 2015. Reid habló en el servicio bautismal.

Ahora, un año más tarde, se desempeña como maestro de la Escuela Dominical en el Washington DC Chevy Chase Ward.

“Estoy enseñando una lección el próximo domingo sobre el Espíritu Santo y no he empezado todavía,” dijo Pressler riéndose.

Con los ajustes de la vida, aún considera que su decisión de unirse a la Iglesia SUD fue increíble.

“Ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida”, dijo Pressler.

Este artículo ha sido escrito por Isaac Wright para ldslivin.com y traducido por David Tamas para mormonsud.org