Una advertencia del Presidente Monson

Con las campañas políticas antagónicas, las tensiones en el hogar, y la creciente violencia entre las culturas y la religión, puede ser difícil encontrar un respiro. Incluso dentro de nuestras propias familias, los desacuerdos y malentendidos inevitablemente surgen, algunos que pueden durar años.

En medio de esta creciente división, el Presidente Monson recientemente publicó un mensaje en Facebook, uno de su discurso de 2009, “Se prudente… a tu alma gobernad”.

Prestemos atención a estas sabias palabras de precaución y advertencia de nuestro amado profeta:

Todos somos propensos a esos sentimientos que, si no los controlamos, pueden conducir al enojo. Sentimos desagrado, irritación y antagonismo, y si así lo escogemos, perdemos el control y nos enojamos con los demás. Irónicamente, con frecuencia los demás son los miembros de nuestra familia, las personas a quienes más queremos.

Hace ya muchos años leí el siguiente comunicado de la agencia de noticias Associated Press que apareció en el periódico: “Un hombre mayor reveló en el funeral de su hermano, con quien había compartido, desde que era joven, una pequeña cabaña de un cuarto cerca de Canisteo, Nueva York, que después de una pelea, habían dividido la habitación por la mitad con una línea de tiza y ninguno de los dos la había cruzado ni se habían dirigido la palabra desde ese día, 62 años antes”. Piensen en la consecuencia de ese enojo. ¡Qué tragedia!

Ruego que tomemos una decisión consciente, cada vez que sea necesario, de no enojarnos y de no decir las cosas crueles e hirientes que estemos tentados a decir.

 

Este artículo fue escrito originalmente por LDS Living y fue publicado en ldsliving.com, con el título President Monson Gives a Caution for Latter-day Saints Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company