Cuando los profetas, apóstoles, y líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se reúnen cada seis meses para hablar con el mundo, miembros y no miembros están invitados a sintonizar y escuchar su consejo inspirado. Con tantas personas esperando lo que dirán los siervos del Señor, los líderes de la Iglesia buscan el Espíritu de revelación con respecto a sus temas.

En 2011, el Elder Jeffrey R. Holland, describió el proceso de selección, preparación y el intercambio de temas en la Conferencia General.

“Tal vez usted ya conoce (pero si no, debería saber) que, con raras excepciones, a ningún hombre o mujer que habla aquí se le asigna un tema. Cada uno debe ayunar y orar, estudiar y buscar, iniciar y detener y comenzar de nuevo hasta que él o ella esté seguro para esta conferencia, en ese momento,  el tema de él o de ella es el tema que el Señor desea que el discursante  presente independientemente de los deseos personales o preferencias particulares. Cada hombre y mujer que han oído durante las últimas 10 horas de Conferencia General ha tratado de ser fiel a esa inspiración. Cada uno ha llorado, se ha preocupado, y vehementemente deseado la dirección del Señor para guiar sus pensamientos y expresión “.

elder-holland

Elder Holland durante un discurso de la Conferencia General

Para aquellos congregados en el Centro de Conferencias de la iglesia, centros de reuniones o casas, pueden fácilmente pasar por alto la experiencia desde el otro lado del púlpito. La mayoría de los espectadores no ven la cantidad de esfuerzo que hay detrás de un discurso de la conferencia o la presión de hablar tal como el Señor hablaría.

En una conversación con Sheri Rocío del Canal Mormón en  marzo de 2016, el Elder Dallin H. Oaks, describió el sentimiento de responsabilidad que experimenta al hablar como profeta, vidente y revelador del  Señor.

“[Es] una inmensa responsabilidad,”  dijo el Elder Oaks al Canal Mormón. “Es probablemente la mayor preocupación que tengo, porque sé que hay mucha gente que toma muy en serio las cosas que digo, y yo sólo tengo que estar 100 por ciento seguro de que lo que digo es lo que el Señor quiere que diga. Y eso es una carga muy, muy pesada.  En el caso de los discursos de la conferencia general,  es solo con fervientemente oración que sé lo que debo hablar en la conferencia. “

Elder Oaks continuó, describiendo el proceso de preparación para un discurso de la conferencia general.

“Comienzo ese proceso con seis meses de antelación, y por lo general de dos a cuatro meses antes de la conferencia de abril u octubre, sé el tema que debo hablar. Es imborrable, en mi mente, entonces confirmo porque los pensamientos comienzan a fluir con respecto a ese tema: fuentes llegan a mi conocimiento… a veces recibo una carta de un miembro que me da una perspectiva importante sobre el tema, y entonces comienzo a escribir borradores “.

Refiriéndose a sí mismo como “un editor compulsivo de todo lo que viene en [sus] ojos”, escribe un promedio de 12 borradores por discurso de la conferencia. “Nunca he dado un discurso en la conferencia general en donde por lo menos ya había trabajado al menos ocho borradores distintos,… Y he tenido tantos borradores, al menos 15, cuando he tenido que hablar  sobre un tema extraordinariamente difícil. Y eso requiere, por supuesto, una par de meses, y una muy buena y paciente secretaria “.

En su proceso de elaboración, lee su discurso a su esposa, Kristen, y lo comparte con otras Autoridades Generales para obtener otros puntos de vista. El dijo: “[Inevitablemente]  van a decir, ‘Usted ha dicho esto, pero esto podría ser entendido como que esta diciendo otra cosa. ¿No le parece que es mejor aclarar?’ … Me dan ayuda en el camino “.

El élder Oaks y el élder Holland no fueron los únicos líderes de la Iglesia en referirse al largo e intenso proceso de preparación de un mensaje para la conferencia general,.

 En la Conferencia General de octubre de 2013, el Elder Robert D. Hales dijo lo siguiente acerca de la elección de los temas relevantes:

“Estas conferencias están siempre bajo la dirección del Señor, somos guiados por su Espíritu. No se asignan temas específicos. Durante semanas y meses, a menudo noches sin dormir, nos esperan en el Señor. A través del ayuno, la oración, el estudio y la reflexión, aprendemos el mensaje que Él quiere que nosotros demos.

“Algunos podrían preguntar:” ¿Por qué no viene la inspiración  fácil y rápidamente? ‘ El Señor enseñó a Oliver Cowdery, ‘debes estudiarlo en tu mente;. Entonces has de preguntarme si está bien ”  los mensajes de la conferencia vienen a nosotros después de  preparación y oración, a través del Espíritu Santo “.

En la conferencia general de abril de 2016,  el presidente Henry B. Eyring, dijo “La música, los discursos y los testimonios han sido preparados por los siervos de Dios que han buscado diligentemente por el Espíritu Santo para guiarlos en su preparación. Han orado humildemente”.

Las Escrituras también describen el proceso espiritual de la determinación de los temas a compartir en las reuniones. En Doctrina y Convenios 46: 2, el Señor dice: “Siempre se ha concedido a los elderes de mi iglesia desde el principio, y siempre será así, dirigir todas las reuniones conforme los oriente y los guíe el Santo Espíritu.”

Cualquiera que sea el tema que los profetas, apóstoles, y los líderes de la Iglesia preparan, el Elder Holland compartió su primera y más importante responsabilidad:

“Somos testigos de toda nación, tribu, lengua y pueblo que Dios no sólo vive sino también que Él habla…. [Para] nuestro tiempo y en nuestros días, el consejo que han oído es  bajo la dirección del Espíritu Santo , ‘la voluntad del Señor,… la palabra del Señor,… la voz del Señor, y el poder de Dios para salvación. “

La conferencia General semi anual de 2016 se llevará a cabo los días 1 y 2 de octubre y podrá ser vista en diferentes centros de reuniones de la iglesia así como también en internet por medio de lds.org

 

 

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Katharine Lyon  y fue publicado en ldsliving.com, con el título “How Do Apostles Prepare Their Conference Talks?”. Español  ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | Englsih ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company