Como presidente de BYU-Idaho, David A. Bednar recibió una llamada telefónica del presidente Gordon B. Hinckley para reunirse con él al día siguiente a las 3 pm – una llamada que no le sorprendió en lo más mínimo.

Le dije a Susan: “Sé exactamente lo que quiere. Hemos estado aquí casi ocho años y él nos va a agradecer por nuestro servicio y me va a decir que vaya a conseguir un nuevo trabajo”, dijo el élder Bednar a East Idaho News en una entrevista en mayo. Pero la reunión fue muy diferente de lo que el élder Bednar esperaba.

“Estuvimos de visita durante una hora y me extendió el llamamiento para servir”, recuerda el élder Bednar. “Me preguntó cómo me sentía, y le dije: “Presidente Hinckley, estoy aturdido”. “Bien, debería estarlo”.

El presidente Hinckley le dijo al élder Bednar que entregara un discurso que se daría en la conferencia general al día siguiente, uno que sería de exactamente 10 minutos de duración.

el señor nos conoce por nombre

Él dijo que las primeras palabras de mi boca (después de ser llamado) fueron:” No creo que pueda hacer esto”. “Realmente me sentí así y siento haberlo hecho”, dice la hermana Susan Bednar. “Cuando empiezas a pensar en la longevidad de este llamamiento, es mucho tiempo y no estaba segura qué hacer. ¿Qué sé yo de ser la esposa de un apóstol?”

Pero durante los últimos 13 años, el élder Bednar y la hermana Bednar han aprendido mucho acerca de este nuevo llamamiento en sus vidas.

“Cuando fue obispo, aprendí a compartirlo con el barrio”, dijo la hermana Bednar a East Idaho News. “Cuando él fue presidente de estaca, aprendí a compartirlo con la estaca. Cuando fue Setenta de Área, aprendí a compartirlo con el área. Ahora estoy tratando de aprender a compartirlo con el mundo entero. Ha sido una gran experiencia y las personas que conocemos son extraordinarias. Nosotros los amamos”.

Ella continúa: “Ha sido increíble para mí cuántas veces he visto la mano del Señor actuar e intervenir en mi vida cada día si tengo la fe, el coraje y la disciplina para hacerlo. Tienes que actuar y orar o perderás la mano del Señor en tu vida “.

Lección más importante que ha aprendido como Apóstol

Cuando se le preguntó cuál es la lección más importante que aprendió como apóstol, él respondió: El Señor nos conoce por nombre”. Luego compartió una hermosa experiencia de un tiempo que vio que el Señor nos ama a cada uno, uno por uno.

Justo antes de una conferencia en otro país, el élder Bednar tenía unos minutos para hablar con misioneros en el centro de capacitación misional. El élder Bednar se sintió inspirado a dar una visión general de su último discurso de la conferencia general sobre la diferencia entre ser llamado a la obra y ser asignado a un área específica para servir. “¿Por qué hablé de eso? Si sólo tengo 10 minutos, ¿por qué hablé de eso? “, le preguntó el élder Bednar a su esposa después de salir de la reunión.

el señor nos conoce por nombre

El élder Bednar se enteró de la poderosa razón más tarde, cuando el presidente del CCM le preguntó cómo había sabido acerca de la hermana misionera en la primera fila -algo que el élder Bednar no sabía. El presidente del CCM explicó que la asignación misional había sido cambiada tres días antes, algo que la molestaba y angustiaba. “Creo que el mensaje que acaba de dar fue sólo para ella”, el élder Bednar recuerda lo que dijo el presidente del CCM.

El élder Bednar se reunió con la hermana misionera. “Yo le dije: ‘Estoy aquí por muchas razones, y tal vez la más importante fue que el Señor me envió para dar ese mensaje, el cual yo no había planeado hacer, para que usted sepa que Él la conoce por su nombre” Dijo el élder Bednar a East Idaho News. “Lo que he aprendido a través de los años es que viajaremos alrededor del mundo y siempre encontraremos una persona o una cantidad de personas a los que el Señor nos envía a bendecir”.

Esta lección ha causado tal impacto en la comprensión del Evangelio por parte del élder Bednar, incluso escribió un himno titulado “One by One” y más tarde escribió un libro abordando este mismo tema, “One by One”.

En “One by One”, el élder Bednar escribe: “Este simple patrón de uno por uno influye en todo lo que hago, todos los días de mi vida y todos los lugares a los que voy. Por ejemplo, mientras estoy de pie para hablar en una reunión, no veo una congregación de 100, 1.000, 2.000 o 20.000 personas. En vez de eso, con la ayuda del Señor me esfuerzo por ver 100, 1.000, 2.000 o 20.000 de unos”.

el señor nos conoce por nombre

Él continúa: “La primera palabra pronunciada por Dios el Padre Eterno al hombre en la primera visión en esta dispensación de los últimos días fue “José”. El Padre y el Hijo conocían a José Smith como un uno. Cualquier invitación a servir al Salvador en cualquier capacidad, es una invitación a aprender sobre el principio de uno por uno, porque ese era el patrón de Su servicio”.

“Más recientemente, el presidente Gordon B. Hinckley advirtió: “Debemos atender a la persona. Cristo siempre habló de las personas. Sanó individualmente al enfermo. En Sus parábolas habló de personas. Esta Iglesia tiene que ver con las personas, no con los números. Ya sea que seamos 6, 10, 12 o 50 millones, jamás debemos perder de vista el hecho de que la persona es lo verdaderamente importante (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Gordon B. Hinckley [2016], 314)”.

Este artículo fue escrito originalmente por Danielle B. Wagner y fue publicado en ldsliving.com, con el título Elder Bednar Shares the Biggest Lesson He’s Learned as an Apostle, Sister Bednar Shares What It’s Like Being the Wife of One Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company