Todos pueden Ser felices

El encabezado de cuatro palabras (Todos pueden ser felices) resume las dos horas que pasé sentada frente a una pantalla. Más de tres grandes salones se habían acoplado para decenas de personas que estaban esperando las palabras de los líderes mormones, que según la información que recibí, son representantes especiales de Jesucristo. conferencia general

Noté que las personas que encontré en capilla eran aquellos que intentan vivir el Evangelio. Yo, en realidad, no sabía exactamente si me correspondía ese asiento, esa hora y ese lugar. Pero ahí estaba por una razón que no entendía aún. La enorme sala era fría y yo estaba sola. Desde mi lugar observé a familias, hombres cuidando a sus hijos y adultos mayores emocionados hasta las lágrimas.

La apertura de la conferencia no caló en ninguno de mis sentimientos porque lo único que me había llevado hasta esa conferencia era entender por qué significaba tanto para tanta gente. ¿Había algo de especial a través de esa pantalla?

Te podría interesar: ¿Qué es la Conferencia General de La Iglesia de Jesucristo?

De pronto escuché “los Santos pueden ser felices en cualquier circunstancia, porque la paz sobrepasa todo entendimiento”. Después de esa frase todos mis sentidos se activaron. ¿Será eso posible?

¿A qué estamos dispuestos para ser felices y cuánto damos para ser bendecidos?, fueron las preguntas que inmediatamente se formularon en mi cabeza. El hombre de la pantalla dijo “cuenta tus bendiciones y luego imagínalas multiplicadas”.

Mientras seguían hablando entendí que la felicidad está en aceptar que nada será sencillo porque “la restauración aún está en desarrollo y nuestra felicidad es construida todos los días con acciones”. En el “lenguaje de los mortales” sería algo similar a “dar para recibir”, pero en el lenguaje de los mormones es “dar para edificar”.