En la conferencia general de octubre de 2007, el élder Joseph B. Wirthlin permaneció en el púlpito ofreciendo un discurso exquisito sobre la caridad. A pesar de sus poderosas palabras, el élder Wirthlin comenzó a temblar durante su entrega, y fue entonces cuando un hermoso ejemplo de caridad acompañó el discurso del élder Wirthlin. El presidente Russell M. Nelson, entonces élder Nelson, estaba de pie detrás del élder Wirthlin y gentilmente puso su mano sobre su brazo, dejando que el élder Wirthlin supiera que él estaba allí para ayudarlo, dispuesto a apoyarlo si era necesario.

Con la reciente ordenación del presidente Nelson como nuestro nuevo profeta, he leído noticias o blogs sobre nuestros nuevos líderes de la Iglesia y muchas veces he pensado en este momento. Si bien el mundo puede estar especulando o incluso criticando a nuestra Iglesia, me di cuenta de que el presidente Nelson proporcionaba el ejemplo perfecto de lo que nosotros, como miembros de la Iglesia, podemos hacer para sostener a los líderes de nuestra Iglesia.

Al igual que estuvo dispuesto a apoyar al élder Wirthlin en 2007, el presidente Nelson está dispuesto a dar su vida entera apoyando a nuestra Iglesia y cumpliendo la voluntad del Señor. Si bien las presiones sobre sus hombros son inmensas e incluso desalentadoras, nos anima a todos a mirar hacia adelante con esperanza y optimismo.

“Ahora, debemos mirar hacia el futuro con plena fe en nuestro Señor Jesucristo”, dijo el presidente Nelson en su primer discurso a los miembros de la Iglesia.

De manera similar, nosotros, como miembros de la Iglesia del Señor, podemos respaldar a nuestro profeta y a los nuevos líderes de la Iglesia, ofreciendo una mano reconfortante y estable, dispuesta a apoyarlos y sostenerlos. Si bien no sabemos qué nos deparará el futuro, cada uno de nosotros puede fundamentar nuestras acciones en la caridad, dejando que el amor y el deseo de comprendernos nos guíen hacia el futuro.

Tenemos la bendición de tener al presidente Nelson como nuestro profeta en la tierra hoy y estoy entusiasmado con la perspectiva única que puede proporcionar para la Iglesia y sus miembros.

Como dijo el presidente Nelson en una transmisión en el Templo de Salt Lake esta semana,

“Sean cuales sean sus preocupaciones, sean cuales sean sus desafíos, hay un lugar para ustedes en esta Iglesia del Señor … Nuestro Padre Celestial aprecia a Sus hijos y quiere que cada uno ellos regrese a casa con Él … Les expreso mi gran amor, uno que ha crecido durante décadas al conocerlos, adorar con ustedes y sirviéndolos”.

Estoy emocionada de seguir amando, adorando, creciendo y sirviendo con el presidente Nelson y estoy agradecida por el ejemplo que ha dado para mantener a los líderes de nuestra Iglesia durante los desafíos de la vida.

Este artículo fue escrito originalmente por Danielle B. Wagner y fue publicado en ldsliving.com, con el título What My Favorite President Nelson Moment Taught Me About Sustaining Church Leaders Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company