En cada Conferencia General, los Santos de los Últimos Días se reúnen para escuchar y sostener a las autoridades generales.

Sostener a los que llaman significa que los apoyamos, oramos por ellos, aceptamos sus asignaciones y llamamientos, escuchamos su consejo y nos abstenemos de criticarlos.

Parte de escuchar la voz de nuestro profeta también significa aceptar sus invitaciones a cambiar de hábitos y creencias. Por lo general, cuando un profeta nos extiende una invitación, esa invitación va acompañada de una bendición prometida.

Los Santos de los Últimos Días creen que un profeta puede recibir revelación para toda la iglesia, así que estas invitaciones y promesas relaciones se aplican a todos los miembros de la Iglesia.

Confiar en las invitaciones proféticas

También te puede interesar4 relatos divinos de los profetas y los apóstoles que vieron al Salvador

Recientemente, el Élder Randall K. Bennett de los Setenta habló sobre la importancia de seguir las invitaciones que nos extienden los profetas modernos de Dios.

El Élder Bennett relató la experiencia de su esposa, Shelly, al interactuar con un apóstol cuando tenía 15 años:

“En una conferencia juvenil, Shelly conoció inesperadamente a un apóstol. No conocía a Shelley ni a su familia, pero la invitó a hacer algo realmente sorprendente. Él preguntó: ‘¿Besarás a tu padre en la mejilla todas las noches y le dirás que lo amas todo un año?’”

“Shelley estuvo de acuerdo, aunque pensó en silencio: ‘¡Esto será imposible!’”

“El apóstol no sabía que su padre era un hombre maravilloso pero muy, muy reservado. Shelley nunca había visto a su padre besar a nadie, incluida su madre, y nunca había escuchado a su padre decirle ‘Te amo’ a nadie. Pero, por más imposible que pareciera, decidió hacer lo que un apóstol le había invitado a hacer”.

“Las primeras noches, mientras besaba a su padre en la mejilla y le decía: ‘Te amo, papá’, su padre no reaccionó positivamente”.

“Shelly persistió noche tras noche, pero su padre simplemente se sentaba rígido, como una estatua, mientras lo besaba en la mejilla y le decía: ‘Te amo, papá’”.

“Esto continuó durante todo un año. Para entonces Shelly se sentía bien expresándole su amor a su padre, así que decidió continuar. Finalmente, una noche escuchó a su padre susurrar: ‘Yo también te amo’. A la noche siguiente, también la besó en la mejilla”.

“Unos días después, su amado padre falleció repentinamente de un ataque al corazón”.

Las invitaciones proféticas recientes y sus bendiciones

iglesia de Jesucristo

No tienes que encontrarte con un apóstol o profeta para recibir o actuar según una invitación profética. En el mismo discurso, el Élder Bennett señala las últimas invitaciones y sus promesas correspondientes a todos los Santos de los Últimos Días de nuestro profeta actual, Russell M. Nelson:

1. Pregúntale al Padre Celestial cómo se siente con respecto a ti y a tu misión aquí en la tierra

oración

“Les prometo que al comenzar a atisbar siquiera el modo en que su Padre Celestial los ve y lo que confía que ustedes hagan por Él, ¡sus vidas jamás serán las mismas!”

2. Aprende todo lo que puedas acerca de Jesucristo y síguelo

La Iglesia de Jesucristo

“Si aprenden todo lo que puedan acerca de Jesucristo, les prometo que su amor por Él, y por las leyes de Dios, crecerá más allá de lo que actualmente se imaginan. Les prometo también que su capacidad de alejarse del pecado aumentará; su deseo de guardar los mandamientos se intensificará; tendrán mayor capacidad para alejarse del entretenimiento y de los enredos de aquellos que se burlan de los seguidores de Jesucristo”.

3. Pasa más tiempo donde el Espíritu esté presente

espíritu santo

“Les prometo que, conforme ustedes den al Señor de modo constante una porción generosa de su tiempo, Él multiplicará el restante”.

4. Aprende a cómo escuchar y seguir los susurros del Espíritu Santo

espíritu santo

“Les prometo a ustedes— no a la persona sentada a su lado, sino a ustedes— que estén donde estén en el mundo o en su camino de los convenios, incluso si por el momento no están centrados en el camino, les prometo que si con sinceridad y constancia realizan la obra espiritual necesaria para desarrollar la habilidad crucial y espiritual de aprender a oír los susurros del Espíritu Santo, tendrán toda la orientación que necesitarán en su vida. Se les darán respuestas a sus preguntas a la manera y en el propio tiempo del Señor”.

5. Estudia y reflexiona con espíritu de oración el Libro de Mormón todos los días

libro de mormón

“Les prometo que si cada día estudian el Libro de Mormón con espíritu de oración, cada día tomarán mejores decisiones. Les prometo que cuando mediten en lo que estudien, se abrirán las ventanas de los cielos y recibirán respuestas a sus preguntas y dirección para su vida. Les prometo que si cada día se sumergen en el Libro de Mormón, estarán vacunados contra los males de esta época, incluso la plaga esclavizante de la pornografía y otras adicciones que entumecen la mente”.

6. Sirve a tus ancestros y a las demás personas en el templo

investidura del templo

“Nuestra necesidad de estar en el templo regularmente nunca ha sido mayor. Les ruego que, con espíritu de oración, observen la manera en que emplean su tiempo. Inviertan tiempo en su futuro y en el de su familia. Si tienen acceso posible a un templo, les insto a que encuentren la manera de fijar con regularidad una cita con el Señor para estar en Su sagrada casa, y después asistan a esa cita con exactitud y gozo. Les prometo que el Señor les proporcionará milagros que Él sabe que necesitan al hacer sacrificios de servir y adorar en Sus templos”.

Aprende a confiar en el profeta

Russell M. Nelson

El Élder Bennett terminó su discurso con las siguientes palabras:

“Les prometo que pueden confiar en los apóstoles del Señor, amarlos, sostenerlos a cada uno como profeta, vidente y revelador. Les prometo que vendrán grandes bendiciones”.

Entonces, ¿qué estamos esperando? ¡Ponlo a prueba! Escoge una de las promesas del Presidente Nelson o una promesa que haya hecho un apóstol o profeta y ve qué bendiciones te esperan.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Jane Ballif y fue publicado en thirdhour.org con el título “Believing in President Nelson’s Promises”.