Esta fue sin duda una Conferencia General para recordar.

Justo antes del final de la Conferencia, nuestro amado apóstol Robert D. Hales falleció, concluyendo un increíble servicio de por vida que abarcó décadas de sincera dedicación. Era un hombre valiente en el evangelio, y su guía en estos preocupantes últimos días será profundamente extrañada.

sucesión en la iglesia

Esto se repitió en el púlpito durante la última sesión. Fue tierno para mí presenciar a sus compañeros apóstoles, especialmente el élder Anderson en su discurso final, rendir homenaje a este campeón del evangelio. Estaba claro que lamentaban su muerte.

Estaba afligido, pero la Conferencia General no se detuvo.

Las palabras de los profetas todavía se decían. La obra aún avanzó.

Esto puede parecer un evento nada memorable, pero enfatizó dos doctrinas importantes del evangelio que a menudo se pasan por alto cuando líderes importantes de la Iglesia fallecen. Estas dos doctrinas son importantes para que podamos entender si tenemos la confianza de que la obra del Señor continuará avanzando.

1. La revelación decide la sucesión

Antes de su muerte, José Smith nunca tuvo la oportunidad de enseñar a sus apóstoles acerca de la sucesión en la Iglesia. Como tal, había mucha confusión acerca de quién tomaría las riendas del liderazgo.

Sidney Rigdon tenía algunas ideas. Después de haber sido alejado de la Iglesia, apareció poco después de la muerte de José para testificar que había recibido una revelación declarando que él debería ser el nuevo “guardián” de la Iglesia. Hizo campaña de esta idea entre los afligidos santos.

Lo que fue interesante acerca de la idea de Sidney es que, en el papel de guardián, no habría avance como Iglesia. En cambio, mantendría la misma Iglesia que José estableció hasta que José la reclamara después de su resurrección. Esto no solo sugirió que no habría progreso, sino que también podría interpretarse como que José era la cabeza de la Iglesia, no el Salvador.

sucesión en la iglesia

Muchos santos fueron engañados por esta enseñanza. Brigham Young no fue uno de ellos. En una reunión especial de los Doce, él declaró lo siguiente sobre las llaves de la Iglesia:

“No me importa quién lidere la iglesia … pero hay algo que debo saber, y eso es lo que Dios dice al respecto”. Tengo las llaves y los medios para obtener la mente de Dios sobre el tema. …

“José confirió sobre nuestras cabezas todas las llaves y poderes pertenecientes al Apostolado que él mismo tenía antes de ser llevado, y ningún hombre o grupo de hombres puede interponerse entre José y los Doce en este mundo o en el mundo  venidero.

“Cuántas veces José les dijo a los Doce: ‘Yo he puesto los cimientos y ustedes deben construir sobre ellos, porque sobre sus hombros descansa el reino'”.

La mayoría de nosotros conoce el resto de la historia sobre cómo Brigham Young se convirtió en el siguiente profeta de la Iglesia.

En una histórica Conferencia General, Brigham Young y Sidney Rigdon hablaron con los santos sobre la sucesión. Los santos como un cuerpo recibieron una visión del Señor en la que vieron a Brigham Young como José Smith, y era claro que la sucesión pertenecía a sus manos.

Hubo dos principios dentro de esta historia que vale la pena señalar:

1) Cada miembro de los Doce es elegido por revelación. El Salvador es la Cabeza de la Iglesia, no el profeta presidente. Como tal, cualquier revelación dada a los líderes de la Iglesia es de Él, lo que elimina el error humano o la agenda.

sucesión en la iglesia

2) Podemos recibir revelación acerca de nuestros líderes. Nuestro Padre Celestial no espera que sigamos ciegamente a los líderes que Él elige. Cuando se anuncian los líderes, se nos anima a arrodillarnos en oración y preguntarle a nuestro Padre Celestial si son verdaderamente Sus siervos. Cuando recibimos nuestra respuesta, podemos tener confianza en sus decisiones y saber que estamos siendo guiados por su voluntad.

Cuando un líder fallece, la sucesión no es decidida por los otros líderes de la Iglesia. Nuestros líderes son elegidos por el Salvador. Esto significa que no hay confusión sobre quién recibe el manto del liderazgo; no hay agendas políticas, ni campañas ni disidencias entre los líderes de la Iglesia. La obra avanza.

2. La obra del Salvador avanzará

El populacho que mató a José Smith supuso que la iglesia de José moriría con él.

No podrían haber estado más equivocados.

Ahora ha cumplido la profecía, ya que ha “llenado el mundo”. Ha pasado de ser una pequeña casa de reuniones con solo 6 miembros a una iglesia mundial de casi 16 millones de miembros. Al principio, la obra de salvación se realizó en un solo templo; ahora, hay 157 templos en funciones en todo el mundo.

Desde José Smith, ha habido numerosos profetas y apóstoles que han tomado la antorcha y han seguido con ella. Este crecimiento puede ser, en parte, debido a la divinidad de sus ordenaciones. Estamos siendo guiados por videntes y reveladores vivientes que constantemente avanzan en el Reino del Señor, y nada, ni siquiera la muerte, puede detener esa obra de progreso.

El fallecimiento de líderes en la Iglesia es triste, pero no necesitamos desesperarnos. La piedra continuará rodando bajo una nueva guía inspirada, y mientras otras iglesias pueden surgir y caer, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días continuará llenando el mundo hasta que el Salvador venga a reclamarla nuevamente.

Este artículo fue escrito originalmente por Logan Groll y fue publicado en MormonHub.com, con el título Moving Forward: What You May Have Missed About This Last General Conference Español © 2017