“Una de sus mejores experiencias fue ser Presidente de la Estaca Roma Italia cuando comenzó la construcción del templo de Roma el 23 de octubre de 2010.” 

El 3 de abril de 2016 será por siempre un día histórico para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Italia. Por primera vez, uno de los suyos fue llamado como una autoridad general de la Iglesia.

También te puede interesar:Estas fotos nos dan un primer vistazo al interior del Templo de Roma, Italia

Si bien la reciente asignación del Elder Massimo De Feo como Autoridad General de los Setenta marcó un momento clave en la historia de la Iglesia, su propia introducción a la Iglesia fue algo más común.

Elder Massimo de Feo

Cuando los misioneros llamaron a la puerta de la familia De Feo en Taranto en 1970, Massimo, de 9 años, y su hermano mayor Alberto aprendieron el Evangelio y luego se bautizaron. Si bien los padres de Massimo y Alberto nunca se unieron a la Iglesia, apoyaron a sus hijos cuando se volvieron activos en su nueva fe.

Taranto, italia lugar donde creció el Elder Massimo de Feo

“Nuestros padres nunca aceptaron el Evangelio, pero sintieron que era bueno y sintieron que era bueno que sus dos hijos crecieran en el Evangelio con buenos principios”, dijo el Elder De Feo.

Las creencias de Alberto y Massimo fueron desafiadas fuera del hogar. Eran los únicos miembros de su escuela en una comunidad con profundas raíces católicas y tradiciones centenarias. Los hermanos hicieron un acuerdo de evitar la contención y buscaron oportunidades para compartir sobre la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días con otras personas.

Aunque la Iglesia en Taranto era pequeña, Massimo dijo que los líderes, maestros y consejeros juveniles siempre lo hacían sentir que pertenecía. “Encontré a las personas adecuadas en el momento adecuado; el Señor siempre me ha protegido.”

A medida que Massimo maduraba a lo largo de su adolescencia, se hizo amigo de varios jóvenes Santos de los Últimos Días. Entre sus amigos estaba Loredana Galeandro, una compañera conversa. Fue bautizada a los 14 años después de un largo período de oración personal y estudio. Una vez convertida, dijo ella, “mi mayor deseo era servir al Señor”.

Nombre de la Iglesia de Jesucristo

Cada vez que asistía a las reuniones dominicales, observaba a las parejas que estaban criando a sus hijos en la Iglesia. Ella quería lo mismo. “Tenía el deseo de tener una familia eterna”, compartió. “Tomé la decisión de casarme sólo con un hombre que amaba al Señor y quería servirle.”

Cuando Massimo se graduó de la escuela secundaria, tenía un fuerte deseo de servir una misión de tiempo completo para la Iglesia, lo que significaría estar dos años lejos de su familia. Sabía que una misión supondría una presión considerable para los limitados recursos financieros de su familia. 

 

“¿De verdad quieres hacer esto?”, Le preguntó Vittorio De Feo a su hijo. “Con todo mi corazón quiero servir al Señor”, le dijo Massimo a su padre. Vittorio prometió ayudar a financiar su misión. “Consideré a ese dinero como sagrado”, dijo Massimo más tarde. “Fue el fruto del gran sacrificio de un hombre que no creía en la Iglesia.”

Loredana escribió a Massimo a lo largo de su misión, y cuando regresó a Taranto, comenzaron a salir y se casaron en el Templo de Berna Suiza en agosto de 1984. El Elder y la hermana De Feo ahora son padres de tres hijos.

El Elder Massimo De Feo y su esposa, Loredana Galeandro, posan para las fotos en el edificio de oficinas de la Iglesia en Salt Lake City el lunes 4 de abril de 2016.

El Elder De Feo dijo que ha podido ver la mano del Señor a lo largo de su vida. Trabajó en la Embajada de los Estados Unidos en Roma durante más de 30 años antes de su más reciente llamamiento en la Iglesia. Sintió que sus deberes profesionales lo ponían en una posición para ayudar a la Iglesia a crecer en Italia.

Una de sus mejores experiencias fue ser Presidente de la Estaca Roma Italia, que es similar a una diócesis, cuando se abrió el terreno para la construcción del primer templo de su país en Roma el 23 de octubre de 2010. Ahora, casi una década después, le dará la bienvenida a sus compatriotas al Santo Templo.

El Elder De Feo tiene un testimonio personal de este edificio sagrado: 

Templo de Roma

Centro de Visitantes de Templo de Roma

“Con su enfoque en la eternidad y no sólo en esta vida, el templo me ayudó a comprender lo que es realmente importante en esta vida. Sabiendo que a través de las ordenanzas del templo, puedo vivir con mi familia por toda la eternidad, cambié de opinión, cambié mi visión de la vida y cambié mi corazón para siempre. 

En el templo me di cuenta de que los lazos más importantes que tenemos con nuestras familias, no terminan cuando termina la vida, sino que continúan. Este conocimiento ha traído la mayor alegría que posiblemente podría sentir en esta vida y ha cambiado para siempre la forma en que ahora veo y hago las cosas.”

Él continuó diciendo:

“El templo es el único lugar en la tierra que une nuestro presente con nuestro pasado y con nuestro futuro. Por lo tanto, si la única forma de ser reconocidos como familias después de esta vida, es sellarlos aquí a través de las ordenanzas del templo, entonces todo lo que hagamos en esta vida debe estar enfocado en cómo hacemos y guardamos fielmente nuestros convenios.

A medida que nos enfocamos cada vez más en los convenios que hacemos con el Señor en el templo y permanecemos en el camino del convenio, vemos, sentimos y experimentamos todas las bendiciones de la Casa del Señor, y esta vida se vuelve digna de ser vivida para el propósito que se le dio. 

Los convenios que hacemos en el templo vencen a la muerte y nos dan la esperanza de reunirnos con los que amamos y ser uno con las generaciones pasadas y futuras.”

Fuente: Mormonnewsroom.org