Los santos de todo el mundo se regocijan con los anuncios de nuevos templos. Tener un templo cerca puede traer innumerables bendiciones para las personas, comunidades y familias.

En esta Conferencia General, el presidente Nelson anunció que se construirán 8 nuevos templos en Freetown, Sierra Leona; Orem, Utah; Port Moresby, Papua Nueva Guinea; Bentonville, Arkansas; Bacolod, Filipinas; McAllen, Texas; Cobán, Guatemala; Taylorsville, Utah.

Actualmente, hay 166 templos dedicados, 14 en construcción y 37 anunciados. Pero, ¿cómo deciden dónde construirlos y cuál es el proceso de construcción?

También te puede interesar: Siete milagros modernos que te darán esperanza

Requisitos para un templo

templos construcción

Antes de que se anuncien los planes para un nuevo templo en la Conferencia General, la Primera Presidencia y los Apóstoles ayunan y oran para saber en dónde se necesita un templo. 

Por lo que he encontrado, no hay requisitos específicos con respecto al número de miembros, poseedores del sacerdocio, estacas o distritos, etc. para que un área sea elegible para tener un templo.

La Iglesia señala que “alrededor del ochenta y cinco por ciento de los miembros vive a menos de 200 millas (320 km) de un templo”, muy a menudo los templos se construyen donde hay grandes distancias entre los templos.

Sin embargo, áreas como Utah están bastante saturadas en la cantidad de templos debido a la cantidad de miembros disponibles para hacer la obra en esa zona.

El terreno y los planos

Templo de Arequipa, Perú

Templo de Arequipa, Perú

La Iglesia no comenzará a construir un templo a menos que haya un fondo existente para pagar el templo a medida que se construye. En otras palabras, la Iglesia no depende de hipotecas u otros tipos de financiamientos para pagar los costos de edificación de los templos.

Los hermanos toman en consideración la relación de la Iglesia con la comunidad donde se construirá el templo. Se considera la arquitectura del área circundante y su cultura, por lo que el templo será una hermosa adición a la comunidad.

Los constructores y diseñadores se centran en el “diseño sostenible”, descrito como los pasos tomados “para reducir costos operativos a largo plazo de un templo, [como] los sistemas ambientales, la energía y los sistemas mecánicos para hacer que los materiales interiores tengan longevidad”.

Los miembros de la Primera Presidencia están involucrados en cada paso del proceso de construcción de un templo. Por ejemplo, en 1992, el presidente Gordon B. Hinckley llegó a Hong Kong, China, para aprobar el sitio del templo.

Templo de Hong Kong

Templo de Hong Kong

“Después de visitar seis lugares diferentes, el presidente Hinckley habló de sus sentimientos con los presidentes de estaca locales y decidió que ninguno de los lugares eran los adecuados. 

A las 6:45 a.m., el presidente Hinckley llamó a la Presidencia de Área y les pidió reunirse con él en su cuarto de hotel a las ocho de la mañana. 

Después de que llegaron, el presidente Hinckley les compartió, en una hoja de papel blanco, un dibujo detallado [del templo]. Durante la noche, había tenido la visión de un edificio de ocho pisos sobre el suelo, con el templo en las plantas superiores y otras funciones realizadas en los pisos inferiores…

El presidente Hinckley explicó que este concepto de uso múltiple sería diferente a los tradicionales templos de la Iglesia que en ese tiempo eran edificios independientes.” (“Temple Facts, Stats, and Interesting Stories” por Sarah Petersen)

La construcción

Moroni templos

Los templos están destinados a ser “hermosos tributos de larga duración a Dios”, por lo que durante el proceso de construcción, la Iglesia busca los materiales y contratistas de la más alta calidad.

Los equipos de construcción que trabajan en el sitio del templo no tienen que ser miembros de la Iglesia, sin embargo se les pide que cumplan con ciertas normas debido a lo sagrado del sitio en el que están trabajando.

Dependiendo del área, el proceso de construcción puede llevar de 2 a 4 años.

Jared Doxey, director de arquitectura, ingeniería y construcción en el Departamento de Instalaciones Físicas de la Iglesia, dijo en una entrevista para Sala de Prensa de la Iglesia, que “la complejidad del diseño del templo requiere lo mejor que los trabajadores tienen por ofrecer”.

Puertas abiertas y dedicación

templos Templo de Paraguay

Dedicación del Templo de Portugal

Una vez que se completa la construcción y se cumplen los estándares del lugar, se invita al público a realizar recorridos gratuitos por el nuevo templo durante la jornada de puertas abiertas, que generalmente dura algunas semanas.

Muchas personas, miembros y no miembros por igual, se preguntan qué sucede dentro de estos templos. Si bien una jornada de puertas abiertas no es una oportunidad para presenciar ceremonias sagradas, es un momento para entrar y ver el edificio antes de que se dedique y para aprender más sobre las prácticas y creencias de los Santos de los Últimos Días.

No mucho después de que la jornada de puertas abiertas haya terminado, el templo es dedicado por un líder de la Iglesia, normalmente un miembro de la Primera Presidencia. Una vez que esta dedicación ha tenido lugar, sólo los miembros Santos de los Últimos Días que cumplen con los más altos estándares de la Iglesia pueden ingresar.

Este artículo fue escrito originalmente por Jane Balif y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “What Is the Actual Process of Building a Temple Like?