Los templos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días pueden parecer muy misteriosos para aquellos que nunca han entrado al lugar. Eso es realmente desafortunado porque lleva a muchas personas a creer que somos una religión con algo que ocultar.

El hecho es que hay algunas cosas que consideramos extremadamente sagradas y que no compartimos fuera del templo, pero también estamos ansiosos por que todos en el mundo experimenten el misterio completo del templo de primera mano. Es una de las razones por las que tenemos decenas de miles de misioneros en todo el mundo.

Hay algunos aspectos del templo que son muy sagrados y que se nos pide que no los discutamos públicamente. Pero a veces los Santos de los Últimos Días interpretan que eso significa que no podemos hablar de casi nada de lo que hacemos en el templo. Eso simplemente no es cierto.

Entonces, aunque hay algunas cosas de las que no puedo hablar aquí, la mayor parte de lo que hacemos en el templo sí es compartible. De hecho, la mayoría de las descripciones más detalladas de la adoración en el templo incluidas en este artículo son citas de las Escrituras y de los líderes modernos de los Santos de los Últimos Días.

Combinado con las imágenes publicadas por la misma Iglesia, echemos un vistazo a las salas incluidas en cada templo en todo el mundo y lo que hacemos en cada una de ellas. Pero antes de que lleguemos a eso…

Lo que necesitas saber antes de seguir

templos

Después de construir un templo, se llevan a cabo una serie de puertas abiertas. El público puede hacer un recorrido por el nuevo edificio antes de que esté oficialmente “dedicado” y se vuelva operativo. Cada una de las fotos de este artículo se tomó antes de la dedicación del templo. Después de que un templo es dedicado, las fotografías no están permitidas.

En los templos, los Santos de los Últimos Días realizan ordenanzas. Una ordenanza “es un acto sagrado y formal realizado por la autoridad del sacerdocio”. Algunas ordenanzas suceden en los templos, otras no. El bautismo y la participación en la Santa Cena son ejemplos de ordenanzas que se realizan fuera de un templo.

Para participar en las ordenanzas del templo, los participantes deben ser miembros bautizados de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y deben vivir de acuerdo con los mandamientos que los califican. Las personas que cumplen con los requisitos reciben una tarjeta de “recomendación para el templo” que les otorga acceso a cualquier templo del mundo.

Empecemos desde el principio: La entrada

Templo de Cordova Argentina

Recepción del Templo de Cordova Argentina

Cuando ingresas a un templo determinado, comenzarás por una entrada similar a la de la fotografía de arriba. Habrá voluntarios en ropa blanca (trajes para hombres, vestidos para mujeres) esperándote en el escritorio.

recomendación para el templo

Presentarás tu tarjeta de recomendación para el templo y un obrero del templo registrará tu entrada. A menos que, por supuesto, no tengas una recomendación. En tal caso, te pedirán educadamente que admires el templo desde afuera. Pero si tienes una recomendación y se registra, tendrás la oportunidad de participar en una variedad de ordenanzas del templo, dependiendo de tu edad y necesidades.

La vestimenta

Los usuarios del templo usan ropa diferente en diferentes partes del templo. Para evitar confusiones, aquí hay una guía rápida:

Ropa de domingo: cuando vas al templo, usas tu “mejor ropa de domingo”. No hay nada particularmente especial en esta vestimenta que el hecho de que usarla muestra una medida de respeto hacia el Señor al entrar en Su casa. Este es el mismo tipo de ropa que verías a los Santos de los Últimos Días vestir en la Iglesia un día domingo.

Ropa blanca para el templo: Después de que hayas entrado al templo con tu mejor vestimenta de domingo, probablemente te dirigirás a un vestuario (un vestuario realmente agradable) donde te pondrás una ropa blanca (como la gente en la foto de arriba).

La vestimenta del templo: Hablaremos más sobre esto más adelante.

La vestimenta ceremonial y sagrada del templo: También hablaremos más sobre esto más adelante, pero debemos entender que la ropa sagrada del templo es diferente a la ropa blanca del templo. La ropa sagrada del templo se usa sobre la ropa blanca del templo.

Bien, ahora que estamos todos en la misma página, hagamos un viaje por el templo.

El bautisterio

Templo de Jordan River

Templo de Jordan River

Los jóvenes de 11 años de edad pueden ayudar a realizar lo que los Santos de los Últimos Días llaman “bautismos por los muertos”. Jesucristo enseñó que “el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”. 

Pero, ¿qué pasa con todas las personas a lo largo de la historia que nunca tuvieron la oportunidad de ser bautizados? ¿Están destinados a heredar un infierno eterno solo por un tecnicismo? No creemos eso.

En esta sala de ordenanzas, las personas con recomendaciones para el templo pueden participar en bautismos vicarios por las personas (preferiblemente sus propios antepasados) que han fallecido sin tener la oportunidad. Creemos que los espíritus de esos antepasados ​​tendrán la oportunidad de aceptar o rechazar esa ordenanza vicaria realizada por sus familiares.

Notarás el estilo único de la pila bautismal. Para nuestra sensibilidad moderna, puede parecer un poco extraña, pero fue creada para reflejar el “mar de bronce fundido” del templo de Salomón, como se describe en 1 Reyes 7:25 en el Antiguo Testamento.

“Descansaba sobre doce bueyes; tres miraban al norte, y tres miraban al occidente, y tres miraban al sur y tres miraban al oriente; sobre estos se apoyaba el mar, y las ancas de ellos estaban hacia la parte de adentro.”

Templo de Salomón

Recreación de la pila bautismal del Templo de Salomón

Para los bautismos vicarios, los miembros se ponen ropa blanca (generalmente un simple enterizo blanco) y entran a la pila bautismal. Allí, un voluntario bautizará al miembro en nombre de la persona fallecida. El miembro suele ser bautizado varias veces por varias personas diferentes, todo en unos pocos minutos.

Después de que se realizan los bautismos, ese mismo miembro debe ser “confirmado” por cada una de esas personas. La Biblia instruye que poco después del bautismo, aquellos con autoridad del sacerdocio ponen sus manos sobre la cabeza de la persona recién bautizada y los bendicen para recibir el don del Espíritu Santo (Hechos 8:14-17, Hechos 19: 1-6). 

Hoy en día, esto suele suceder en una habitación pequeña adyacente a la pila bautismal del templo después de que el miembro se haya puesto ropa seca.

Templo Meridian Idaho

Salón de confirmación del Templo Meridian Idaho

Los bautismos regulares (no los bautismos por los muertos) ocurren en una pila normal en el centro de reuniones. Las confirmaciones regulares tienen lugar durante las reuniones de la Iglesia el domingo, generalmente en la capilla. 

Si tienes la oportunidad de asistir a un servicio bautismal o una confirmación en uno de nuestros centros de reuniones, ¡hazlo! No tienes que ser un Santo de los Últimos Días para asistir.

Las ordenanzas de iniciatoria y la vestimenta del templo

Como preparación para que los poseedores del sacerdocio ingresaran al templo en los tiempos antiguos, eran lavados (Levítico 16: 4), se ponían vestimentas sagradas (Éxodo 28: 42-43, Génesis 3: 7,10, 21), y eran ungidos con aceite. Exodo 40:12-13 describe cómo se vería ese proceso para el hermano de Moisés, Aarón:

“Y harás que Aarón y sus hijos se acerquen a la entrada del tabernáculo de reunión, y los lavarás con agua.

Y harás vestir a Aarón las vestiduras sagradas, y lo ungirás y lo consagrarás, para que sirva como mi sacerdote.”

Estas ordenanzas se observaron en los tiempos del Antiguo Testamento, pero también hay evidencia que sugiere que prácticas similares continuaron mucho después de la muerte de Cristo. 

En sus “Cinco Lecturas Explicativas para el recién Iluminado”, el padre cristiano, Cirilo de Jerusalén (alrededor del 386 d.C.), explica cómo “al salir del tanque de agua bendita” los iniciados “recibieron una unción” y “se pusieron el gárment del Señor Jesucristo”.

El patrón divino continúa en los tiempos modernos. El difunto Boyd K. Packer enseñó que “en conexión con [las ordenanzas de lavamiento y de la unción], en el templo se te vestirá oficialmente con el gárment y se te prometerán bendiciones maravillosas relacionadas con él”.

De manera similar a las confirmaciones descritas anteriormente, los lavamientos y las unciones (también denominadas ordenanzas iniciatorias) se realizan de manera privada y mediante la imposición de manos. 

Como lo mencionó el Presidente Packer, el miembro usa prendas del templo (como ropa debajo de su vestimenta blanca del templo) mientras participa en la ordenanza. También se utilizan pequeñas cantidades (simples gotas) de agua y aceite.

Una vez que un Santo de los Últimos Días ha recibido su propio lavamiento y unción (y la subsiguiente Investidura del Templo), llevan ropa del templo (como ropa interior) a lo largo de sus vidas como un recordatorio de lo sagrado de las promesas que hicieron.

Los Santos de los Últimos Días participan en el lavamiento y unción una vez por sí mismos. Después de eso, pueden repetir la ordenanza tantas veces como lo deseen a favor de sus antepasados ​​fallecidos.

La vestimenta ceremonial y sagrada del templo

Además de la vestimenta del templo y la vestimenta blanca regular del templo, también hay una vestimenta ceremonial del templo que sólo se usa durante la ceremonia de la Investidura del Templo. Aprende más sobre esto (y las prendas del templo) en el siguiente video:

La vestimenta sagrada del templo puede parecer extraña, pero cada prenda de vestir tiene una historia y un propósito. En Éxodo 28-29 se describe una vestimenta sorprendentemente similar que usan los antiguos sacerdotes en el tabernáculo israelita. Aquí hay una representación de lo que pueden haber parecido:

Ten en cuenta que si bien existen sorprendentes similitudes entre los templos antiguos y modernos, la mayoría de los templos antiguos funcionaban bajo la Ley de Moisés. Después de que Cristo cumplió con la Ley de Moisés, los templos continuaron siendo un aspecto importante de la adoración cristiana primitiva. Sin embargo, en los tiempos modernos, los aspectos de la adoración en el templo que tienen que ver con la Ley de Moisés (es decir, el sacrificio de animales) ya no ocurren.

La ceremonia de investidura

Templo de Tijuana México

Templo de Tijuana México

La ordenanza de Investidura en el templo comienza en una sala similar a la de la imagen. James E. Talmage describió la Investidura de la siguiente manera:

“La investidura del templo, cual se administra en los templos modernos, comprende instrucciones relacionadas con el significado y la sucesión de dispensaciones pasadas, y la importancia de la presente como la época mayor y más sublime en la historia humana. 

Este curso de instrucción incluye un relato de los acontecimientos más prominentes del periodo de la creación, la condición de nuestros primeros padres en el Jardín de Edén, su desobediencia y consiguiente expulsión de esa morada bendita, su condición en el mundo triste y solitario cuando se vieron obligados a vivir de su trabajo y sudor, el plan de redención mediante el cual se puede expiar la gran transgresión, el periodo de la gran apostasía, la restauración del Evangelio con todos sus antiguos poderes y privilegios, la condición absoluta e indispensable de pureza personal y devoción a la rectitud en la vida actual y un cumplimiento estricto de los requisitos del Evangelio.” (Véase James E. Talmage, La Casa del Señor, pág. 89.)

Uno puede participar en la ordenanza de Investidura del templo para uno mismo (sólo una vez) o de manera vicaria por una persona fallecida (similar a los bautismos por los muertos).

En términos simples, la presentación de la Investidura ilustra, generalmente en un formato de video, la historia de la creación, y a Adán y Eva. Si has leído los capítulos del 1 al 3 de Génesis, ya estás familiarizado con aproximadamente el setenta por ciento de la Investidura. 

Templo de Siva, Fiji

Templo de Siva Fiji

El simbolismo es rico, pero en pocas palabras, la investidura explica el por qué estamos separados de Dios y cómo Jesucristo nos permite regresar a Su presencia y llegar a ser como Él. Esto sucede a través de una narración, convenios (promesas con Dios de obedecer Sus mandamientos), instrucciones, símbolos y oración. Específicamente, nos comprometemos a:

  • Obedecer los mandamientos de Dios.
  • Vivir el Evangelio de Jesucristo.
  • Ser moralmente puro.
  • Dedicar nuestro tiempo y talentos al servicio del Señor.

Los templos antiguos tenían múltiples habitaciones, al igual que los templos modernos. Y al igual que los templos antiguos, la progresión de los miembros a través de las salas del templo durante la Investidura del Templo simboliza nuestro viaje hacia la presencia de Dios.

El tabernáculo de Israel y el templo de Salomón tenían un patio exterior, un “Lugar Santo” y el “Lugar Santísimo”. Antiguamente, un velo separaba el Lugar Santo del Lugar Santísimo (Éxodo 26:33). Para pasar de un área a otra (simbólico de nuestro viaje hacia Dios), uno tenía que atravesar el velo. 

A medida que la presentación y ceremonia de la Investidura avanza en los tiempos modernos, los miembros pueden pasar por múltiples salas de instrucción (dependiendo del tamaño del templo), pero para alcanzar la sala más sagrada, simbólica del Cielo, deben pasar por lo que los de los tiempos antiguos pasaron. 

A continuación algunas fotografías de cómo se ve el salón final, “El Salón Celestial”, en diferentes templos:

Ninguna instrucción formal sucede en el Salón Celestial. Es un lugar para la meditación, oración y revelación personal. Una vez que los miembros salen del Salón Celestial, regresan a su vestimenta de domingo (hay vestidores para esto) y generalmente se dirigen a casa.

Cuarto de Sellamiento

Pero aún no hemos terminado, porque todavía hay un par de habitaciones que no hemos cubierto. En estas salas, se realizan matrimonios. Los invitados que poseen una recomendación para el templo llenan los asientos a ambos lados del altar, vestidos con su mejor ropa de domingo. 

Templo de Brigham City

Templo de Brigham City

Los novios, vestidos con las ropas ceremoniales del templo, “se arrodillarán en lados opuestos de un altar en el cuarto de sellamiento”, mientras que un obrero del templo llamado Sellador oficia la ordenanza. La novia puede usar su vestido de novia en lugar de su vestido blanco regular del templo, si el vestido de novia cumple con ciertos criterios.

En el altar, la novia y el novio se hacen promesas el uno al otro y a Dios y están sellados como marido y mujer no solo para esta vida sino también para el tiempo y toda la eternidad, siempre y cuando cada persona se mantenga fiel a sus promesas. Tradicionalmente, la ceremonia concluye con un beso (porque ¿por qué no?).

A través de esta ordenanza, los niños también pueden ser sellados a sus padres por la eternidad. Salas de sellamiento más pequeñas también están disponibles para las ordenanzas de sellamiento vicario.

El cuarto de la novia

Templo de Tijuana México

Templo de Tijuana México

También, hay “Cuarto de la novia”. A las novias les gusta salir del templo con su vestido de novia, así que tienen un vestidor especial para cambiarse. Muy elegante. El novio solo tiene un casillero.

Revelación moderna y cambios en las ceremonias del templo

noticias de la Iglesia 2018

Las prácticas y ordenanzas del templo, tal como las conocemos ahora, no surgieron de repente. Ha sido un proceso revelador (y que continúa hasta el día de hoy). De hecho, el 2 de enero de 2019, la Primera Presidencia reiteró:

“A lo largo de estos muchos siglos, los detalles asociados con la obra en el templo se han ajustado periódicamente, incluidos el idioma, los métodos de construcción, la comunicación y el mantenimiento de los registros. Los profetas han enseñado que no habrá fin a tales ajustes según lo indique el Señor a Sus siervos.”

¡Y ese es el templo!

Templo Trujillo

Templo de Trujillo Perú

Estos son los edificios extremadamente sagrados donde participamos en ordenanzas extremadamente sagradas. Desde el exterior (e incluso desde el interior), las ordenanzas del templo pueden parecer un poco extrañas. Eso es totalmente comprensible.

Para muchas personas, la oración es extraña, la Santa Cena es extraña, el bautismo es extraño. La mayoría de las cosas extrañas parecen ser extrañas al principio. Las ordenanzas del templo y la adoración tienen raíces profundas en el antiguo misticismo judío. No es de extrañarse que parezca diferente a nuestra sensibilidad occidental moderna.

Si no eres un Santo de los Últimos Días, intenta de tratar al templo con el mayor respeto y reverencia. Es extremadamente importante en nuestra fe y extremadamente sagrado.

Varios templos en todo el mundo están en construcción en este momento. Si tienes la oportunidad, haz lo que puedas para experimentar la belleza y majestuosidad de estas impresionantes estructuras con tus propios ojos en las puertas abiertas que se den cerca de donde vives.

Recursos adicionales

Este artículo fue escrito originalmente por David Snell y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “What Latter-day Saints Do in Each Room of Their Temples (With Pictures and Descriptions)