Cuando David O. McKay se convirtió en el noveno Presidente de la Iglesia en 1951, sólo había ocho templos operativos. La idea de construir un Templo SUD en un barco fue dada como solución para ayudar a los Santos en el extranjero en 1967. En el momento de su muerte, el número de templos construidos o en construcción casi se duplicó.

También te puede interesar:El cómo y el por qué una pareja asistió a 75 Templos de la Iglesia de Jesucristo en 75 meses

Este enfoque en la construcción del templo provino de dos puntos:

  1. Se dieron cuenta del incremento de los miembros en los Estados Unidos que no tenían acceso a las bendiciones del templo
  2. Tenían deseos de continuar fortaleciendo el Reino de Dios en otras partes del mundo.

david o mckay

Sin embargo, hubo un diseño innovador que no se parecía a ninguno propuesto antes o después y aunque nunca se construyó, el “templo en el barco” seguía siendo una solución interesante que ahora está registrada en la biografía de David O. McKay:

“A principios de 1967, el Presidente McKay le pidió a Mark Garff, Presidente del Comité de Construcción [de la Iglesia], que mirara los templos y volviera con una recomendación sobre cuál debería ser nuestro programa en cuanto a la provisión de nuevos templos y cómo podemos acomodar a la gente que deseaba ir a los templos. Para estudiar el asunto, Garff viajó a Alaska, Hong Kong, Filipinas, Nueva Zelanda y Australia, todas esas áreas con un número significativo de Santos de los Últimos Días que estaban a miles a millas del templo más cercano.” (“David O. McKay y el surgimiento del mormonismo moderno”)

Después de observar la dificultad que estos miembros tenían para llegar a un templo, Garff comenzó a pensar en soluciones y preparó una propuesta inusual, también registrada en la biografía del Presidente McKay, tomada del memorando de Garff sobre su reunión con el Profeta:

“Le dije cautelosamente al Presidente McKay: ‘Si cree que estoy fuera de mis límites, deseo que me lo diga, porque lo que le estoy proponiendo ahora es que la Iglesia obtenga o construya un barco de suficiente tamaño para recorrer los océanos y equiparemos esta nave como una nave del templo; así tomaremos el barco y lo equiparemos como un templo, luego llevaremos el barco a los puertos donde vive nuestra gente. Podríamos hacer esto en todo el continente de América del Sur, Europa, a lo largo de la costa de China, Japón, Australia e incluso África si quisiéramos’.

Estaba seguro de que el costo no sería más que el costo de algunos de los templos que habíamos construido. Le sugerí al Presidente que no teníamos el dinero para construir templos en todo el mundo y sería una imposibilidad porque nuestros fondos eran limitados y si seguíamos este proyecto podríamos lograr que, al menos, aquellos que desean tener sus investiduras mientras aún están vivos las obtengan.”

Templo de Rexburg Idaho

Garff pensó que, lo que empezaría originalmente como un templo para la obra de los vivos, también podría “recorrer” diferentes puertos y permitir que también se llevara a cabo la obra para los muertos con el tiempo. El Presidente McKay lo alentó a investigar más acerca de la logística.

Mark Garff informó sobre sus hallazgos nuevamente un año después, estimando un costo más bajo de lo que se necesitó para construir templos en tierra y visualizar un barco que pudiera navegar tanto en alta mar como en grandes ríos, incluyendo el Mississippi, Missouri y el Amazonas. A pesar de eso, el proyecto nunca fue oficialmente aprobado o finalizado y finalmente quedó en la memoria.

Este artículo fue escrito originalmente por Chad S. Hawkins y fue publicado por ldsliving.com bajo el título: “An LDS Temple on a Cruise Ship? One Man’s Unique Solution for Saints Overseas in 1967