El templo es considerado como el lugar más santo sobre la tierra, la casa sagrada del Señor.

Los miembros pueden recibir revelación e inspiración ahí, y pueden encontrar un refugio de paz en medio de un mundo caótico. Sin embargo, a veces, puede ser difícil sentir la inspiración de los cielos cuando nos enfrentamos a símbolos confusos o desconocidos. Estos símbolos hermosos y multifacéticos del templo son perfectos para una reflexión personal y profunda dentro de las paredes sagradas del templo, por lo que debe tratarse con reverencia.

templo mormón

Un símbolo que también se encuentra en las Escrituras que puede parecer peculiar es el velo.

¿Por qué se usan velos en los templos? ¿Qué pueden decir los velos sobre las mujeres, la santidad, la revelación y el Evangelio?

En cuanto más he estudiado y reflexionado, más he descubierto lo poderoso que es realmente el símbolo del velo. Los velos aparecen en el antiguo tabernáculo israelita (Éxodo 26: 31 -33), en la historia de Moisés en el Monte Sinaí (Éxodo 34: 33 -35), en el templo de Salomón (2 Crónicas 3:14) e, incluso, en el Nuevo Testamento (Mateo 27: 50 -51).

Sin embargo, sobre todo, un pasaje de las Escrituras en el Libro de Mormón me ayudó a ver los velos como un signo poderoso de la gloria de Dios: Éter 3.

La experiencia del velo del hermano de Jared

velos

El hermano de Jared ve el dedo del Señor.

También te puede interesar:10 pensamientos que tienes todo el tiempo que probablemente provengan del Espíritu Santo

En Éter 3, el hermano de Jared se acerca al Señor con dieciséis piedras para iluminar los barcos jareditas mientras viajaban a la tierra prometida. Debido a que su fe era muy grande, pudo ver el dedo del Señor. De hecho, después de que el hermano de Jared vio el dedo del Señor, su conocimiento se hizo tan poderoso que fue admitido en la presencia del Señor:

Y debido al conocimiento de este hombre, no se le pudo impedir que viera dentro del velo; y vio el dedo de Jesús, y cuando vio, cayó de temor, porque sabía que era el dedo del Señor; y para él dejó de ser fe, porque supo sin ninguna duda.

Por lo que, teniendo este conocimiento perfecto de Dios, fue imposible impedirle ver dentro del velo; por tanto, vio a Jesús, y él le ministró. (Éter 3: 19-20)

En esta historia, como en otros relatos del Antiguo Testamento, se describe el velo como algo que separa de la gloria de Dios. Sabemos por las Escrituras que la gloria del Señor es abrumadoramente poderosa y destructiva para aquellos que son indignos (1 Nefi 10:21; 2 Nefi 12:10, 19, 21; 16:3–5; 20:16; Alma 12:14–15). No obstante, el libro de Éter nos cuenta que el hermano de Jared pudo atravesar el velo debido a su conocimiento especial.

Según la historia del Libro de Mormón, lo que permite a alguien, en un contexto santo, atravesar un velo es su obtención y aceptación del conocimiento especial y la preparación necesarios para progresar y resistir la gloria que se encuentra dentro del reino más sagrado.

De manera similar, el “Lugar Santísimo” en el antiguo templo israelita fue separado del resto del templo por un velo. El velo no se colocó ahí para proteger la presencia de Dios de las personas, sino para proteger a las personas del poder de Dios y para permitir que Dios se revelara a sí mismo cuando lo considerara apropiado. Las Escrituras señalan:

“Por tanto, santificaos para que vuestras mentes se enfoquen únicamente en Dios, y vendrán los días en que lo veréis, porque os descubrirá su faz; y será en su propio tiempo y a su propia manera, y de acuerdo con su propia voluntad” (DyC 88: 68).

¿Qué podría decir esto sobre alguien que está dentro de un velo o usa un velo?

Usar velos

velos

Cualquier persona que use un velo, ya sea una novia el día de su boda, una monja haciendo votos, o una antigua princesa en su coronación. A menudo, lo hace para denotar una elevación en su estatus, santificación y poder. Los velos transmiten la idea de que el objeto o persona dentro del mismo es valiosa, santa y poderosa. Incluso, hay evidencia de la antigua Asiria, una esposa podía usar un velo como símbolo de estatus, para diferenciar su posición de una concubina o esclava.

El hermano de Jared pudo atravesar el velo porque obtuvo el conocimiento y la dignidad que necesitaba para resistir la gloria de Dios. Al igual que Moisés en el Monte Sinaí que resplandeció con la gloria de Dios (Éxodo 34: 33-35), las mujeres que usan un velo, especialmente en el templo, denotan que ahora han obtenido el conocimiento y la preparación necesarios para exudar la gloria y el poder de la divinidad.

El templo es un lugar donde podemos aprender sobre Dios y sentir Su espíritu. Pero, principalmente, es un lugar donde aprendemos cómo el Evangelio de Jesucristo invita a todas las personas, mujeres y hombres, a conocer a Dios y Jesucristo, y a llegar a ser como ellos.

El Libro de Mormón, la Biblia y el templo me han enseñado una y otra vez que Dios ama a todos Sus hijos y que Su Plan de Salvación es para todos. En 3 Nefi 11-18, las familias de los hombres, las mujeres y los niños se dirigieron a la presencia del Señor resucitado. Según Nefi declaró,  “Él invita a todos ellos a que vengan a él y participen de su bondad… sean negros o blancos, esclavos o libres, varones o mujeres” (2 Nefi 26: 33).

Artículo originalmente escrito por Jasmin Gimenez y publicado en bookofmormoncentral.org con el título “This Book of Mormon scripture changed the way I view veils, women, and the temple.”