3 Preguntas que Tienes que Responder antes de Comprar a tu Hijo el Dispositivo Electrónico Nuevo

 

 EL VIEJO DEBATE DEL DISPOSITIVO

Los padres están ansiosos por obtener información sobre la tecnología y sus hijos. ¿Qué son? ¿Cuáles son las tendencias actuales? ¿Estas aplicaciones son seguras? A medida que la tecnología se arremolina en torno a nosotros, los padres se encuentran tratando de mantenerse al día y estar al tanto de lo que hacen sus hijos, para que puedan ayudar a tener una experiencia segura y positivaA pesar de las miles de preguntas que recibo de ansiosos padres, hay algunas que se me hace en cada lugar al que vaya, uno de los más comunes son – una de las preguntas más comunes son: los niños de todas las edades tienen teléfonos celulares, ¿qué edad crees que es la apropiada? Y así comienza mi meditada  pausa antes de responder a esta pregunta bastante cargada.

 

Por desgracia, mi respuesta no incluye un número mágico; las familias son diferentes, todos los niños son diferentes, por lo que debemos de responder a esta pregunta. Para mi padre, quien crió tres hijos como una padre soltero por un tiempo, los teléfonos celulares hubieran sido asombrosos– nadie atrapado en una práctica de fútbol que terminó pronto, y coordinando horarios cambiantes y contradictorios que se habrían resuelto con un mensaje de textorápido o una llamada telefónica. Sin embargo, estos dispositivos son aparatos muy poderosos, y poner ciegamente en manos de los niños curiosos y que no están preparados, a menudo puede ser una receta para el desastre.

 

Con esto, hay algunas cosas que usted debe considerar cuando se trata de determinar qué edad es la edad apropiada en su familia para que los niños puedan tener uno:

 

  1. ¿Está Ud. preparado?

 

Lo creas o no, esta puede ser la pregunta más importante cuando se trata de determinar el tiempo o no en que su hijo debe tener su propio dispositivo o teléfono celular. Un reciente estudio realizado por la Fundación de la Familia Kaiser reveló que los niños con edades entre los 8 a 18 años de edad pasan un promedio de 7,5 horas diarias conectado. Entonces, si vas a darle a tu hijo su propio dispositivo, es imprescindible que usted esté involucrado, al igual que en todos los demás aspectos de su vida. No es complicado, pero es imperativo que estés involucrado porque 7,5 horas diarias es una gran parte de sus vidas que estamos perdiendo si el dispositivo simplemente se entregó sin ninguna supervisión o conversación.

 

  1. ¿Para qué va usarse este dispositivo?

 

Creo que es importante definir una razón o múltiples razones. Una vez tuve una mamá de una niña de 13 años de edad que me decía que su hija le había estado rogando por un teléfono celular durante dos años porque “Todo los demás tienen uno” (¿les suena familiar?). Entonces, le dijo a su hija que “todo el mundo tiene uno” no es una razón válida para querer este dispositivo de gran alcance, y le dijo que le presente algunos hechos, datos y argumentos de por qué ella necesitaría uno y para que lo usaría. Su hija entregó una presentación eficaz a ella y su marido, y le permitieron tener uno.  Ahora, algunos pueden ver esto como un poco extremo (aunque creo que es un ejercicio bastante impresionante, educativo e inventivo), pero creo que el punto está bien. A menudo, los padres vienen a mí espantados porque se vieron presionados para dar a sus hijos los dispositivos, algunos de ellos de tan sólo 2do o 3er grado, y se encontró que no estaban completamente preparados. Así que, con su hijo o por su cuenta, es importante evaluar las razones por las que su hijo tenga uno de estos dispositivos antes de entregarle uno.

 

 

3. ¿Cuáles son sus reglas?

 

Como en cualquier otra cosa en la vida (el conducir, salir con amigos, el comportamiento en general), tenemos muchas reglas para nuestros hijos, debido a su desarrollo no siempre están preparados para tomar las mejores decisiones por cuenta propia; No es diferente cuando se les entrega un potente dispositivo tal como un teléfono celular (no entregamos a nuestros hijos las llaves de un auto cuando tienen 16 y les decimos que tengan una explosión). Sea cual sea su reglas y limitaciones, se recomienda que los padres tengan esta conversación inclusive antes de que le den un dispositivo y sigan teniendo esta conversación y evalúe.

Si bien puede ser un desafío determinar a qué edad el niño debe tener un dispositivo, estos puntos antes mencionados deben ser considerados. Las familias y los niños tienen necesidades diferentes, y hay maneras de abordar adecuadamente esto en todas las edades. Cualquiera que sea tu decisión, debes estar seguro de que  puedes ayudar a que tu hijo tenga una experiencia positiva, cuando pienses que está listo, mediante la evaluación y seguir la conversación en torno a la seguridad y a la responsabilidad en el uso del dispositivo.

 

 

Publicado: iKeepSafe.com

 

 

| El Libro de Mormón
Publicado por: Isaac Angulo
Isaac Angulo es el Director de masfe.org y dirige todos los esfuerzos de More Good Foundation en Latinoamerica.
Nacimiento, Renacimiento y mi larga noche en el hospital
La pornografía es una adicción que puede tratarse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *