Solo algunos días antes de que Donald Trump jurara como presidente de los Estados Unidos, el Élder Dallin H. Oaks instó a un grupo de jóvenes adultos a vivir el siguiente periodo presidencial de acuerdo a los resultados de la democracia.

“No estoy comenzando una discusión por los resultados de las elecciones, quiero dar un argumento por la democracia de la cual depende nuestra libertad, y no podemos tener democracia si no aceptamos los resultados que no nos gustan así como aceptamos los que nos gustan”, dijo el Élder Oaks, miembro del quórum de los doce apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

superar las divisiones políticas

Cortesía: Deseret News

Élder Oaks junto con el Élder Jeffrey R. Holland discursaron en una devocional para un grupo de estudiantes y jóvenes adultos en el Instituto de Religión de Salt Lake City ubicado junto a la Universidad de Utah.

Considerando la agitación provocada por el próximo cambio de mando presidencial, el Élder Oaks citó fuertemente comentarios dados a estudiantes durante un devocional en el mes de septiembre de 2016 en la Universidad de Brigham Young.

superar las divisiones políticas

Cortesía: Deseret News

“Aunque las elecciones hayan terminado, las condiciones que hicieron de septiembre un mes doloroso continúan en enero, incluso en la semana de la proclamación del nuevo presidente”. Declaró Élder Oaks.

También añadió, “Los meses que anteceden las elecciones han sido siempre un tiempo de serias divisiones políticas, pero las divisiones y la agresividad que estamos experimentando en estas elecciones, especialmente a nivel presidencial, son inusualmente amplias y desagradables”.

Esto es, en parte, el resultado de la tecnología moderna, como la televisión, el internet y el “valiente anonimato de la “blogosfera” el cual, Élder Oaks dijo, “instantáneamente amplía e intensifica los espacios entre diferentes puntos de vista”.

El Élder reiteró la orden dada en septiembre: “Debemos también recordar no ser parte de la actual agresividad. Debemos comunicar nuestras diferencias sin ofender”.

El Élder Oaks declaró que deseaba dar el mismo discurso a todos los votantes luego de las elecciones, reiterando la admonición de “aceptar los resultados no favorables amablemente y ejercer la cortesía con nuestros adversarios (políticos).

Otro recordatorio de su discurso de septiembre va dirigido a enfocarse en la esperanza. “Cuando confiamos en el Señor de que todo saldrá bien, esta esperanza nos mantendrá en movimiento. La esperanza es una característica de la virtud Cristiana. Siento gozo ejercerla y recomendarla a la actual desesperanza”.

Estas palabras, dijo a sus oyentes, son tan oportunas después de las elecciones así como también previamente a este período.

Élder Oaks comentó que ora diariamente por esta nación y cree, tal como el Presidente Gordon B. Hinckley solía decir, “todo saldrá bien”.

En sus declaraciones, el Élder Holland compartió un breve resumen de la vida de Dietrich Bonhoeffer, un pastor Luterano y Teólogo de la Alemania Nazi que vino a los Estados Unidos para estudiar en el Seminario de Unión Teológica en Nueva York justo antes de que Adolf Hitler invadiera Polonia en 1939.

superar las divisiones políticas

Cortesía: Deseret News

Incluso siendo persuadido a quedarse en los Estados Unidos donde estaría a salvo, Bonhoeffer regresó a sus tierras, se unió a un grupo clandestino de resistencia contra el régimen Nazi, y fue atrapado y encarcelado.      

“Él había regresado a defender a Dios, al Dios que él conocía, y pensó que Dios necesitaría defensa en una Europa destruida por la guerra, él estaba decidido a obedecer pasara lo que pasara” dice Élder Holland.

La misma resolución de seguir a Dios se vió en los pioneros que se establecieron en el valle de Moapa cuando fueron llamados a servir a la misión Muddy por Brigham Young. El Élder Holland habló de Elizabeth Claridge McCune, cuyo padre, Samuel Claridge, fue uno de los llamados a servir en ese lugar.

Cuando Elizabeth de 15 años oyó el nombre de su padre para ser reubicado, inmediatamente comenzó a llorar, diciendo, “sé que mi padre irá y que nada podrá impedírselo, no lo tendría como padre si él no estaría dispuesto a ir cuando es llamado”.

Élder Holland pregunta: “¿De dónde viene ese tipo de valentía? ¿Cómo se forma un carácter como ese?”

Luego citó a Don Schollander, un renombrado nadador que estableció 37 récords en los Estados Unidos, 22 récord mundiales y fue elegido para ser parte del Salón de la Fama Internacional de Natación a la edad de 19 años.

“En la competición de alto rendimiento, aparece un nuevo ingrediente al nadar— el dolor”, Schollander declaró una vez en una conferencia de prensa. “Descubres el dolor en las prácticas y seguirá apareciendo en cada carrera…La mayoría de los nadadores retroceden. Pero si presionas las barreras del dolor hasta la real agonía, serás el campeón”.

Élder Holland añade: “No es coincidencia que la palabra usada para describir la experiencia de Cristo en Getsemaní sea “en agonía.” Si decimos ser discípulos de Cristo…en ocasiones encontraremos agonía. Y los bendigo para cuando esos momentos vengan, problemas en la actualidad, dificultades históricas, problemas personales en sus hogares, desafíos en sus misiones o matrimonios, cualquiera sea el caso, oro y pido, y los bendigo para puedan ser fuertes hasta él fin”.        

Traducido por Oscar Cerda para mormonsud.org