Santos II: Desde confesar pecados a la congregación hasta bailes de JAS prohibidos

“Santos, tomo II: Ninguna mano impía” está repleto de historias sobre lo bueno y lo malo que vino de establecerse en Utah y vivir una nueva religión.

Este segundo tomo del libro cubre temas desde la edificación de los templos, el crecimiento de la obra misional, los desafíos con la poligamia, los detalles de los terribles eventos de Mountain Meadows y un vistazo a la vida de los miembros de Europa hasta las islas.

A continuación, compartiremos 10 datos curiosos sobre la historia de la Iglesia que encontramos en Santos II.

1. Se instruyó al Batallón Mormón a vestir sus gártments del templo si era posible

También te puede interesar: 5 cosas que (quizás) no sabías sobre las mujeres de la historia de la Iglesia

“Tres días antes de que el batallón se marchara, Brigham Young habló a sus oficiales. Les aconsejó que mantuvieran sus cuerpos puros, que fueran castos y que llevaran puestos sus gárments del templo, si habían recibido la investidura.

Les dijo que tratasen a las personas mexicanas con honorabilidad y que no disputaran con ellas. ‘Traten a los prisioneros con el mayor de los civismos’, les dijo, ‘y nunca le quiten la vida a nadie, si lo pueden evitar’”.

Lee más sobre el Batallón Mormón en el capítulo 3

2. Algunos miembros del Cuórum de los Doce no creían que se debería crear una nueva Primera Presidencia después de la muerte de José Smith

José Smith y rumores

“Finalmente, el 30 de noviembre, habló Brigham con el Cuórum acerca de reorganizar la Primera Presidencia, convencido de que era la voluntad de Dios para seguir adelante. Orson Pratt inmediatamente cuestionó la necesidad de un cambio. ‘Me gustaría ver a los Doce seguir perfectamente juntos y unidos’, dijo.

Orson creía que los Doce podían dirigir la Iglesia en ausencia de una Primera Presidencia porque una revelación había declarado que los dos cuórums eran iguales en autoridad.

El profeta José Smith también había enseñado que una mayoría de los Doce podía tomar decisiones autoritativas cuando no estuvieran presentes todos los del Cuórum. Para Orson, eso significaba que siete Apóstoles podían permanecer en las Oficinas Generales para gobernar a los santos, mientras los cinco restantes llevaban el Evangelio a las naciones.

Brigham escuchaba a Orson, pero no estaba de acuerdo con sus conclusiones. Brigham preguntó: ‘¿Qué es mejor, desatar los pies de los Doce para que vayan a las naciones o retener siempre a siete de ellos en casa?’

‘Es mi sentir’, dijo Orson, ‘que no debiera haber una Primera Presidencia integrada por tres miembros, sino que los Doce han de ser la Primera Presidencia’”.

Lee más sobre la reorganización de la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles bajo la dirección de Brigham Young en el capítulo 6.

3. Brigham Young les dijo a los Santos que necesitaban vivir dignos de recibir revelación personal, una instrucción muy familiar en la actualidad

“Entonces, Brigham dio su testimonio de la revelación del Señor a José Smith acerca del matrimonio eterno y testificó que Dios aún revelaba Sus palabras a la Iglesia.

‘Si fuese necesario escribirlas, estaríamos escribiendo todo el tiempo’, dijo él.

‘Pero preferiríamos que el pueblo viviera de tal forma que recibieran revelaciones para ellos mismos y luego hicieran la obra que hemos sido llamados a hacer. Eso es suficiente para nosotros’”.

Lee más sobre la revelación personal y esta declaración en el capítulo 10.

4. Los miembros solían confesar sus pecados en las reuniones de barrio

sacramental

“A fin de promover la rectitud, los líderes de la Iglesia exhortaron a los Santos a que confesaran sus pecados públicamente en las reuniones de barrio.

En una carta a Joseph, Mercy escribió acerca de Allen Huntington, uno de los jóvenes que había ayudado a llevar a los emigrantes de los carros de mano a través del río Sweetwater.

Allen siempre había sido un joven rebelde, pero poco después del rescate de los carros de mano, se puso de pie en el Barrio Sugar House, reconoció sus pecados del pasado y habló sobre cómo el rescate había cambiado su corazón”.

Lee más sobre esta práctica en el capítulo 17.

5. Hubo planes para construir un Salón de Ciencia de los Setenta y un teatro durante los primeros días de la Iglesia

“Aunque Brigham creía en el valor del trabajo, también alentaba a los Santos a descansar y disfrutar de la vida. ‘La gente debe tener diversiones’, declaró. Él creía que la recreación y el ejercicio físico eran importantes para el cuerpo y el alma.

A fin de pagar el teatro, Brigham desvió fondos de un proyecto de construcción estancado, el Salón de Ciencia de los Setenta.

El proyecto del teatro recibió fondos adicionales ese verano cuando las tropas del ejército de los Estados Unidos que estaban apostadas en Cedar Valley fueron movilizadas nuevamente hacia el este para luchar en la Guerra Civil.

Antes de que los soldados se fueran, Brigham envió a Hiram Clawson, su yerno y administrador del nuevo teatro, a comprar parte del hierro, el ganado, los artículos textiles y otros materiales del ejército a un precio muy barato.

Brigham luego vendió esos artículos a un precio más alto para financiar la construcción del teatro”.

Lee más sobre la construcción del teatro y el Templo de Salt Lake en el capítulo 21.

6. Los Santos de Utah organizaron un sistema económico cooperativista llamado “Orden Unida de Enoc”

diezmo

“En otras colonias de Sanpete, Brigham alentó a los Santos a adoptar un sistema económico más cooperativista.

Dos años antes, una depresión económica a nivel nacional había perjudicado la economía de Utah. Sin embargo, varias tiendas e industrias cooperativas del territorio habían resistido la crisis económica, lo cual había aumentado la creencia de Brigham en la cooperación.

Desde entonces, había exhortado a los Santos a vivir como el antiguo pueblo de Enoc, que estaban unidos en corazón y voluntad, y no tenían pobres entre ellos.

El sistema, conocido como la Orden Unida de Enoc, recordaba la revelación del Señor sobre la ley de consagración. Los miembros de la orden debían proveer el uno para el otro como una familia, y contribuían liberalmente con mano de obra y bienes personales a fin de promover industrias caseras y mejorar la economía local.

Muchos Santos ya habían organizado órdenes unidas en sus comunidades; aunque las órdenes diferían unas de otras en su estructura, compartían los valores de la cooperación económica, la autosuficiencia y la sencillez”.

Lee más sobre la intención de Brigham Young de establecer una cooperación entre los Santos en el capítulo 28.

7. Los valses, que eran populares entre los jóvenes de la Iglesia, solían ser desaprobados y, con frecuencia, no se permitían en los bailes de la Iglesia

“[Heber Grant] tenía inquietudes en cuanto al pedido del obispo Woolley [de organizar su fiesta de barrio]. ‘Yo haré mi máximo esfuerzo’, dijo, ‘pero debe garantizarme que, si no se recauda lo bastante para cubrir los gastos, usted aportará la diferencia’.

[Heber Grant] explicó que los jóvenes querían ir a bailes donde pudieran bailar vals.

Aquella danza popular consistía en que la pareja se tomara el uno al otro estrechamente mientras giraban por la pista de baile formando un gran círculo.

Aunque algunas personas consideraban que el vals era menos apropiado que la cuadrilla, que era un baile más tradicional, se sabía que Brigham Young permitía tres valses por fiesta. Sin embargo, el obispo Woolley desaprobaba el vals y lo había prohibido en las fiestas del Barrio 13.

‘Está bien; pueden tocar tres valses’, dijo el obispo Woolley”.

Lee la divertida historia sobre la reacción de Brigham Young al baile de Heber en el capítulo 28.

8. En su aniversario 50, la Iglesia perdonó miles de deudas

nuevas pautas

“En 1880, la Iglesia celebraba su cincuentenario. Rememorando que el antiguo Israel celebraba un año de jubileo cada cincuenta años, en el que se perdonaban las deudas y se liberaba del cautiverio a las personas, el presidente John Taylor canceló las deudas de miles de Santos pobres que se habían congregado en Sion con dinero prestado del Fondo Perpetuo para la Emigración.

Él pidió a los Santos que eran dueños de bancos y negocios que perdonaran a algunas personas el dinero que estos les debían, e instó a los miembros de la Iglesia a donar reses y ganado a los necesitados.

También le pidió a Emmeline Wells, presidenta del comité del grano de la Sociedad de Socorro, que de los graneros de la Sociedad prestara a los obispos cuanto trigo necesitasen para atender a los pobres en sus barrios”.

Lee más sobre estas celebraciones en el capítulo 32

9. Solía haber un Colegio Universitario Brigham Young en Logan

John A. Widtsoe

“Esa primavera, John Widtsoe, de diecinueve años, celebró su graduación del Colegio Universitario Brigham Young de Logan. En la ceremonia de graduación, recibió un reconocimiento especial por su excelente desempeño en Retórica, Alemán, Química, Álgebra y Geometría”.

Lee más sobre John A. Widtsoe en el capítulo 41

10. Algunos Santos se opusieron enérgicamente cuando la mesa directiva de la Sociedad de Socorro planeó colgar un gran retrato de Emma Smith en el tabernáculo durante la celebración de jubileo de Salt Lake City

Sociedad de Socorro

Emma Smith

“La mesa directiva de la Sociedad de Socorro planeó hacer la celebración del jubileo de Salt Lake City en el tabernáculo. Como elementos decorativos, ellas quisieron colgar grandes retratos de José Smith, Emma Smith, Eliza R. Snow y Zina Young detrás del púlpito.

Debido a que Emma Smith, la primera presidenta de la Sociedad de Socorro, había permanecido en Illinois y se había unido a la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, algunas personas pensaban que no era correcto colgar su retrato en el tabernáculo.

Como la controversia a este respecto se fue intensificando, Zina acudió al presidente Wilford Woodruff para conocer su parecer en cuanto a si debían exhibir el retrato. ‘Todo el que se oponga a ello’, le dijo él, ‘ha de ser una persona muy intolerante’”.

Lee más sobre esta celebración de jubileo en el capítulo 42

Esta es una traducción del artículo que fue escrito por Jannalee Sandau y fue publicado en ldsliving.com con el título “Confessing sins at ward meetings, forgiving thousands of debts, and 8 other tidbits about Church history found in the second volume of Saints”.

| Historia de la Iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *