Woodrow Wilson y su relación con los mormones

Hace 90 años, el 3 de febrero de 1924, murió Woodrow Wilson. Fue el 28º presidente de los Estados Unidos y, después de que el Partido Republicano se dividió en 1912, se convirtió en un demócrata. La presidencia de Wilson tuvo varias conexiones con la historia mormona, algunas de los cuales impactaron en la forma en que el mundo ve el mormonismo.

Utah y las campañas presidenciales de Wilson

Woodrow Wilson postuló a la presidencia contra William Howard Taft, el presidente titular. El presidente mormón Joseph F. Smith apoyaba a Taft, como lo había hecho durante la anterior campaña política de Taft. Cuando su respaldo fue representado como una instrucción para los miembros de la iglesia acerca de cómo votar, explicó que se trataba de un apoyo personal, no de un apoyo de la iglesia. La Iglesia no da instrucciones a sus miembros en relación a candidatos específicos. Los miembros de la Iglesia aceptaron esa explicación, y aunque el voto electoral de Utah fue para Taft, el voto estaba muy cerca, y los votos combinados de Wilson y Roosevelt, que también estaban postulando, fueron mayores que los votos a favor de Taft. Cuando Wilson postuló para la reelección en 1916, no hubo ningún líder de la Iglesia ni ninguna publicación de la misma que apoyaran a un candidato, y Utah votó por Wilson. Hoy en día, los líderes mormones no respaldan a los candidatos, ni siquiera en privado, con el fin de evitar confusiones.

Una Autoridad General mormona menciona a Woodrow Wilson

Wilson ha sido citado por lo menos dos veces en la Conferencia General mormona:

Woodrow Wilson declaró: “El país que no recuerda lo que fue ayer, no sabe lo que es ahora ni lo que está tratando de lograr. Estamos embarcados en algo completamente inútil si no sabemos de dónde provenimos ni lo que hemos intentado lograr (DHC, vol. 5, p. 286, citado por Dennis B. Neuenschwander, en Los puentes y los recuerdos eternos, abril 1999 Conferencia General. Discurso en inglés).

Sterling W. Sill, miembro emérito del Primer Quórum de los Setenta, citó al presidente Wilson en un artículo que apareció en la revista mormona para adultos:

“La mayor capacidad del pueblo estadounidense es su capacidad de resistir a la instrucción”, (Woodrow Wilson, citado por Sterling W. Sill, Los tres yoes, Liahona, agosto de 1979. Discurso en inglés).

Woodrow Wilson y el trigo Mormón

Emmeline-B-WellsEn 1919, Woodrow Wilson llegó a Salt Lake City para hablar en el Tabernáculo Mormón.Él estaba muy enfermo y se vio obligado a cancelar todas excepto dos de sus citas programadas. Él dio su discurso y dijo que mantendría sólo otro compromiso más. Quería reunirse Emmeline B. Wells. Ella era la presidenta internacional de la Sociedad de Socorro, la organización auxiliar oficial de las mujeres mormonas. Él le entregó una condecoración en reconocimiento al servicio que las mujeres mormonas dieron a su país durante la Primera Guerra Mundial. Las mujeres de la Iglesia cultivaron y almacenaron de trigo para las emergencias, y 200.000 fanegas de ese trigo se vendieron a un precio razonable al gobierno de Estados Unidos en un momento de necesidad durante la guerra. En agosto, voy a publicar un artículo contando más acerca de esta increíble historia.

La Controversia mormona de la Sociedad de las Naciones

Utah jugó un papel importante en tratar de ayudar a Woodrow Wilson a cumplir su deseo de lograr la paz mundial permanente a partir del final de la Primera Guerra Mundial. Este papel llevó a algunos tiempos difíciles para los miembros de la iglesia, pero los resultados demuestran cómo los cristianos pueden estar en desacuerdo sobre ciertas cuestiones a la vez que conservan un amor cristiano por los demás.

Woodrow Wilson quería que los Estados Unidos se uniera a la Sociedad de las Naciones, precursora de la actual Organización de las Naciones Unidas, que alentaba a los países a unirse para resolver sus problemas de forma pacífica. El senador de Utah, Reed Smoot, junto con muchos otros republicanos, quería que se añadieran enmiendas que asegurarían que los Estados Unidos no perdería su soberanía. Muchos otros mormones se opusieron a la Sociedad por varias razones. Sin embargo, la mayoría de los líderes mormones, incluido el profeta, la apoyaron y promovieron, viéndola como una forma de ayudar a la libertad de religión en todo el mundo. La Iglesia no tomó una posición oficial al respecto, pero los líderes individuales de la iglesia sí.

El Congreso de la montaña de la Sociedad para Imponer la Paz celebró su conferencia anual en Salt Lake City en 1919. La conferencia contó con la presencia de William Taft, quien fue un presidente anterior de los Estados Unidos. El profeta Mormón, Heber J. Grant, que era un demócrata, no sólo asistió a la conferencia, sino que dirigió varias de las sesiones. George F. Richards, Anthony W. Ivins, y B. H.Roberts también apoyaron la Sociedad. El presidente Ivins habló públicamente en apoyo de la propuesta y otros líderes de la iglesia incentivaron o desalentaron la ayuda al hablar en conferencias de estaca, algo que también rara vez se hace hoy en día. David O. McKay, Joseph Fielding Smith, Charles W. Nibley, y J. Reuben Clark fueron algunos de los que se opusieron abiertamente a la Sociedad.

heber-j-grant-mormonHeber J. Grant leyó el manifiesto en una conferencia de estaca (regional) en Salt Lake City en septiembre de 1919.Explicó que lo había firmado porque estaba de acuerdo con sus creencias personales, no porque él estuviera ordenando a las personas que la apoyaran.

El profeta dijo que lamentaba que los miembros de la iglesia estuvieran usando las Escrituras para reforzar sus puntos de vista, una referencia a la afirmación de Reed Smoot de que el Libro de Mormón se oponía a la Sociedad de las Naciones y la afirmación del presidente Ivans de que el Libro de Mormón la apoyaba.

Se había puesto en circulación un folleto ilustrado y había sido ampliamente publicado de nuevo en los periódicos bajo el título: “Las Profecías de la Biblia Mormona se vuelven un problema para la Sociedad de las Naciones”. La posición de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es que los libros canónicos de la Iglesia no se oponen a la Sociedad de las Naciones.

Como se indica en lo que le he leído, lamento sobremanera que este gran e importante asunto se haya convertido en una cuestión política, y deseo pedir a todos y cada uno de los miembros de la Iglesia, sobre quienes tengo el honor de presidir, que en toda su controversia en relación con este gran tema, se expresen en cuanto a sus puntos de vista con el debido respeto a las opiniones de los demás.

FIN DEL BLOQUE DE CITA

(Tenga en cuenta que “la Biblia mormona” es un título incorrecto para el Libro de Mormón, el cual es un complemento de la Biblia, no es un reemplazo para ella.)

Ambas partes han sido capaces de encontrar escrituras del Libro de Mormón para apoyar sus puntos de vista. Los que están en oposición citaron escrituras que señalan que la guerra continuaría hasta la Segunda Venida y por lo tanto no había razón para desarrollar el programa citado. Otros citaron pasajes que alentaban la paz y desalentaban el inicio de la guerra sin provocaciones. El presidente Grant dejó en claro que su apoyo se basaba en sus puntos de vista personales de la política, no de las Escrituras, que no mencionan una Sociedad de las Naciones. Apoyaba plenamente la diversidad política, incluso entre sus propios líderes, siempre y cuando ellos no estuvieran reclamando la autoridad de las escrituras por sus creencias.

Puede parecer curioso que algunos líderes de la iglesia pudieran estar en desacuerdo sobre algo tan importante, políticamente, como la Sociedad de las Naciones, incluso mientras servían juntos como líderes de la iglesia. La Sociedad de las Naciones fue una idea que algunos mormones apoyaron porque creían que promovería la obra de Dios, mientras que otros se opusieron a ella, posiblemente por las mismas razones. Sin embargo, nunca hubo una revelación sobre el tema. El apoyo a la Sociedad no era un mandamiento o una declaración oficial de la creencia. Era una interpretación personal de cada líder sobre un asunto que era importante, pero no el tema de una revelación o doctrina oficial.

Los mormones creen que somos libres de tomar nuestras propias decisiones sobre toda cuestión para la que no hay una doctrina oficial de la iglesia y que debemos orar por la confirmación personal de la doctrina de la Iglesia, también. Esto se aplica incluso al más alto nivel de liderazgo. La iglesia no apoya oficialmente a candidatos, pero no respalda algunas cuestiones políticas sobre una base no-partidista. Los líderes de hoy son a menudo más cuidadosos de dejar en claro si su apoyo a un tema político en particular es oficial o personal, especialmente teniendo en cuenta las mejoras en la comunicación. En tiempos anteriores, este no siempre fue el caso. El debate sobre la Sociedad de las Naciones fue un perfecto ejemplo de la capacidad de las personas inspiradas para ver los diferentes caminos hacia el mismo objetivo.

Cuando fue desechada la medida, hubo disensión entre algunos miembros de la iglesia. El presidente Grant expresó su pesar al año siguiente de que los miembros de la iglesia habían ignorado su petición de civilidad política sobre el tema. Él enseñó con el ejemplo de que las diferencias de opinión en asuntos políticos no deben interferir con la armonía religiosa. A lo largo de su presidencia, él eligió a tres fuertes opositores a la Sociedad de las Naciones como sus consejeros.

Woodrow Wilson elige al primer miembro mormón del gabinete

James Moyle fue secretario asistente de tesorería de Woodrow Wilson de 1917 a 1921. Fue el primer mormón en ser nombrado para una posición subministerial y un antiguo profeta Mormón, Gordon B. Hinckley, ha escrito una biografía de él.

Fuentes:

James B. Allen, Historiador en Apoyo a la Iglesia,La Presidencia estadounidense y los mormones, Liahona, octubre 1972

Historia de la Iglesia en la plenitud de los tiempos, Manual del Estudiante, Capítulo Treinta y Ocho: El cambio y la consistencia

BOAP, Heber J. Grant, Conferencia General, octubre de 1919,discurso del presidente Heber J. Grant, p.15-19

James B. Allen,Una nota sobre la fe, las diferencias políticas, y el respeto mutuo, NauvooTimes.com

Allen, James B., y Glen M. Leonard. “Cambio y continuidad en la década de la posguerra, 1919-1930.” La historia de los Santos de los Últimos Días. Salt Lake City: Publicado en colaboración con el Departamento Histórico de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días [por] Deseret Book Co., 1976. 512-513. Edición.

| Historia de la Iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *