Hoy en el Vaticano en Roma, un Papa y un Profeta, líderes de dos grandes religiones mundiales, se reunieron por primera vez.

Alexander B. Bruce, un pastor escocés, escribió en su clásico libro cristiano de 1871, “The training of the Twelve” (El entrenamiento de los doce) sobre el poder y la importancia de las “primeras reuniones”. Bruce escribió: 

“Las primeras reuniones son tan sagradas como las últimas, especialmente las que son seguidas por una historia trascendental, y acompañadas, como probablemente sea el caso, con presagios proféticos del futuro.”

También te puede interesar: El presidente Nelson se convierte en el primer líder de la Iglesia en tener una reunión formal con el Papa

Los antecedentes personales del líder de la Iglesia Católica, el Papa Francisco y Russell M. Nelson, el Profeta y Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, parecen tener casi nada en común. Sin embargo, entre los dos hombres y las iglesias que dirigen existe un compromiso con Cristo que sirve como una fuerza unificadora y focalizadora para el bien.

El Presidente Russell M. Nelson junto al Papa Francisco

Dejando a un lado cualquier diferencia doctrinal, los dos comparten un enfoque muy similar en cuanto a la creación de lazos interreligiosos, atendiendo a las necesidades del uno, preocupándose por los jóvenes, teniendo una voluntad de innovar y deseo de levantar y bendecir a todas las personas, especialmente a los pobres y los necesitados.

Hablando a los líderes religiosos en Abu Dhabi a principios de este año, el Papa Francisco dijo que “el punto de partida es el reconocimiento de que Dios es el origen de la única familia humana” y “quiere que vivamos como hermanos y hermanas”.

El Pontífice continuó: 

“Las religiones no pueden renunciar a la urgente tarea de crear puentes entre los pueblos y las culturas… No hay alternativa; o edificamos un futuro juntos o simplemente no habrá futuro.”

El Presidente Nelson declaró: 

“En última instancia, nos damos cuenta de que sólo la comprensión de la verdadera Paternidad de Dios puede hacer que se aprecie plenamente la verdadera hermandad de los hombres y la verdadera hermandad de las mujeres. 

Esa comprensión nos inspira con un deseo ferviente de crear puentes de cooperación en lugar de muros de segregación.”

Otra cualidad de liderazgo que los une, que parece motivar tanto al Papa como al Profeta, es su deseo y capacidad para comprender, tocar y sanar los corazones humanos.

El Papa Francisco se reunió una vez con niños pequeños en un barrio a las afueras de Roma. A los niños se les permitió hacerle preguntas al Papa. Un niño, Emanuele, lleno de preocupación desbordando en lágrimas desenfrenadas, estaba preocupado por su padre, que había muerto como un no creyente. Le preguntó al Papa si su papá estaba en el cielo.

Presidente Nelson y Papa Francisco

El Presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y el Presidente M. Russell Ballard, Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, se reunieron con el Papa Francisco en el Vaticano en Roma, Italia, el sábado 9 de marzo.

El Papa Francisco respondió con gran compasión y le hizo una pregunta: “¿Qué clase de corazón tiene Dios?” Luego se respondió a sí mismo y dijo: “El corazón de un padre. Dios tiene el corazón de un padre.”

El Presidente Nelson, cuya experiencia profesional como cirujano de renombre mundial, le brinda una comprensión única del corazón, mostrando con regularidad la esencia del corazón de un padre. 

Recientemente describió su interacción con familias que perdieron todo en los incendios devastadores en California. Él expresó: 

“Mientras mirábamos dentro de nuestros corazones con lágrimas en los ojos, las chimeneas ennegrecidas y el mar de cenizas parecieron desvanecerse en el fondo. Nuestra fe compartida de que Dios sanaría nuestros corazones y nos ayudaría a reconstruir nuestras vidas, a unir nuestros corazones en amor y nos permitiría experimentar ‘la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento’ (Filipenses 4: 7).”

El Presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y el Presidente M. Russell Ballard, Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, el Elder Massimo De Feo, Autoridad General de los Setenta, a la izquierda, y el Elder Alessandro Dini Ciacci, Setenta de Área, a la derecha, caminan cerca del Vaticano en Roma, Italia, el sábado 9 de marzo, después de reunirse con el Papa Francisco.

He escrito en el pasado sobre el liderazgo profundamente conmovedor, siempre inspirador y amoroso del Presidente Nelson. Su comunicación a menudo se siente como una caminata al lado con un buen amigo, como una enseñanza, no un discurso. 

El Papa Francisco y el Presidente Nelson podrían enseñar como equipo una clase magistral mundial sobre este tipo de liderazgo.

Al describir este primer encuentro entre el Papa y el Profeta, el Presidente M. Russell Ballard, del Quórum de los Doce Apóstoles, que también asistió a la reunión, comentó: “Fueron amigos desde la primera palabra”. 

El encuentro comenzó con una amistad y terminó con un abrazo fraternal. En el medio hubo innumerables puntos en común que los nutrieron y ayudaron a crecer.

No es sorprendente que cuando se les preguntó sobre los muchos proyectos humanitarios en los que colaboran las dos iglesias, el Presidente Nelson dijo: “Caminamos de la mano de nuestros amigos católicos.”

Otros temas cubiertos incluyeron la libertad religiosa y la fe, la familia, el secularismo y la mejor manera de ministrar a los aislados, solitarios y oprimidos.

El Presidente Nelson dijo que él y el Papa acordaron que lo bueno que se hace en el mundo se hace uno a uno. Ni siquiera se trata de Papa a Presidente, sino de persona a persona.

Este primer encuentro parecía tener la sonrisa de la divina providencia brillando en ellos. En un día brillante y soleado en la Ciudad Eterna, dos líderes religiosos del mundo forjaron una amistad que bendecirá las vidas, no sólo de los miembros de las dos iglesias, sino de otros millones que se beneficiarán de los esfuerzos inspirados. 

El Presidente Nelson concluyó la conferencia de prensa posterior a la reunión diciendo que “la belleza del día no es casual. El Padre Celestial está complacido.”

Estoy convencido de que escuchar la pequeña charla de grandes hombres y mujeres haría maravillas por el mundo. Puedo ver a estas dos grandes almas y líderes religiosos mundiales caminando por un sendero dentro del Vaticano participando de una conversación inspirada.

Presidente Nelson y el Papa

Puedo verlos sentados juntos inspirándose en su conexión en común con los apóstoles Pedro y Pablo que vinieron a Roma en la antigüedad. Incluso en una sala de reuniones formal, puedo visualizar su conversación como un viaje en camino a Emaús. Haría una gran diferencia si el mundo se detuviese y escuchara tal conversación.

“Las primeras reuniones son tan sagradas como las últimas, especialmente las que son seguidas por una historia trascendental, y acompañadas, como probablemente sea el caso, con presagios proféticos del futuro.”

Esta primera reunión fue claramente sagrada para el Papa y el Profeta. Millones de miembros en ambas iglesias continuarán trabajando juntos, sirviendo y ministrando a la manera del Salvador, codo a codo, persona a persona. Lo que creará una historia trascendental por venir.

Este artículo fue escrito originalmente por Boyd Mathenson y fue publicado originalmente por deseretnews.com bajo el título “Boyd Matheson: When world religious leaders meet: Pope Francis and President Russell M. Nelson meet at the Vatican