¿Cómo es estar casada con el pdte. Nelson?: Wendy Nelson revela 4 secretos

Esta semana, en una entrevista de podcast sobre los cuatro años como profeta del presidente Nelson, la hermana Wendy Nelson compartió su experiencia como esposa del profeta.

Asimismo, en su entrevista, la hermana Nelson habló del carácter y personalidad del profeta como esposo, padre y abuelo. ¡Aquí compartimos algunas de sus historias más tiernas!

Pasar tiempo en casa

Foto: Russell M. Nelson, Facebook

También te puede interesarHna. Nelson: Si quieres tener una vida maravillosa, elimina la contención de tu mente y corazón

Con respecto a cómo la pandemia ha impedido a los Nelson viajar como de costumbre, la hermana Nelson dijo:

“Extrañamos viajar para estar con los Santos. Extrañamos estar con nuestros familiares y otros seres queridos de manera cercana y personal. Sin embargo, hubo una gran ventaja para nosotros. En realidad, hubo muchas ventajas.

No obstante, una de ellas es que hemos podido pasar más tiempo juntos, los dos solos. Es como si nos hubieran dado permiso para estar solos juntos, y eso nos ha encantado.

presidente Nelson experiencia Santa Cena

Foto: Russell M. Nelson, Facebook

Nos encanta simplemente conversar, jugar Scrabble, armar un rompecabezas para un bisnieto u otros niños que amamos. Me encanta escucharlo tocar el piano. Él dice, ‘Te estoy cortejando’. Es maravilloso.

Él toca de todo, desde ‘Elégie’ de Massenet hasta una gran canción de los años 60 de Connie Francis que dice: ‘Si me toma una eternidad, te esperaré’.

Le responso: ‘Eso es lo que hice durante 55 años, querido. Esperé durante 55 años’”.

Su voz en casa

presidente Nelson experiencia Santa Cena

Foto: Russell M. Nelson, Facebook

Al analizar cómo la voz del presidente Nelson es amable, amorosa y edificante en su propio hogar, la hermana Nelson dijo:

“Si busco su opinión sobre algo que podría ser bueno para nosotros, usa esto como una oportunidad para hacerme saber cuánto confía en mí.

Daré un ejemplo: podría decir, ‘Cariño, ¿crees que sería bueno si nosotros…’ y, luego, ni siquiera me deja terminar la oración antes de que responda con entusiasmo, ‘Sí’.

Por lo general, cuando hace eso, le digo: ‘Oh, ¿cómo puedes decir que sí cuando ni siquiera has oído lo que te iba a proponer?’

Su respuesta es y me encanta: ‘Porque te conozco. Sé que lo has pensado bien, y si crees que es una buena idea, yo también. Entonces, es muy fácil amarlo”.

Preocupación por el prójimo

Créditos: Jeffrey D. Allred, Deseret News. Foto vía Church News

La hermana Nelson también habló sobre la preocupación del presidente Nelson por sus prójimos:

“Durante los primeros 12 años de nuestro matrimonio, vivimos en North Salt Lake y en el invierno nevaba mucho. Con frecuencia, medíamos la acumulación de nieve por metro, no por centímetros.

Recuerdo un domingo cuando el líder del grupo de sumos sacerdotes se me acercó con el rostro pálido y me dijo: ‘Oh, hermana Nelson, estamos tan avergonzados. Acabamos de enterarnos de que el élder Nelson retira su propia nieve’.

Bueno, por supuesto, le agradecí por su preocupación. Sin embargo, agregué con una pequeña sonrisa: ‘Si realmente desea ayudarlo, despeje el camino de los vecinos’. 

[Dije eso] porque después de cada tormenta de nieve, mi esposo se abrigaba y pasaba horas quitando la nieve de todas las aceras de nuestro vecindario. 

Disfrutaba cada momento, decía: ‘Voy a salir a jugar en la nieve y ayudar a nuestros vecinos’.

proclamaciones

Foto: Church News

Además, todos los lunes del año, después de la recolección de basura, hacía rodar los grandes contenedores de basura de cada vecino desde la pista hasta su casa. 

Algunas personas tenían más de dos contenedores, varias tenían caminos de entrada largos e inclinados.

Estos gestos simples para con los vecinos eran muy sencillos. Sin embargo, la consistencia en ellos por parte del presidente Nelson ablandó el corazón de una de nuestras vecinas. Ella era una gran mujer que se había convencido a sí misma y a los demás de que no les agradaran los Santos de los Últimos Días. 

Sin embargo, la amabilidad y la consideración constantes del presidente Nelson llegaron a su corazón. Así que, una Navidad, dejó una nota expresando su cariño y un artículo hecho a mano en la entrada de nuestra casa para agradecerle”.

Disposición a ayudar

Foto: Newsroom

Al hablar sobre el entusiasmo del presidente Nelson por ayudar a su esposa, independientemente del momento, la hermana Nelson compartió esta idea:

“El presidente Nelson nunca se demora; él nunca pospone nada. Aprendí eso apenas empezaba nuestro matrimonio. 

Cuando estábamos por quedarnos dormidos y yo pensaba en algo en lo que necesitaría su ayuda. Se lo mencionaba en voz baja como algo que podríamos hacer el fin de semana. 

Él se levantaba de un salto de la cama y decía con entusiasmo: ‘Entonces, ¿qué tiene de malo si lo hacemos ahora?’ Y de repente, estábamos en el garaje buscando un martillo y un clavo para colgar un cuadro”.

Foto: Church News

Al final de la entrevista, la hermana Nelson declaró:

“Lo que sé hoy, incluso más de lo que sé hace cuatro años, es que antes de la fundación de esta tierra, eso fue hace mucho tiempo, Russell Marion Nelson fue preordenado por Dios para ser el profeta del Señor para el mundo y el presidente de la Iglesia del Señor en este preciso momento.

He aprendido que cuando se trata de precisión, siempre sabes que el Señor está involucrado.

Me siento impresionada con los preparativos únicos del presidente Nelson, sus habilidades únicas, sus sensibilidades únicas, que lo han ayudado y continúan ayudando a hacer exactamente lo que el Señor necesita hacer”.

Fuente: LDS Living

| Russell M. Nelson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *