¡Es verano! La mayoría de personas disfrutamos de gran tiempo en actividades “refrescantes” como ir a la piscina (piletas) y playas. Sin embargo, cuando alistamos nuestros atuendos como todos los días aparece una gran disyuntiva en saber si la ropa de baño que utilizaré es la más apropiada para vestir.

A continuación daremos algunos alcances de lo que dicen nuestros líderes con respecto al uso de la ropa de baño:

“Cualquier traje de baño que inmodestamente expone el cuerpo, como bikinis o con abdomen descubierto, etc. no debe ser usado. Los trajes de baño están de moda para un propósito particular y no deben ser usados como vestimenta casual para el verano, pero se deben usar sólo para la natación. Durante el descanso, estadía y el viaje hacia y desde la playa o las piscinas, los hombres y las mujeres jóvenes deben estar completamente vestidos, o al menos sus trajes de baño deben ser cubiertos con la ropa exterior. (David O. Mckay. “Las modas y la fe”, Liahona, octubre 1971, 15)

Tal vez puedan pensar que el presidente Mckay es un profeta de hace ya muchos años; entonces citaremos lo que el Elder Holland dijo:

“El folleto ‘Para la fortaleza de la juventud’ es muy claro en su llamado a las mujeres jóvenes para evitar la ropa que es demasiado apretada, demasiado corta, o atrevida de cualquier manera, incluyendo la de abdomen descubierto.” (Jeffrey R. Holland, “A las mujeres jóvenes”, Liahona, octubre 2005)

Si bien es cierto, no hay un modelo exacto de una ropa de baño a utilizar estrictamente, así que compartiremos lo que la Primera Presidencia dijo:

“Usted no necesita que le digan cuántas pulgadas o qué tipo de traje de baño es correcto. Usted no es un buen siervo si debe estar siendo mandado en todas estas cosas”. (“Las modas y la fe”, Liahona, octubre 1971, 15)

Permitan que la virtud engalane sus pensamientos y recuerden siempre la letra de una canción de las Mujeres Jóvenes: “La modestia siempre a la moda está…”