La influencia de nuestras madres nos hace capaces de alcanzar nuestros sueños

Katie Kortman es miembro de la Iglesia de Jesucristo y concursante del famoso programa de moda “Project Runway”.

Kortman también es presidenta de la Sociedad de Socorro de su barrio y tiene cuatro hijos.

Recientemente, Kortman compartió en una entrevista de podcast el rol fundamental que tuvo su madre en su proceso de cumplir sus sueños.

El siguiente es un extracto de la entrevista.

También te puede interesarSeremos madres para siempre, así nuestros hijos ya no estén en este mundo

Morgan Jones: Mencionaste que tienes cuatro hijos. Vi en una publicación en Instagram que cuando te preguntaron si siempre quisiste ser mamá, respondiste:

“En realidad no, pero lo haré, tendré hijos de todos modos”. 

Ahora tienes cuatro hijos y dijiste que la mejor parte de ti como mamá proviene de tu propia madre. Dijiste [en Instagram]:

“Ella me ayudó a tomar un rumbo en la vida y me mantuvo fuerte cuando me sentía débil”. 

Creo que eso es lo que exactamente hace una madre. Pero, para ti, ¿cuál es el papel de una madre?

Además, quisiera preguntarte, sobre tu mamá. Vi que tienes muchas publicaciones sobre ella. Así que, si deseas decir algo acerca de ella, ¡sería genial!

Katie Kortman: Me haces llorar. Mi mamá fue, es y será maravillosa. Siempre nos animó a mis hermanos y a mí a seguir nuestros sueños, nos decía:

“Pueden lograr cualquier cosa que se propongan”.

Así que siempre pensaba, “puedo lograr esto siempre y cuando me esfuerce lo suficiente”.

Ese consejo que me dio mi mamá me ayudó a tener confianza en todo lo que he hecho en mi vida.

Ella siempre fue un buen ejemplo para mis hermanos y para mí. Siempre la vimos estudiando sus Escrituras y haciendo sus visitas de ministración.

Mi madre fue mucho mejor que yo en esas cosas. Actualmente, soy presidenta de la Sociedad de Socorro y todavía no soy tan buena como ella en ninguna de esas cosas.

Ella también fue un muy buen ejemplo a nivel espiritual. Mis padres se convirtieron cuando yo era un bebé. Sin embargo, ella nos dijo que estaba bien ser diferentes.

Crecimos en el sur de Florida, donde no hay muchos Santos de los Últimos Días. Así que, ser diferente era cómo iba a ser. Ella decía:

“Simplemente, somos diferentes y ser diferentes es algo bueno. Está bien ser diferente, está bien ser raro”.

Ese pensamiento resonó en mí toda mi vida: “No tengo que ser como los demás”.

Entonces, cuando comencé a asistir a la universidad, seguía mi propio estilo. Me encantaba usar alas de mariposa y tutús. Así que, creo que mi mamá fue un gran ejemplo de tener un testimonio fuerte, sentirme bien con ser diferente y trabajar arduamente.

Morgan Jones: ¿Cómo crees que el ejemplo de tu mamá te convirtió en la madre que eres?

Katie Kortman: Bueno, trato de ser tan buena como mi madre con mis propios hijos y les digo las mismas cosas que ella me decía: “Está bien ser diferente”.

Me rompe el corazón cuando veo que mis hijas se preocupan demasiado por ser como todos los demás niños de su clase o lo que sea.

Siempre trato de decirles:

“Es maravilloso ser diferente. No todos son iguales. Debemos destacar”. 

Trato de enseñarles eso con mi forma de ser. A veces, me dicen, “mamá…” yo les respondo, “Está bien. Esto es lo que soy y esto es lo que somos”.

Solo espero lo mejor y que mis acciones tengan el mismo impacto en ellos que el ejemplo de mi madre tuvo en mí. Quizás, mi madre no se dio cuenta del efecto de su ejemplo en mí. Sin embargo, estoy muy agradecida por sus lecciones, por enseñarme que ser uno mismo no está mal, que todos somos únicos y especiales.

Morgan Jones: Gracias por compartir este mensaje con nosotros. Creo que muchas madres no se dan crédito por la influencia que tienen y por cuántos ojitos están mirando todo lo que hacen.

Para finalizar, quiero decirles que no teman ser ustedes mismos, luchen por sus sueños, esfuércense, que todo se puede lograr. ¡Gracias!

Fuente: LDS Living

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *