Tengo amigos muy queridos que  han decidido alejarse de la Iglesia. Aun así, seguimos siendo amigos, algunos más cercanos que otros, no puedo negar que me afecto mucho cuando me dijeron que ya no formaban parte de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Este artículo pone de relieve algunas de las cosas que me han ayudado a estar cerca a ellos, mientras que de igual forma me han ayudado a mantenerme fiel a lo que sé. ¿Conoces a alguien que ha decidido alejarse de la Iglesia? Puede ser doloroso y confuso, especialmente si son cercanos a ti  y eres  miembro activo. La esperanza no se pierde. Lejos de ahí. Aquí hay cinco cosas que nunca deberías olvidar si un ser querido o amigo decide dejar la Iglesia.

 

 1. Respeta su camino. No es tan simple. 

A veces, cuando alguien que amamos se aleja de la iglesia, se asume automáticamente que se están alejando a causa del pecado o la pereza o porque han sido ofendidos. Debemos tener mucho cuidado al sacar conclusiones sobre la razón por la qué alguien ha optado por alejarse. Démosle el beneficio de la duda. Me gusta honestamente creer que cada persona está haciendo sinceramente lo mejor que puede con lo que sabe. En verdad. Tal vez a veces es debido a las razones anteriores, pero para muchos no lo son No simplifiquemos las razones de su alejamiento, especialmente si estamos hablando con ellos sobre esto.

El camino de Albert Einstein fue diferente al camino y decisiones que tomó Michael Jordan. Pero si juzgamos la vida de Einstein por su habilidad para jugar al baloncesto o la vida de Michael Jordan por su capacidad de hacer física cuántica, vamos a verlos como fracasados.

Respeta  sus caminos, ya que es tan duro para ellos como el camino que tu haz decidido llevar. Estamos todos en un camino muy especial en esta vida. No simplifiquemos el camino y decisiones del otro. Considera estas palabras del presidente Dieter F. Uchtdorf:

La búsqueda de la verdad ha traído a millones de personas a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Sin embargo, hay quienes dejan la Iglesia que una vez amaron.

Uno podría preguntarse: “Si el Evangelio es tan maravilloso, ¿por qué alguien se alejaría?”.

A veces suponemos que es debido a que han sido ofendidos, que son perezosos o pecadores. En realidad, no es tan simple; de hecho, no hay una sola razón que se aplique a una variedad de situaciones.

Algunos de nuestros queridos miembros luchan por años con la pregunta de si deberían alejarse de la Iglesia.

En esta Iglesia, que honra el albedrío personal con tanta firmeza y la cual fue restaurada por un joven que hizo preguntas y buscó respuestas, respetamos a quienes honradamente buscan la verdad. Puede que se nos parta el corazón cuando su camino los aleje de la Iglesia que amamos y de la verdad que hemos encontrado, pero honramos el derecho que tienen de adorar al Dios Todopoderoso de acuerdo al dictado de su propia conciencia, así como reclamamos ese privilegio para nosotros mismos. Conferencia General Octubre 2013

2.  No condenes una elección que no apoyas, sino que muestra amor no importa qué.

La verdadera amistad no significa que tengas que aceptar las diferentes prácticas y creencias de tus amigos. Puede que tengas que defender lo que crees de una manera muy audaz.

Puedes optar por acciones que de una u otra forma harán que pases menos tiempo con aquel ser querido o amigo, pero si realmente los amas, nunca se olvidaran de tu amor. Al igual que tu tienes el don del albedrío, ellos también.

Nunca debes tratar de obligar a nadie a elegir algo. Dios no lo hace, y tú tampoco deberías. De igual manera, el amor por ellos no tiene que ser expresado por amar su comportamiento o sus expresiones de lo que ahora creen, en lugar de las normas del Evangelio que antes creyeron. No tienes que amar a su estilo de vida si ello es contrario a las normas que se oponen a las normas de la Iglesia. El Élder Jeffrey R. Holland ha hablado sobre el amor y el mantener nuestros propios valores:

Os recuerdo a todos que al tenderle la mano y al ayudar a regresar a una oveja que se haya descarriado, también tenemos una gran responsabilidad hacia las 99 que no lo han hecho; y hacia los deseos y voluntad de su Pastor. Hay un rebaño, y se supone que todos debemos estar en él, por no mencionar la seguridad y las bendiciones que recibimos por estar allí. Mis jóvenes hermanos y hermanas, esta Iglesia no podrá jamás “silenciar” su doctrina para mantener buenas relaciones sociales, por conveniencia política, u otra razón. Sólo el elevado terreno de la verdad revelada proporciona una base para elevar a una persona afligida o abandonada. Nuestra compasión y amor, características y requisitos fundamentales de nuestro cristianismo, nunca deben interpretarse como transigencia en los mandamientos. Como el maravilloso George MacDonald dijo, en tales situaciones “no estamos obligados a decir todo cuanto [creemos], pero estamos obligados a ni siquiera [parecer] aquello en lo que no [creemos]”.

Recuerda que Jesús amaba a todos. Cenó con los publicanos y pecadores. Tocó al intocable y habló con los que estaban “digno de la lapidación.” Él no tenía ningún rencor cuando los que lo rechazaron querían volver. Él no aprobó lo que era contrario a Su Evangelio, pero sus brazos estuvieron siempre abiertos a recibir los que vinieran a Él. Él es el Señor de la mano extendida. E incluso si su ser querido nunca regresa, puede mantener sus manos extendidas con amor. nunca te arrepentirás de amar verdaderamente a alguien. Incluso si ya no pertenece a la Iglesia, todavía hay muchas cosas que puedes encontrar en común que todavía te pueden conectar a ellos. “No hay temor en el amor, pero el amor perfecto echa fuera el temor.” (1 Juan 4:18)

 3. Las dudas no tienen porque ser peligrosas.

Probablemente el saber que tus amigos o seres queridos han decidido alejarse por completo del evangelio provocará dudas dentro de ti, porque amas a esa persona y  te preocupas por ellos, naturalmente, lo haz aceptado. Está bien tener dudas.

Las dudad no tienen que ser peligrosas. Si alguna vez haz tenido una pregunta sobre algo en la Iglesia, es normal. Todos tenemos preguntas, especialmente los misioneros que se han enfrentado a miles de preguntas y dudas de todas las personas que han contactado . Cuando surjan dudas, no las ignorares y finjas que no están allí (por temor a que puedas ir por el camino equivocado si reconoces su existencia). La mejor respuesta a tus dudas no las encontraras en mormonsud.org o lds.org, ni siquiera en las escrituras, estas llegarán solo por medio de la revelación personal. La oración sincera es la mejor respuesta a las dudas que tengas.

 4. Cariñosamente pide respeto mutuo de tus creencias y las de ellos.

Tengo amigos y familiares que ya no están asociados con La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Una cosa que me ha ayudado tanto a mi como a mis amigos a mantener una relación amorosa, es el respeto mutuo de las creencias de los demás. Al igual que el presidente Uchtdorf, tenemos que respetar su albedrío dado por Dios lo que les permite adorar a Dios Todopoderoso conforme a los dictados de su propia conciencia.

También contamos con la opción para cultivar nuestra religión de la manera que elegimos y para adorar a Dios de la manera que deseamos adorar. Si sientes que tienes que poner en peligro tu religión personal y la relación que tienes con Dios a fin de continuar una relación con esta persona, elige a Dios primero. Pero creo que en la mayoría de los casos, no tendrás que hacer esa elección. Creo que la mayoría de nuestros amigos y seres queridos con mucho gusto respetan nuestra elección para adorar y creer de la forma en que deseamos, sobre todo si mostramos respeto por sus decisiones.

 5. La salvación de Dios es más liberal de lo que piensas.

No pierda la esperanza. Si usted es el padre, hermano, hermana o el mejor amigo de alguien que decide irse, hay esperanza. Una gran cantidad de esperanza. Sería injusto decirle que todo esta perdido.

Dios no quiera que dejen este mundo antes de elegir ver la luz de nuevo. No estoy en la posición de dar juicio a alguien por haber escogido un camino equivocado desde mi punto de vista.  Soy de los que tienen fe absoluta en increíble en el Salvador para salvar a todos los que quieren ser salvos, ahora y  más allá del velo.

Creo en el Jesús que enseñó la parábola de los obreros de la viña. Algunos pocos en esta vida trabajarán desde la mañana hasta la noche, con justicia, con diligencia y con toda rectitud ante el Señor. Les felicito por este esfuerzo y por esta gran labor, su trabajo no es en vano. Sin embargo, creo que habrá muchos otros, probablemente la mayoría, que seran “contratados” por el Señor en la hora undécima. Y ellos también recibirán el mismo salario que los que trabajaron desde la primera hora. Yo creo en un Dios de misericordia, que ofrece a los que se pusieron de pie todo el día, pero que deseaban trabajar en el fin. Creo que ese pequeño pago es la vida eterna y que Él misericordiosamente dará a cualquier persona que lo desee, temprano o tarde.

Por alguna razón, esto hace que algunos miembros devotos de la Iglesia se sientan incomodos. Dios, sin embargo, esta perfectamente cómodo con una abundancia de la misericordia para los recién llegados o los nunca llegados (en esta vida), que vengan a Él así sea en el último momento.

Y que en realidad deberíamos tener consuelo en el hecho de que los mormones en la mortalidad no tienen el monopolio de la verdad o la salvación. Esto es incómodo para muchos miembros, pero es la verdad. Aquí están las palabras del Terryl y Fiona Givens:

Un problema relacionado con la percepción del monopolio del mormonismo en la verdad es la impresión de que los mormones afirman tener el monopolio de la salvación. Es cada vez más difícil imaginar que una organización de unos pocos millones, en un mundo de siete mil millones, pueda ser realmente los unicos herederos escogidos de Dios. Eso es porque no lo son. Una de las ideas equivocadas más desafortunados sobre el mormonismo  está en esta trágica ironía: la visión de José Smith es una de las concepciones más generosas, liberales y universalistas de la salvación en toda la cristiandad.

Al igual que José Smith dijo que, muchos miembros de la Iglesia no están dispuestos a creer que Dios salvará a aquellos que eligen no unirse a la Iglesia en esta vida o en los que se unen y luego se alejan de ella. Estoy aquí para decir que Él puede, y lo hará, si todavía desean ser salvados. Y no lo digo solo yo. Solo defiendo lo que los profetas y apóstoles desde José Smith a Paul han declarado:

Dios no considerara el pecado con el mínimo grado de tolerancia, pero aquellos que realmente desean la vida eterna, en esta vida o en la siguiente, lo tendrán. Ya sean budistas, Bautista, judíos, católicos, Agnóstico, musulmanes, mormones o ex Mormones – si desean la vida eterna, ellos la tendrán.

Recuerden que Dios los conoce mucho mejor de lo que jamás podrían ustedes conocerlos. Él no sólo es su juez, sino su abogado y ha proporcionado una amplia provisión para el plan personal de salvación de todos los que han vivido. Este es el Dios que creo y el plan de salvación que cada persona que sale de la Iglesia eligió deliberadamente apoyar antes de venir a la tierra. Recuerda estas cosas y la confianza en la promesa de Dios de que todo saldrá bien al final. No pierdas la esperanza.

El siguiente artículo es una traducción de thereturnedmissionary.com, usada con permiso del autor en exclusiva para mormonsud.org