Probablemente estés más familiarizado con la letra de una canción popular de la Primaria:

“Todo el sábado procuramos quedar listos para el domingo.”

Muchas personas han adoptado el hábito de utilizar el fin de semana para prepararse para el Día de Reposo. Sin embargo, posiblemente haya algunos otros hábitos que se escabullen en nuestra adoración dominical que no concuerdan con el manual de la iglesia. A continuación mencionaremos algunos que podrían sorprenderte.

1.Utilizar ayudas visuales durante la reunión sacramental

sacramental

Clase de HLJ, Primaria.

Cuando te asignan dar un discurso en la iglesia, si eres como yo, es muy probable que leas detenidamente discursos de conferencias, las escrituras y a veces, incluso, acudas a Pinterest como preparación. Por supuesto, quieres que todos recuerden tu discurso. Tal vez, pienses, “Hay tantas cosas que podría mostrar para reforzar mi tema, como sostener una manta para ilustrar cómo el Espíritu Santo es el Consolador.” No. Es mejor que guardes eso para la Primaria o un discurso para un bautismo porque eso indica el Manual 2:

También te puede interesar: 5 consejos para dar un buen discurso en la reunión sacramental

“Los miembros no deben utilizar ayudas visuales en la reunión sacramental ni en la conferencia de estaca. Dichos métodos de enseñanza son más apropiados en el ambiente del salón de clase y en reuniones de líderes. “(Sección 1.4)

Si estás esforzándote por encontrar una forma de hacer que tu discurso sea memorable, intenta contar una historia o compartir la analogía que desees, sin el apoyo visual. Ambas son excelentes maneras de ayudar a la congregación a recordar el tema.

2.Pedir a los miembros que busquen un pasaje en sus Escrituras

sacramental

Marcar las Escrituras

Sin las ayudas visuales, todavía deseas que tu discurso sea memorable. Encuentra tu escritura favorita mientras te prepares. Se adapta perfectamente con tu tema. ¡De este modo todos recordarán tu discurso!  Asegúrate de que ­todos la marquen. Todos necesitan conocerla, ¡debe ser la escritura favorita de todos! Continúa y cuéntales de esa escritura, pero no pidas a nadie que la busque. Según el Manual 2:

“A fin de mantener un ambiente de adoración reverente en las reuniones sacramentales, cuando los discursantes usen las Escrituras como parte de sus discursos no deben pedir a la congregación que abran sus propios libros en las referencias de las Escrituras.“ (Sección 18.2.2)

3. Susurrar al oído de los niños cuando comparten su testimonio en el púlpito

sacramental

Niño de la Primaria compartiendo un discurso durante la reunión sacramental.

Es domingo de ayuno y decides que es el momento de que tu niño de 3 años comparta su testimonio en frente de toda la congregación. ¿Por qué, no? dice las cosas más tiernas en la noche de hogar. Todos necesitan presenciar cuan encantador es. Solo lo ayudo guiándolo qué decir, piensas. Pero debes pensarlo de nuevo.

“Tal vez sea mejor que los niños pequeños aprendan a compartir sus testimonios en entornos tales como la noche de hogar o cuando den discursos en la Primaria hasta que tengan la edad suficiente para hacerlo en una reunión de ayuno y testimonios sin la ayuda de un padre, de un hermano o de otra persona.” (Sección 18.2.3)

Estos testimonios compartidos con ayuda no solo no concuerdan con el Manual de la Iglesia, sino que también es importante recordar que los niños no son inmunes al pánico escénico. Hasta que se sientan cómodos hablando en público y puedan compartir sus propios sentimientos sin ayuda, es mejor dejar sus jóvenes testimonios para las noches de hogar o la Primaria.

4.Tomar fotos o grabar videos en la iglesia

sacramental

A veces, esto es lo más difícil. Sí, aquellos niños son irresistibles de ver en frente de todos, especialmente en el programa anual de la Primaria. ¿Es natural querer tomarles fotos para tu álbum, verdad? O, tal vez, la abuela no pudo asistir al programa así que solo grabas un segmento para enviárselo. O, incluso mejor, Facebook En Vivo o Snapchat. O… quizá, no. A continuación, el Manual 2 instruye:

“No se permite sacar fotografías ni hacer grabaciones de video en el salón sacramental.”

  (Sección 21.2.10).

Todavía existen algunos lugares en el mundo donde Instagram y Facebook no pueden llegar, que no está tan mal. Dejar los celulares de lado, ayuda a que la capilla sea un lugar sagrado y nos permite olvidarnos del mundo por un momento.

Ya sea que nunca hayamos hecho nada de esto o luchamos contra eso con frecuencia, siempre existen maneras en que podemos mejorar nuestra adoración en el Día de Reposo. Así que redoblemos nuestros esfuerzos mediante la obediencia y hagamos que la experiencia de  nuestra siguiente reunión sacramental sea mejor para nosotros y nuestros prójimos en la adoración.

Artículo originalmente escrito por Lisa Flinders y publicado en ldsliving.com con el título “4 Things We Have Been Asked Not to Do in Sacrament Meeting (That You Might Not Know About)