¿Tus desafíos parecen siempre aparecer de la manera menos esperada? Aquí hay seis maneras fáciles para poder visualizar las tormentas de desafíos personales por venir:

También te puede interesar: Lo que un obispo aprendió al aceptar el desafío del Presidente Nelson

1. Te has dicho recientemente: “¡Ahora todo está bien! Eso no me parece nada mal.”

Incluso si sólo lo dijiste en voz baja o simplemente lo pensaste, puedes apostar a que esa sensación de satisfacción significa que una nube de tormenta se avecina en tu horizonte.

Como dijo Steve Clark, “No hay crecimiento en la zona de confort y no hay confort en la zona de crecimiento”, por lo que si te sientes cómodo, debes recordar que “Las pruebas de esta tierra… son experiencias inevitables.” (Persevera en tu camino, Octubre de 2015).

Así que, ¡prepárate! Edifica la base como un hombre sabio, riega tu semilla de fe y pon un poco de aceite extra en tu lámpara. Esto significa hacer del estudio de las Escrituras, la oración y la asistencia a la Iglesia tus hábitos constantes.

2. El sentarse en la Iglesia teniendo la clara sensación de que ya sabes todo sobre lo que se va a enseñar hoy.

¿Te ha ocurrido eso? ¿En serio? Básicamente lo que estabas pidiendo en ese momento era que te cayera un rayo a través del techo y te quemara.

Sólo bromeaba, pero si te está costando mucho obtener respuestas en la Iglesia, podría ser porque llevaste tu cerebro analítico a la Iglesia y dejaste tu corazón en casa.

Cuando miras dentro de tu corazón, te darás cuenta de algo que estás tratando de comprender, probablemente sea algo relacionado a lo que te está sucediendo o que te ha ocurrido a ti o a un ser querido.

Me di cuenta de que saco el máximo provecho de la Iglesia cuando me esfuerzo por alinear mis miedos y dudas con las cosas que sé que son ciertas, y busco respuestas en los lugares correctos.

Cuando el Espíritu le preguntó a Nefi si conocía la condescendencia (vida y expiación) de Jesucristo, Nefi dijo: “Y le respondí: Sé que ama a sus hijos; sin embargo, no sé el significado de todas las cosas.”(1 Nefi 11:17).

Nefi exploró lo desconocido poniendo primero su fe y luego sus preguntas. Si sientes que ya sabes el significado de todas las cosas, pronto te enfrentarás a algo que te hará volver a evaluar tus conocimientos. Si usas los recursos que tu Padre Celestial te ha dado, encontrarás respuestas que te traerán paz.

3. Coincidentemente nada extraño te ha pasado recientemente.

No estoy haciendo referencia a las cosas que suceden después de que buscas algo en internet y lo siguiente que ves en tu computadora son muchos anuncios ofreciéndote lo que estabas buscando por todos lados. Eso es sólo es la magia de los algoritmos invasivos de Internet.

Las cosas que pensamos que son coincidencias son a menudo una intervención divina en nuestro nombre. Por lo que, si no has tenido coincidencias que te hagan llorar de gratitud ahora último, tengo buenas y malas noticias.

La mala noticia es que probablemente estés a punto de ser probado. La buena noticia es que si te preparas, las respuestas y la certeza aparecerán en una serie de distintas “coincidencias”.

“Coincidencia no es una palabra apropiada para describir la obra de un Dios omnisciente. No hace las cosas por “coincidencia”, sino por “designio divino”’. (Brim with Joy, Neal A. Maxwell).

4. Le has pedido algo a Dios, pero sientes que todavía no lo has recibido.

Esta es un tanto complicada. En mi experiencia limitada, a veces el Padre Celestial nos da pruebas como respuestas. Esta forma de aprender no es muy cómoda, pero es parte del Plan.

Perseverar cuando estamos siendo probados es un proceso de refinación. A medida que sobrellevamos nuestras dificultades, encontramos respuestas a las preguntas que hemos tenido durante años o encontramos nuevas perspectivas sobre problemas pasados.

5. El guardar los mandamientos no se siente como un sacrificio.

Algunas de nuestras mayores bendiciones nos llegan a través de la obediencia y el sacrificio.

¿Recuerdas la historia del joven rico que le preguntó a Cristo qué más podía hacer? ¿Recuerdas cuántas veces Cristo le dijo a los hombres que abandonaran todo lo que tenían y lo siguieran? 

A menudo fortalecemos nuestra fe y obtenemos bendiciones extraordinarias cuando hacemos lo correcto, incluso cuando es difícil.

Si has sentido que guardar los mandamientos es simple, hasta fácil, puede que tu próxima gran prueba de sacrificio ya está en camino.

6. Has estado descuidando eso que sabes tienes que hacer pero que aún no lo has hecho.

Este es bastante obvio, y la lógica aquí es simple. Nuestras pruebas están especialmente diseñadas para nosotros, y se nos manda a hacer ciertas cosas por una razón.

Por ejemplo, si no estás asistiendo a la Iglesia, estás yendo por el camino de la prueba que te enseñará exactamente cuán valiosa es la Iglesia para ti.

Además, si no estás siguiendo la dirección de los Profetas, sólo te estás haciendo la vida más difícil. Si no parece difícil ahora, sólo espera. ¡El consejo que nos dan es para nuestra protección! Sólo puedes desarrollar la fe en los Profetas si por lo menos intentamos hacer lo que nos enseñan.

Recuerda, aún en medio de los peores desafíos que has soportado, Jesucristo te entiende. Él entiende cómo te sientes y cómo ayudarte. Al final, nuestras pruebas serán para nuestro propio bien. ¡Debemos mantener la fe!

Compártenos tu opinión, ¿cuáles son tus señales de advertencia?

Este artículo fue escrito originalmente por Mikayla Tobler y fue publicado por thirdhour.org bajo el título “Do YOU Recognize the 6 Early Warning Signs of Affliction?