Cálculos espirituales: El poder de Dios para hacer lo imposible por Sus hijos

Sabemos que las matemáticas son parte de nuestra vida diaria. Vemos números en todas partes y, a menudo, usamos la lógica para hacer ciertos cálculos cotidianos. Por ejemplo, contar el cambio, verificar cuántos días faltan para una determinada fecha o incluso cocinar.

En un artículo reciente, el hermano Tad R. Callister, Autoridad General Emérito que alguna vez fue presidente general de la Escuela Dominical, comparó las matemáticas en nuestra vida con las matemáticas de Dios.

Compartió 3 ejemplos de las Escrituras. ¡Te los diremos a continuación!

Las planchas de bronce

También te puede interesar : 3 simples maneras de transformar tus pruebas en milagros

En la famosa historia con la que comienza el Libro de Mormón, Nefi y sus hermanos tratan de decidir cómo se las arreglarán para obtener las planchas que tenía Labán.

En medio de intentos fallidos, Lamán y Lemuel enfatizan que Labán era un hombre muy poderoso, con más de 50 hombres a su disposición, y que ellos solo eran 4 jóvenes.

Según las matemáticas de los hombres, Labán ciertamente tendría la ventaja. Sin embargo, según las matemáticas de Dios, Nefi y sus hermanos tendrían éxito porque el Señor estaba con ellos y eso fue lo que exactamente sucedió.

Pueblo de Israel

Cuando Moisés sacó al pueblo de Israel de Egipto, fueron perseguidos por el ejército de Faraón, el ejército más poderoso del mundo en ese momento. El Mar Rojo estaba delante de ellos, el ejército los perseguía. ¿A dónde podrían ir?

Según las matemáticas de los hombres, estarían condenados a ser capturados y sufrir las consecuencias de “huir”. No obstante, como estaban con el Señor de su lado, el Mar Rojo se abrió y todos pasaron por tierra seca, hacia la tierra prometida.

La ciudad de Dotán

eliseo y angeles

Eliseo fue rodeado por sus enemigos mientras se encontraba en la ciudad de Dotán. Miles de hombres, carruajes, caballos, todos al acecho.

A esta situación, Eliseo respondió: “No tengas miedo, porque son más los que están con nosotros que los que están con ellos”. Del lado de Eliseo había miles de caballos, carros de fuego y los poderes del cielo.

Según el hermano Callister, elegir entre las matemáticas de los hombres y las matemáticas de Dios es una prueba de nuestra fe.

Las escrituras están repletas de ejemplos en los que las matemáticas del Señor resultaron en milagros: David y Goliat, Ammón y los ladrones, Daniel en el foso de los leones, etc.

El mundo cree en los Goliat o en los leones que andan alrededor, pero como discípulos de Cristo debemos creer siempre en las matemáticas de Dios.

“Las matemáticas espirituales son matemáticas celestiales que siempre funcionan mejor que su equivalente terrenal. 

Las matemáticas espirituales nos ayudan a saber que ‘podemos hacer todas las cosas en Cristo, que nos fortalece’. 

Las matemáticas del mundo se basan en la razón y eso es bueno, pero las matemáticas espirituales se basan en la fe en Jesucristo, que es aún mejor. La primera da frutos del mundo, la segunda da frutos de la eternidad”.

Fuente: Church News

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *