La vida después de la muerte: La muerte es solo el comienzo de un viaje inmortal

“Sabes que es común; todo lo que vive debe morir, pasando por la naturaleza a la eternidad”.

William Shakespeare, Hamlet, Acto I, escena 2, línea 72.

La vida mortal es demasiado corta. Sabemos que cada uno de nosotros, independientemente de nuestro origen cultural, nivel educativo o incluso estado económico, enfrentaremos este evento inevitable llamado muerte.

Asimismo, hemos tenido la experiencia de perder a alguien, ya sea un familiar o un amigo muy cercano. Sabemos cómo se siente anhelar la presencia de un ser querido que ya falleció.

muerte

También te puede interesarExperiencias que dan testimonio de la vida después de la muerte

Algunos de nosotros sufrimos incluso con solo pensar en partir de esta vida y dejar a nuestros seres queridos. Intentamos ser lo mejor que podemos y hacemos todo lo posible para vivir la vida al máximo.

Sin embargo, ¿nuestra existencia solo dura hasta la muerte? Esto es lo que creen los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días sobre “el más allá”.

NUESTROS ESPÍRITUS SON ETERNOS

Los Santos de los Últimos Días creen que todos somos hijos e hijas espirituales de nuestro Padre Celestial (Salmo 82: 6Hechos 17:29). Existimos y vivimos con Él incluso antes de nacer en esta tierra.

Nacer en esta vida terrenal nos dio la oportunidad de tener un cuerpo físico. Una persona viva tiene un cuerpo y un espíritu.

La vida en la tierra no es perfecta ni nuestro cuerpo físico. Por lo tanto, la muerte es inevitable.

Durante la muerte, el espíritu y el cuerpo se separan. Nuestro cuerpo físico se vuelve polvo nuevamente mientras nuestro espíritu sigue viviendo. Entonces, ¿qué pasa con nuestro espíritu cuando morimos?

Nuestros cuerpos físicos serán enterrados en este planeta mientras que nuestros espíritus irán a un lugar llamado “mundo de los espíritus”. Aquí es donde nuestros espíritus esperan, se preparan y aprenden el Evangelio de Jesucristo.

Jesucristo enseñó en la parábola del “Rico y Lázaro” la importancia de vivir nuestras vidas con rectitud para tener paz en el mundo de los espíritus (Lucas 16: 19-31).

En el mundo de los espíritus, nos encontraremos en un estado de felicidad, el paraíso. O, en un estado de miseria, la prisión, que a veces se denomina “infierno”.

El profeta Alma del Libro de Mormón explicó claramente estos dos estados:

“Y sucederá que los espíritus de los que son justos serán recibidos en un estado de felicidad que se llama paraíso: un estado de descanso, un estado de paz, donde descansarán de todas sus aflicciones, y de todo cuidado y pena.

Y entonces acontecerá que los espíritus de los malvados, sí, los que son malos —pues he aquí, no tienen parte ni porción del Espíritu del Señor, porque escogieron las malas obras en lugar de las buenas; por lo que el espíritu del diablo entró en ellos y se posesionó de su casa— estos serán echados a las tinieblas de afuera; habrá llantos y lamentos y el crujir de dientes, y esto a causa de su propia iniquidad, pues fueron llevados cautivos por la voluntad del diablo.

Así que este es el estado de las almas de los malvados; sí, en tinieblas y en un estado de terrible y espantosa espera de la ardiente indignación de la ira de Dios sobre ellos; y así permanecen en este estado, como los justos en el paraíso, hasta el tiempo de su resurrección”. (Alma 40: 12 – 14)

OPORTUNIDADES PARA EL APRENDIZAJE CONTINUO EN LA VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE

Dios es justo y misericordioso. Sabe que no todo el mundo tiene la oportunidad de escuchar el Evangelio de Jesucristo en la tierra. Por lo tanto, hizo posible que aquellos que murieron antes de escuchar el Evangelio tuvieran la oportunidad de aprender sobre él en el mundo de los espíritus antes de la resurrección.

Cuando Jesucristo murió, Su cuerpo descansó en la tumba y Su espíritu fue al mundo de los espíritus.

Cuando estuvo en el mundo de los espíritus, organizó y enseñó Su evangelio a los espíritus allí. Asimismo, hizo que su evangelio fuera predicado a los espíritus encarcelados (Juan 5: 25-291 Pedro 4: 6).

mundo de los espíritus

Si los espíritus allí aceptan el evangelio de Jesucristo y se arrepienten de sus pecados, pueden ser perdonados y pueden tener paz y gozo.

Para recibir plenamente la felicidad en el mundo de los espíritus, se deben realizar ordenanzas a favor de los difuntos en los templos de la tierra.

La única forma de tener paz y gozo en el mundo de los espíritus es aceptar y vivir el evangelio de Jesucristo. Si nos esforzamos por seguir los mandamientos de Dios mientras estemos en esta vida, tendremos gozo eterno cuando volvamos a vivir.

NUESTRO ESPÍRITU Y CUERPO SE UNIRÁN Y SERÁN INMORTALES

pruebas

Muchos relatos de las Escrituras testifican que Jesucristo vivió de nuevo (Lucas 24: 1-12Juan 20: 1-18 ; véase también 3 Nefi 11: 1-17).

Jesucristo venció la muerte a través de Su sacrificio expiatorio por nosotros. Por Él, la vida después de la muerte es posible para nosotros.

Cada uno de nosotros tendrá la oportunidad de vivir de nuevo, seamos buenos o malos (1 Corintios 15: 51-54Alma 11:44). Todos resucitaremos, lo que significa que nuestros cuerpos y nuestros espíritus se reunirán nuevamente en su forma perfecta y nunca más se separarán, volviéndonos inmortales.

Como padre amoroso, nuestro Padre Celestial desea darnos lo mejor y heredarnos todo lo que tiene. La única forma de estar con Él es teniendo un cuerpo perfecto, es decir, un cuerpo que nunca estará sujeto a la muerte.

La muerte como parte del plan de Dios es solo el comienzo de una vida sin fin.

La muerte es similar a mudarse a un nuevo hogar donde podemos aprender y prepararnos para estar con nuestro Padre Celestial y poder vivir con Él nuevamente en un estado de gozo, paz y progreso interminables.

Esta es una traducción del artículo que fue publicado originalmente en faith.ph con el título “Death is Only the Beginning of Our Immortal Journey”.

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *