Por Happiness Seekers

Es importante que recordemos que todos somos hermanos y hermanas cuando tratamos de fortalecer nuestra propia fe y ayudar a otros que están luchando con la suya. Ya sea un miembro de la Iglesia, alguien indiferente a la iglesia, o alguien que está luchando en contra de ella por cualquier razón, hay que saber que nunca vamos a ser capaces de entender lo que la otra persona ha tenido que pasar. Todo lo que podemos hacer es ofrecer nuestros propios puntos de vista, nuestra esperanza, nuestra fe, nuestras preguntas, y nuestro amor con la esperanza de que podamos crecer juntos.

No hace mucho tiempo, Britt y yo estábamos cenando con un miembro de la familia que nos dijo que iba a dejar la Iglesia. Ella nos dijo que ella y su esposo habían aprendido cosas sobre la historia de la Iglesia que no podían pasar por alto. Ellos no fueron capaces de conciliar sus descubrimientos con su fe, por lo que consideraron que no tenían otra opción que apartarse de la Iglesia. Escuchar esto fue devastador para nosotros y por desgracia, conocemos a muchos otras personas como ellos.

Si tu eres como nosotros, también tienes varios amigos, familiares y conocidos que se han apartado de la Iglesia, tal vez en gran medida en los últimos años. . . .

Y después de ver a tantas buenas personas apartarse, Britt y yo hemos decidido hacer algo al respecto. Si te fijas, hay muchas personas que quieren creer, pero después de aprender cosas aparentemente desconcertantes sobre la historia de la Iglesia, no pueden lidiar con sus dudas.

Demasiadas personas se han apartado de la Iglesia, no porque estaban buscando una razón para salir, sino porque encontraron información que no podían reconciliar con su fe ni simplemente ignorar.

Yo personalmente sé lo que se siente luchar con la comprensión de cómo ciertas realidades históricas encajan en la historia de la Restauración. También tengo muchos amigos ex-mormones, y apuesto a que estoy familiarizado con casi todos los argumentos anti-mormones. Y, sin embargo, soy un mormón hasta la médula.

Espero que al compartir lo que he aprendido a través de la fe y la razón [ayude a] alguien que está luchando a que pueda encontrar la fuerza y tal vez que aquellos que han abandonado el redil puedan encontrar su camino de regreso.

Este artículo (el primero de una serie de artículos relacionados) tratará de socavar el poder lógico que los argumentos anti-mormones falsamente parecen tener. La razón por la que empiezo con un enfoque lógico es porque el pensamiento anti-mormón puede ser tan aparentemente convincente que algunas personas pierden la disposición de ejercer la fe en Dios. Esto puede sonar extraño, porque es posible que hayas tenido experiencias que ejercen la fe en medio de dudas. Pero para otros, no es tan fácil. Para aquellos que están convencido de que José Smith es una especie de estafador o criminal, las oraciones sinceras y el estudio de las Escrituras no son una opción.

Por lo tanto, escribo este artículo con la esperanza de que al demostrar las debilidades lógicas de los argumentos anti-mormones, alguien en esta situación pueda recuperar la oportunidad de ejercer un poco de fe.

Considera las siguientes razones por las que los argumentos anti-mormones no son tan convincentes como parecen ser:

1. La evidencia negativa no es buena como parece

Muchos intelectuales sostienen que la “evidencia negativa” es suprema. Para entender lo que quieren decir con esto, considera la hipótesis de que “todos los cisnes son blancos”. Según estos intelectuales, no importa cuántos cisnes blancos encuentres, porque nunca realmente probarás que “todos” los cisnes son blancos. Sin embargo, en cuanto encuentres un cisne negro, la teoría de que “todos los cisnes son blancos” es desmentida. Ellos llegan a la conclusión de que las pruebas positivas realmente nunca prueban nada, pero la evidencia negativa si puede. Y es fácil ver por qué piensan de esa manera.

Este es el método por el cual los ex-mormones se han apartado de su fe. A la vista de la información inquietante, no tienen en cuenta toda la evidencia positiva, porque creen que algunos puntos de evidencia negativa son suficientes para poner fin a la discusión. Y teniendo en cuenta cuan lógico puede parecer el razonamiento anterior, no es de extrañar por qué.

Pero todavía siguen equivocados.

Para entender por qué, considere otro ejemplo. Después de descubrir el planeta Urano, los astrónomos intentaron predecir su órbita mediante el uso de leyes de la física de Isaac Newton. Ellos podían observar la órbita de Urano con sus propios ojos, pero cuando utilizaron los modelos matemáticos de Newton para predecir la órbita, ellos fallaron una y otra vez.

No tenía sentido. Las leyes de Newton habían sido correctas para muchas cosas, pero los astrónomos habían encontrado un caso en el que las leyes de Newton no funcionaban. Así que ¿Newton estaba equivocado? ¿no eran sus leyes tan infalible como lo habían parecido? A la luz de esta “evidencia negativa”, habría sido fácil concluir precisamente eso.

Sin embargo, años más tarde, los astrónomos descubrieron otro planeta, Neptuno. Y como resultado, cuando los astrónomos representaron la masa de este planeta recientemente descubierto, las leyes de Newton predijeron la órbita de Urano perfectamente.

Así que, como se vio después, no era que las leyes de la física de Newton no funcionaban. Era que no parecían funcionar. Y eso era porque los astrónomos simplemente no tenían toda la información y el contexto pertinente.

Este ejemplo muestra muy claramente por qué la evidencia negativa está lejos de ser suprema. Puedes indagar todo tipo de datos acerca de José Smith y el Libro de Mormón, pero nunca se sabrá si realmente tienes acceso a todo el contexto y perspectivas relevantes. Y si ese es el caso, ¿por qué descartar la evidencia positiva que demuestra que José Smith fue en verdad un profeta y que el Libro de Mormón es verdaderamente la palabra de Dios?

Podría darte una lista larga de ejemplos de argumentos muy desconcertantes y persuasivos que se han hecho en contra de la Iglesia desde su fundación pero desde entonces han sido invalidadas por la nueva información. ¿Cuántas cuentas contra el Profeta resultaron ser falsificaciones? ¿Cuántos animales y cultivos del Libro de Mormón fueron supuestamente inexistente antes de la colonización europea, pero en los últimos años se descubrió que existían en la antigua América? ¿Has oído hablar acerca de la teoría de Spaulding-Rigdon? Probablemente no. Lo que solía ser lo último en la comunidad anti-mormona, pero es ahora parte de una la larga lista de reclamos desacreditados contra la Iglesia.

Para ser honestos, sin duda hay cosas acerca de la Iglesia y de su historia que continúan desafiando cualquier intento honesto de explicación. Pero, de nuevo, si somos sinceros en nuestra búsqueda de la verdad, vamos a tener mucho cuidado con la cantidad de peso que le damos a las evidencias negativas considerando todo el contexto que estamos potencialmente perdiendo. Aunque nadie debería rechazar las evidencias negativas a ciegas, el buscador sincero de la verdad tendrá en cuenta la posibilidad de perder contexto y será bastante justo en pesar la evidencia negativa en contra de las evidencias positivas, sin mencionar la posibilidad de testigos espirituales.

En resumen, el buscador sincero de la verdad no tomará evidencia negativa como suprema.

 

2. La evidencia a favor de la restauración es realmente extraordinaria

José Smith profetizó que se iba a demostrar que él era “un verdadero profeta por evidencia circunstancial”. Ahora, más que nunca, la evidencia está montando a favor de José.

Y no me importa si piensas que el Libro de Mormón fue escrito por Oliver Cowdery o Sidney Rigdon o si piensas que José Smith, el chico de 23 años fue una especie de genio, igual no puedes explicar que hazaña el Libro de Mormón sería si realmente fuera una invención.

Las evidencias positivas pueden que nunca “prueben” que el Libro de Mormón es verdadero, pero pueden proporcionar una sólida justificación para estudiarlo con cuidado y en oración.

Dado que las evidencias son tan increíbles y quiero darles la justicia que se merecen, voy a tener que escribir sobre ellas en un próximo artículo titulado: Las evidencias sorprendentes del Libro de Mormón. Sin embargo, el siguiente es un sumario de esa lista más larga y detallada de las evidencias:

  • El Libro de Mormón, de principio a fin, está lleno de antiguas formas de arte hebraicas. La Iglesia de los Santos de los Últimos Días ni siquiera era consciente de esto hasta que un misionero lo descubrió en la década de 1950.
  • El Libro de Mormón explica un sistema monetario que no sólo está estrechamente relacionado con el antiguo Egipto, sino que también constituye el sistema monetario más eficiente que el mundo haya conocido.
  • El Libro de Mormón concuerda con las doctrinas de la Biblia y la falta de auto-contradicción es increíble.
  • Es difícil imaginar que un fraude produzca tanto bien.

 3.Los argumentos anti-mormones son como las teorías de conspiración

Si buscas en Netflix o YouTube, encontrarás todas las teorías de la conspiración que tu corazón nunca deseó encontrar. Yo personalmente creo que son una pérdida de tiempo, pero también estoy bastante familiarizado con un buen número de ellas, porque solía trabajar en un hospital, donde un par de empleados siempre me hablaban de una conspiración tras otra.

Uno de los principales problemas con las teorías de conspiración del gobierno es que ellos asumen la culpa del gobierno desde el principio (esto también se conoce como razonamiento circular). Dado a que es una teoría de “conspiración”, toda información difundida por el gobierno es inmediatamente sospechosa. Esto significa que las teorías de la conspiración operan al hacer agujeros en las cosas que el gobierno o los “principales medios de comunicación”, dicen o hacen sin permitir que ninguna de esas fuentes se utilicen para contrarrestar sus reclamos.

Cualquiera que sea la evidencia o contexto que el gobierno ofrezca para eximirse es simplemente tomada como “por supuesto, que van a decir eso” o “es sólo un encubrimiento del gobierno”. La mayoría de los teóricos de la conspiración no reconocen el problema que hay con esto, pero imagina que eres acusado de un crimen y al momento del juicio no se te permiten defenderte o presentar testigos en tu defensa. Ni siquiera se le permite a tu abogado hacer un caso en tu nombre. ¿Por qué? Porque tu estas “predispuesto”; porque tu harías cualquier cosa para refutar los cargos en tu contra, por lo que no se puede confiar en ti o en aquellos que pueden estar “conspirando” contigo.

¿Te parece justo? Por supuesto que no.

Pero los anti-mormones hacen lo mismo con la Iglesia y sus miembros.

Los anti-mormones pueden presentar los hechos (y verdades a medias y mentiras absolutas) de la manera que ellos quieran, pero cuando la Iglesia libera el contexto o los estudiosos SUD presentan puntos de vista alternativos, los anti-mormones rechazan esto ya que provienen de fuentes “predispuestas”. Eso no tiene sentido. Y hacerlo significa que ellos están asumiendo que su conclusión es verdadera sin tener que preocuparse por demostrar lo que es verdad.

Esta táctica anti-mormona realmente necesita ser tomada en serio, ya que se utiliza muy sutilmente. Los anti-mormones intentan socavar la credibilidad de José Smith, los 11 testigos, los apóstoles modernos, etc., y todo esto para que parezca natural desconfiar de la Iglesia como fuente. Pero eso es tan justo como un amigo decidiendo que los chismes que escuchó de ti es todo lo que necesita saber. Tu versión de la historia no valdría la pena ser escuchada.

 

4.La literatura anti-mormona usa trucos de presentación engañosa

 Una de las principales razones de que la literatura anti-mormona aparta a la gente de la Iglesia es porque produce artificialmente un efecto de conmoción y asombro. Si te fijas, la Iglesia se centra en enseñar el Evangelio y las cosas que importan, mientras que los elementos históricos que no son importantes, poco edificante, o difícil de entender a menudo son olvidados en el proceso. Por desgracia, esto proporciona una oportunidad para que los detractores puedan decir: “Déjame decirte algo que no sabes. ¿Sabes por qué no sabes al respecto? Es porque la Iglesia lo esconde de ti. ¿No lo ves? Estos hechos históricos son incriminatorios, y es por eso que lo han ocultado”. De repente, lo que no habría sido un gran problema si siempre se hubiera sabido de ello, es una conspiración de los líderes de la Iglesia.

La Iglesia ha respondido a esto demostrando que no tienen nada que ocultar. La iglesia ha publicado muchos artículos que tratan sobre las mayores controversias, pero poniéndolos en contexto y ofreciendo una perspectiva fiel. Por ejemplo, la Iglesia sabe que José era un cazador de tesoros en su juventud y que utilizaba prácticas supersticiosas en esta búsqueda. Por supuesto, esto parece menos loco cuando se tiene en cuenta qué tan común este tipo de cosas era en la temprana cultura americana, sobre todo entre los incultos y pobres.

Por supuesto, que no encontrarás el contexto relevante de John Dehlin y otros.

Lo que la gente tiene que entender es que, si bien la literatura anti-mormona está llena de muchos hechos históricos, estos se presentan a menudo en una luz siniestra. Así que, si bien no hay nada siniestro en lo que pasó, los eventos son hechos para que parezcan de esa manera por la forma de su presentación.

Un ejemplo de esto es la forma en que algunos anti-mormones sorprenderán a su público al revelar que José Smith tradujo gran parte del Libro de Mormón a través de medios de una piedra vidente, en lugar de traducir principalmente a través del Urim y Tumim como la mayoría de los miembros imaginan. José colocaría la piedra vidente en un sombrero y luego presionaría el rostro en ella con el fin de bloquear la luz exterior. Realmente no hay nada más extraño en el uso de una piedra vidente para traducir que las gafas antiguas, sin embargo, los anti-mormones describen los acontecimientos de una manera que hace que José parezca un loco mirando en un sombrero. También hacen parecer como si la Iglesia estuviera tratando de mantener esta información en secreto (per en realidad esta información en el sitio web de la Iglesia).

Al aprovechar la información que la Iglesia no esconde, pero que pocos miembros saben, los anti-mormones son capaces de controlar la presentación de una manera que hace que lo que José hizo parezca ser algo que no lo es.

En estos y en muchos otros casos, no es la fuerza de la razón que impulsa a la gente a apartarse de la Iglesia: es el efecto de la emoción.

Además al manipular la información que pocos miembros conocen, los anti-mormones también hablan de cosas que sucedieron hace doscientos años que son difíciles de entender desde una perspectiva moderna. Sin ponernos en sus zapatos y sin comprender todos los hechos del día, cosas que no son realmente tan grandes de repente parecen ser piezas muy importantes de la evidencia negativa.

Podría seguir y seguir sobre los trucos de presentación engañosa, pero voy a dejarlo ahí por ahora.

 

5.Un testigo espiritual es una buena razón para “dudar de sus dudas”

 La verdadera razón por la que creo en Cristo y en la Iglesia Restaurada es debido a las experiencias espirituales que he tenido. La razón humana es limitada. Puro y simple. Cualquier cosa que los ateos te digan, ellos también tienen que ejercer la fe. Hay tantas cosas que son imposible de conocer, por ello la revelación personal es tan importante. La revelación cierra la brecha entre lo que los humanos creen saber y la verdad que sólo Dios puede destilar.

Por lo tanto, cuando experimentas la revelación personal que confirma la existencia de Dios, el amor de Cristo por la humanidad, la veracidad del Libro de Mormón y el sagrado llamamiento de José Smith, tiene sentido que esto sea una importante pieza de evidencia. Puede ser evidencia que nadie más puede entender, pero es evidencia, y sin duda es lógico extraer conclusiones de la misma.

Antes de mi misión, tuve una crisis de fe que me llevó a estudiar y a orar con más fervor que nunca. Tenía muchas ganas de saber. Y después de muchas semanas de esfuerzo, orar y estudiar durante horas cada día, tuve experiencias que me testificaron la verdad que había estado buscando.

Y no estoy hablando del tipo de sensación que se tiene cuando se oye una conmovedora historia, uno puede experimentar eso con o sin el Espíritu. Tampoco estoy hablando de la sensación que tienes cuando escuchas algo que desafía la comprensión humana y el pelo en la parte posterior de tu cuello se levanta, uno puede experimentar eso con o sin el Espíritu.

Estoy hablando de otra cosa. Y si tu no sabes lo que la otra cosa es, te reto a que lo descubras. Sólo recuerda que el estudio a medias de las Escritura de vez en cuando no es suficiente. Dios espera más de nosotros.

 

Fuente: LDSLiving.com